Juan Grabois, el líder piquetero argentino que complica a Alberto Fernández

Cristina Kirchner junto el dirigente social argentino, Juan Grabois. Foto: Twitter

El dirigente social fue quien encabezó las protestas de ayer en Buenos Aires y varias provincias del país. Cercano a Cristina Kirchner y al Papa Francisco, Grabois estaría perfilándose para las elecciones del próximo año y soñaría con ser el “Boric argentino”, según la prensa local.


Organizaciones sociales se manifestaron este miércoles en distintas rutas de Argentina en reclamo de un salario universal para desempleados y trabajadores cuyos ingresos no logran contrarrestar la acelerada inflación.

La protesta en decenas de rutas de las afueras de Buenos Aires y varias provincias del país fue encabezada por la Unión Trabajadores de la Economía Popular (Utep), cuya afinidad con el gobierno del peronista Alberto Fernández que asumió a fines de 2019 se ha resquebrajando en los últimos meses en un escenario de licuación de los ingresos.

“Que el presidente cumpla su promesa cuando ganó las elecciones, que fue empezar por los que están últimos… Muchos estamos muy decepcionados y todavía tenemos alguna esperanza de que se le ablande el corazón y tome la medida que tiene que tomar”, dijo el dirigente de Utep y líder del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), Juan Grabois, mientras encabezaba una concentración junto a militantes de su grupo en una ruta de acceso a Buenos Aires, en declaraciones citadas por The Associated Press.

El líder piquetero destacó la necesidad de ese ingreso extra para desempleados, trabajadores informales y también para los que integran el sector formal de la economía que no llegan a fin de mes. El dirigente social afirmó que la “plata está” para cubrir este gasto y es “la que se va en corrupción y subsidios a grandes empresas y es la que necesita el pueblo para comer”.

“No es tan difícil, Alberto. ¿Para qué te pusimos ahí? Para que haya menos pobreza, no más. Es matemática”, ironizó el dirigente social debajo del Puente Pueyrredón, que une la ciudad de Buenos Aires con Avellaneda.

Más temprano, en el inicio de la marcha, Grabois había dejado “latente” la posibilidad de irse de la coalición oficialista Frente de Todos si el gobierno no avanza con la creación de un salario básico universal. “Es una posibilidad”, remarcó el dirigente social en declaraciones a LN+.

El dirigente de la Utep siempre fue el aliado más incómodo del Frente de Todos, pero ahora ingresó en una fase mucho más combativa contra la Casa Rosada en reclamo de medidas para los sectores populares. El líder del MTE está en “modo lucha”, dicen los que lo conocen de cerca. Y exageran: “Para él hoy es salario básico universal o muerte”, consigna el diario La Nación.

Economía argentina registró sorpresivo crecimiento en mayo pese a elevada inflación
Manifestantes bloquean una calle para protestar contra el hambre y exigir ingresos universales para los desempleados en medio de la creciente inflación en las afueras de Buenos Aires, el 20 de julio de 2022. Foto: AP

Grabois se mueve convencido de haber persuadido a la vicepresidenta Cristina Kirchner de los beneficios del salario básico universal y es con ese espaldarazo que apedrea a Alberto Fernández con reclamos callejeros, sostiene el periódico argentino.

Según el proyecto de ley presentado en el Congreso por los diputados del izquierdista Frente Patria Grande, un espacio político que responde a Utep, el salario básico universal equivaldría al monto de una Canasta Básica Alimentaria de un adulto, de cerca de 14.500 pesos (106 dólares), y beneficiaría a más de siete millones de personas. “Esto lo he charlado mucho con Juan. Creo que tenemos que también empezar a discutir la necesidad de un ingreso universal básico”, dijo recientemente la vicepresidenta.

A qué juega Juan Grabois radicalizando su postura contra el mandatario argentino y empezando a coquetear con las organizaciones sociales de la izquierda es la incógnita que más intriga al mundo político, especialmente en los sectores más heterogéneos del Frente de Todos, apuntó el portal argentino MDZ. “En el amplio mundo del oficialismo se percibe una gran incógnita en relación al protagonismo radicalizado de Juan Grabois contra Alberto Fernández y (la ministra de Economía) Silvina Batakis. Hay quienes especulan con un aval de Cristina Fernández de Kirchner y otros plantean que se ha transformado en un lobo solitario”, escribió el columnista de ese medio, Beto Valdez.

Para el sitio La Política Online (LPO), Grabois comenzó a tomar distancia del gobierno y a levantar el perfil mediático y combativo en la calle con miras a las elecciones presidenciales del año que viene. “En ese contexto, el frente oficialista, en donde todavía no hay un candidato a presidente definido para el año que viene por el rechazo del kirchnerismo a la reelección de Alberto, algunos dirigentes de las expresiones más a la izquierda ya trazan un paralelismo entre Grabois y el Presidente de Chile, Gabriel Boric”, señala el portal.

Sobre las intenciones presidenciales de Grabois, el politólogo y analista Marcos Novaro dijo a LPO que “está muy claro que apunta a eso, porque no hay candidato del oficialismo que repunte y él como outsider puede aparecer como algo nuevo y tener su chance electoral”. “Entiendo que él está apostando a eso y que depende un poco del beneplácito de Cristina, que Cristina no quiera ser ella y que entienda que Grabois tiene alguna viabilidad”, agregó.

Docente universitario, abogado, escritor y dirigente social, Grabois, de 39 años, es licenciado en Ciencias Sociales. Hijo de Roberto “Pajarito” Grabois, un mítico dirigente del peronismo de los 70 que lideraba el Frente Estudiantil Nacional (FEN), también es muy cercano al Papa Francisco. De hecho, ocupa un lugar en el “ministerio social y ambiental” del Vaticano.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Se trata de un estudio del Instituto de Investigación del Cáncer de Londres, que demostró que el virus del herpes es muy efectivo para tratar cánceres avanzados. La investigación descubrió que RP2, una versión modificada del virus, eliminó las células cancerosas en una cuarta parte de los pacientes que se sometieron al tratamiento.