La OMS documenta 480 ataques a centros médicos en Cisjordania desde el comienzo de la guerra de Gaza

Militares del Ejército de Israel durante una redada en la ciudad de Yenín, en Cisjordania (archivo). Europa Press

La retención de fondos por parte de Israel y las graves restricciones al movimiento estrangulan el sistema sanitario palestino.


La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha documentado 480 ataques contra centros médicos en Cisjordania desde el estallido de la guerra de Gaza el pasado 7 de octubre, que han dejado al menos 16 muertos y 95 heridos; una violencia que se suma a la falta de financiación sanitaria del territorio por la apropiación de los fondos destinados a tal efecto por parte de las autoridades israelíes, entiende la agencia de la ONU.

La OMS, en su último balance de la situación en Cisjordania, indica que el repunte de la violencia en la zona, así como en Jerusalén Este, ha causado la muerte de 521 palestinos, entre ellos 126 niños, entre el 7 de octubre y el 10 de junio. Además, otras 5.200 personas han resultado heridas, de ellas 800 niños, por la combinación de las operaciones militares israelíes y la violencia ejercida por los colonos contra las poblaciones palestinas.

Los ataques contra los centros sanitarios han causado daños en 54 de estas instalaciones, así como en 20 clínicas móviles y 319 ambulancias. La mayor parte de ellos, un 59%, han tenido lugar en las ciudades de Tulkarem, Yenín y Nablús.

La OMS denuncia graves restricciones de movimiento por cierres de puestos de control, obstrucciones arbitrarias, detenciones de trabajadores sanitarios y un aumento generalizado de la inseguridad. “Ciudades y comunidades enteras se encuentran bajo asedio”, añade la agencia, que además constata “amplios daños a las infraestructuras y a las zonas residenciales, en particular en el norte de Cisjordania”.

Además, la agencia indica que, entre octubre de 2023 y mayo de 2024, “han sido denegadas o siguen pendientes” el 44% de las 28.292 solicitudes de pacientes para buscar atención médica fuera de Cisjordania, en Jerusalén Este o en centros de salud israelíes. El acceso se ha concedido principalmente para el cáncer, la diálisis y otros casos que salvan vidas. En el mismo período, el 48% de las 26.562 solicitudes de permiso de acompañante han sido denegadas o siguen pendientes.

Una comparación entre octubre de 2022 y mayo de 2023 y octubre de 2023 y mayo de 2024 muestra una disminución del 56% en las solicitudes de permisos para pacientes de Cisjordania y del 22% en las aprobaciones, y una disminución del 63% en las solicitudes de permisos para acompañantes y una disminución del 24% en las aprobaciones.

Antes de octubre de 2023, recuerda la OMS, más de 300 pacientes necesitaban permisos diariamente para cruzar desde Cisjordania a Jerusalén Este y a los centros de salud israelíes.

Además, la OMS recuerda que “la larga crisis fiscal que enfrenta la Autoridad Palestina (AP) está impactando aún más al sistema de salud y se ha visto empeorada por la retención, por parte de Israel, de los ingresos fiscales destinados al territorio palestino ocupado desde el 7 de octubre”.

Por ello, los trabajadores de la salud llevan casi un año recibiendo solo la mitad de su salario y el 45% de los medicamentos esenciales están agotados. En la mayoría de las zonas de Cisjordania, las clínicas de atención primaria y las clínicas especializadas para pacientes ambulatorios funcionan ahora dos días a la semana, y los hospitales funcionan a aproximadamente el 70 por ciento de su capacidad.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.