Las amenazas nucleares de Vladimir Putin funcionan, pero el uso de las armas probablemente no

Lanzamiento de un misil balístico intercontinental Yars desde un aeródromo ruso durante ejercicios militares, en febrero pasado. Foto: AP

El despliegue de un arma nuclear en el campo de batalla produciría una gran explosión, pero pocas ventajas militares.


Con la posible excepción del líder norcoreano Kim Jong Un, ningún líder mundial lanza amenazas nucleares con más libertad que el Presidente ruso, Vladimir Putin. El mundo escuchó más de lo mismo esta semana. La razón por la que emite tales amenazas es porque funcionan.

Los temores de una escalada rusa han limitado la participación de Estados Unidos y sus aliados en la guerra de Ucrania. Mientras suministran a Kiev armas que han sido fundamentales para cambiar el rumbo de la guerra, los gobiernos occidentales han descartado medidas, incluida la imposición de una zona de exclusión aérea, que conducirían a una confrontación directa entre las fuerzas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte y Rusia.

Los gobiernos occidentales han dicho en los últimos meses que no han identificado ninguna acción rusa que sugiera que Moscú se está preparando para usar armas nucleares. Pero dicen que tienen que tomar en serio las amenazas de Putin, porque hay una probabilidad distinta de cero de que actúe en consecuencia.

Los líderes de Occidente describieron ampliamente la retórica de Putin el miércoles como una señal de desesperación. Sus estrategas luchan por identificar cualquier escenario en el que el uso de un arma nuclear beneficie a Rusia. En la mayoría de los escenarios, la ruptura por parte de Rusia de un tabú nuclear que se ha mantenido desde el final de la Segunda Guerra Mundial lo dejaría en peor situación, con la posibilidad de perder a algunos de los pocos amigos que han permanecido a su lado desde que comenzó la invasión.

El Presidente ruso, Vladimir Putin, gesticula mientras se dirige a la nación en Moscú, el 21 de septiembre de 2022. Foto: AP

“Todo el mundo está obsesionado con la intimidación, la retórica, en lugar de los beneficios que Rusia podría obtener al usarla. Y parte de la razón, por supuesto, es que la propaganda ha tenido tanto éxito que ha frenado el apoyo a Ucrania”, dijo Keir Giles, director del Centro de Investigación de Estudios de Conflictos, un think tank de Reino Unido centrado en Eurasia.

François Heisbourg, asesor de defensa de la Fundación para la Investigación Estratégica con sede en París, dijo que el uso de un arma nuclear táctica en el campo de batalla produciría “una gran explosión y, en realidad, relativamente pocas ventajas militares”. Ucrania está dispersando sus fuerzas y no hay grandes concentraciones de tropas para atacar. Mientras tanto, las fuerzas rusas tendrían que avanzar a través de la lluvia radiactiva para tomar ventaja.

Eso deja un ataque ruso de intimidación o terror en un importante centro de población ucraniano. Los analistas occidentales luchan por ver algún beneficio estratégico en tal movimiento, y probablemente conduciría a que la autodisuasión que ahora practican EE.UU. y sus aliados se desvanezca. El Presidente Joe Biden ha dicho que Rusia enfrentaría una respuesta estadounidense “consecuente” no especificada si Moscú usara armas nucleares. Es poco probable que tales consecuencias, dicen los estrategas, involucren armas nucleares estadounidenses, pero podrían poner en riesgo importantes activos militares rusos en Ucrania.

Sin embargo, Putin se ha mostrado en la guerra de Ucrania como algo menos que un maestro estratega, dijeron analistas occidentales. El experto británico en armas nucleares Lawrence Freedman afirma que el líder ruso ya ha hecho algunas “cosas realmente estúpidas” al invadir Ucrania, por lo que no se puede descartar por completo la posibilidad de que pueda hacer algo “aún más estúpido”.

En un discurso televisado el miércoles, Putin se jactó de que Rusia tenía algunas armas más modernas que la OTAN y agregó que, en caso de una amenaza a la integridad territorial de Rusia, “ciertamente haremos uso de todos los sistemas de armas disponibles”.

Al formular la amenaza, Putin va más allá de la justificación oficial de Rusia para usar armas nucleares. En 2020, Moscú publicó una nueva doctrina nuclear que decía que una de las circunstancias en las que Rusia se reservaba el derecho a usar armas nucleares era en respuesta a un ataque convencional “que amenaza la existencia misma del Estado”.

Militares ucranianos revisan un vehículo blindado de transporte de personal ruso destruido, en la ciudad de Izium, en la región de Kharkiv. Foto: Reuters

Valeriy Akimenko, un especialista ruso en armas nucleares del Centro de Investigación de Estudios de Conflictos, dijo que una amenaza a la integridad territorial de Rusia “es un conjunto de circunstancias bastante diferente de una amenaza a la existencia misma del Estado”.

En la práctica, Akimenko añadió que el documento no debe tomarse necesariamente como una guía definitiva de lo que haría Rusia en una guerra. “Piensen en qué medida Rusia respeta la ley. No es realmente respetuoso de la ley en absoluto”, señaló.

Una de las razones por las que los gobiernos occidentales permanecieron relativamente indiferentes a la amenaza de Putin esta semana fue que no era nada nuevo, en realidad es un paso por debajo del mensaje de los primeros días de la guerra. En un evento televisado organizado en el Kremlin el 27 de febrero, ordenó un aumento en el nivel de alerta del arsenal nuclear ruso.

La orden fue confusa, porque las fuerzas nucleares estratégicas de Rusia están habitualmente en alerta máxima. Sin embargo, a principios de marzo, Estados Unidos pospuso una prueba de un misil balístico intercontinental.

Los funcionarios occidentales dijeron más tarde que no detectaron ninguna actividad nuclear inusual que pudiera generar preocupación, pero había suficiente ansiedad en Francia para que el gobierno emitiera una orden operativa sin precedentes para enviar al mar tres de sus cuatro submarinos con armas nucleares, dijo Heisbourg. “Estas cosas cambian, pero estoy menos preocupado ahora que en marzo”, señaló.

La referencia de Putin a la integridad territorial tampoco es nueva. Fue delineada por primera vez por un general ruso como parte de un ejercicio militar en 2019, según Akimenko.

Aún así, la yuxtaposición con los nuevos planes para anexar más partes de Ucrania generó preocupaciones de que Putin estaba vinculando los ataques ucranianos a los territorios rusos que pronto serían declarados con la integridad territorial de Rusia, aunque no hizo una conexión tan explícita. Ucrania ya ha atacado objetivos en el territorio anexado ilegalmente de Crimea, y en la ciudad rusa de Belgorod, afirma Moscú, sin ninguna respuesta escalonada.

De hecho, la advertencia de Putin fue lo suficientemente vaga como para permitir que se llevaran a cabo muchas otras acciones en escalada, incluida la movilización militar total, sin usar armas nucleares.

Al calcular el riesgo-recompensa en torno al uso de armas nucleares, podrían entrar en juego otros factores. Akimenko dice que la tasa de fallas de los misiles que probablemente se usarían para lanzar un arma nuclear ha sido significativa durante el conflicto, lo que implica riesgos para Rusia si tuvieran armas nucleares y fallaran.

Los analistas militares señalan que detonar una ojiva nuclear sería una última y peligrosa tirada de dados para el líder ruso, posiblemente más dirigida a salvar su propio pellejo que al Estado ruso. Si los comandantes militares de Rusia seguirían tal orden sería otro cálculo más que tendría que hacer Putin.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

La agencia espacial está realizando los preparativos finales para estrellar un aparato espacial contra una roca interestelar, en lo que será la primera prueba de defensa planetaria del mundo.