Macron gana la reelección y se compromete a unir a Francia tras histórico resultado de la extrema derecha

Emmanuel Macron saluda en el escenario junto a su esposa, la primera dama francesa Brigitte Macron, después de ser reelegido como presidente. Foto: Reuters

"A partir de ahora, ya no soy el candidato de un campo, sino el presidente de todos", aseguró el mandatario reelecto. Su rival, Marine Le Pen, en tanto, dijo que "el partido no ha terminado" y que espera que haya próximamente "un gran cambio", en alusión a las elecciones legislativas de junio.




Tras un mandato plagado de crisis, el centrista Emmanuel Macron se convirtió el domingo en el primer presidente en lograr su reelección en Francia desde 2002, pero más allá de aplicar sus controvertidas reformas, su principal reto será unir al país. Sobre todo, después de que su rival, Marine Le Pen, obtuviera el mejor resultado de la extrema derecha en una elección presidencial en ese país.

Con un 58,54% de votos, el candidato de La República en Marcha, de 44 años, derrotó de nuevo a Le Pen, de 53 años, pero con una menor diferencia que en 2017 (66,1%), según las primeras estimaciones. El diario Le Monde situó la votación de la abanderada de Agrupación Nacional en un 41,46% en los comicios de este domingo.

“A partir de ahora, ya no soy el candidato de un campo, sino el presidente de todos”, aseguró Macron durante el discurso de su victoria a los pies de la Torre Eiffel, en París, adonde llegó con el himno europeo de fondo y, a diferencia de 2017, acompañado por su esposa Brigitte y jóvenes.

“La rabia y los desacuerdos que llevaron a muchos de nuestros compatriotas a votar hoy por la extrema derecha deben encontrar respuesta. Será mi responsabilidad y la de los que me rodean”, agregó, emocionado. Macron se comprometió a gobernar con un “método renovado” y encontrar respuesta a la “cólera” de quienes votaron por Le Pen.

Tras la proclamación de los resultados oficiales el miércoles, Macron deberá asumir su nuevo mandato antes del 13 de mayo. Su primer ministro, Jean Castex, ya avanzó que presentaría su dimisión en los próximos días y abogó por dar un “nuevo impulso” a la presidencia centrista.

El Presidente francés, Emmanuel Macron, celebra con simpatizantes frente a la Torre Eiffel, en París. Foto: AP

Francia optó por la continuidad con un dirigente europeísta, que además se convirtió en el primero en lograr la reelección desde 2002, cuando el conservador Jacques Chirac derrotó al padre de su rival de este domingo, el ultraderechista Jean-Marie Le Pen, recordó France Presse.

Pero pese a las advertencias sobre el “peligro” extremista y los llamados a frenarla, la ultraderecha no ha dejado de progresar en cada elección desde 2002. Le Pen logró su mejor desempeño, lejos del 33,9% del balotaje de 2017. “El resultado representa en sí mismo una brillante victoria”, dijo la heredera del Frente Nacional (FN) a sus decepcionados seguidores en su cuartel general.

Le Pen compareció apenas unos minutos después de que se hicieran públicas las primeras proyecciones de voto, con un discurso que, lejos de sonar derrotista, lanzaba mensajes de “esperanza”. Se comprometió a ser un “contrapoder fuerte” frente a Macron, la “verdadera oposición” en un escenario marcado por la pérdida de apoyo de los partidos tradicionales.

“Nunca abandonaré a los franceses”, proclamó la dirigente ultraderechista, que ve “esperanza” en unos resultados con los que ha querido llamar la atención de dirigentes franceses y también de europeos. En este sentido, espera que haya próximamente “un gran cambio”. El giro ansiado por Le Pen llegaría con las elecciones legislativas -12 y 19 de junio-, ya que “el partido no ha terminado”. “Sabemos que ningún patriota puede aceptar que Macron esté presente de forma destructiva”, dijo, con un mensaje en el que llamó a tejer alianzas.

A estas legislativas mira también el izquierdista Jean-Luc Mélenchon, tercer candidato más votado en la primera vuelta. El líder de Francia Insumisa consideró “una buena noticia” la derrota de Le Pen, pero al mismo tiempo también afirmó que Macron, “es el presidente peor elegido de la V República”, con un “océano” de abstención y votos en blanco.

Marine Le Pen hace un gesto al final de su discurso en el Pavillon d'Armenonville en París. Foto: AFP

La abstención se situó en un 28,01%, superior al porcentaje de las elecciones de 2017, cuando fue del 25,44%. Según Europa Press, este resultado se da en un aparente contexto de desafección, pese a que se trataba del reto más claro por parte de la ultraderecha para lograr un hito sin precedentes en la historia de Francia. Al respecto, France Presse dijo que el nivel de abstención se situó así en su mayor nivel para una segunda vuelta desde 1969 (31,3%).

“El presidente más mal elegido”

Macron es “el presidente más mal elegido” desde el inicio de la Quinta República en 1958, aseguró Mélenchon, quien abogó por una “unión popular” de izquierda para ganar las legislativas y ser nombrado “primer ministro”. Según un sondeo el viernes de BVA, un 66% quiere que Macron pierda su mayoría parlamentaria. La última “cohabitación” remonta al período de 1997 a 2002, cuando Chirac nombró primer ministro al socialista Lionel Jospin.

Un 17% de los votantes de Mélenchon apoyó a Le Pen en la segunda vuelta de los comicios presidenciales, según un sondeo publicado tras el cierre de los colegios electorales. La encuesta, elaborada por Ipsos-Sopra Steria y recogida por la televisión pública, sitúa como opción predilecta el voto a Macron, que logró el respaldo del 42% de las personas que optaron por el candidato de Francia Insumisa en primera vuelta

La candidata de Los Republicanos a la Presidencia de Francia en primera vuelta, Valérie Pécresse, reconoció que el resultado de Le Pen es “inédito” y evidencia “fracturas”. Pécresse, quien quedó quinta en la primera vuelta, puso “rumbo a las elecciones legislativas”, en las que confía en el ascenso de “una derecha comprometida para defender el proyecto de recuperación que Francia necesita”, en alusión a Los Republicanos.

El líder de La Francia Insumisa y excandidato presidencial, Jean-Luc Mélenchon, emite su voto en un colegio electoral en Marsella. Foto: AFP

La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, candidata del Partido Socialista en este proceso y quien obtuvo menos del 2% de los votos en la primera vuelta, compartió el análisis, teniendo en cuenta que “la extrema derecha nunca había estado tan cerca del poder”. Como otros partidos, los socialistas miran ya a las parlamentarias de junio, para las que Hidalgo ha apelado a “todas las fuerzas de la izquierda democrática”.

Por su parte, el dirigente ultraderechista francés Éric Zemmour, el único presidenciable que había pedido el voto para Le Pen en segunda vuelta, reaccionó con “decepción” y “tristeza” a los resultados, pero no desaprovechó la oportunidad de empezar su campaña para las legislativas. “Es la octava vez que la derrota lleva el apellido Le Pen”, dijo, aludiendo a Marine y a su padre, Jean-Marie, fundador del Frente Nacional.

Pese a ello, Zemmour la urgió a construir un “bloque nacional”. “Lanzamos esta noche la gran batalla electoral de las legislativas”, aseguró Marine Le Pen.

Contar con una mayoría parlamentaria será clave para que Macron complete su programa reformista, que dejó aparcado por un primer mandato marcado por las crisis: protestas sociales, una pandemia mundial con millones de personas confinadas y la guerra en Ucrania.

El triunfo de Macron aleja el proyecto de ruptura de Le Pen, que abogaba por excluir a los extranjeros de las ayudas sociales inscribiendo la “prioridad nacional” en la Constitución y abandonar el mando integrado de la OTAN. Por ello, las reacciones de los líderes europeos no se hicieron esperar. “Podemos contar con Francia cinco años más”, dijo el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel. Es un “voto de confianza para Europa”, afirmó el canciller alemán, Olaf Scholz.

“Gana la democracia. Gana Europa”, tuiteó el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez. “Juntos haremos avanzar a Francia y a Europa”, tuiteó, por su parte, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. El primer ministro italiano, Mario Draghi, elogió la victoria de Macron, calificándola de “una noticia espléndida para toda Europa” y un impulso a que la UE “sea una protagonista en los mayores desafíos de nuestros tiempos, empezando por la guerra en Ucrania”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Apple presentará su nuevo smartphone en un gran evento que se espera se realice el 13 de septiembre, aunque algunos rumores señalan que podría ser antes. Sin embargo, como siempre, algunos rumores han dejado entrever cómo sería el nuevo celular de la compañía, y estos señalan que sería el más grande de su historia.