Netanyahu confirma que no fue informado de la “pausa táctica” en el sur de Gaza y promete una investigación

“Escuché la noticia por primera vez en los medios esta mañana y me puse en contacto con el Ejército para comunicarles que era inaceptable”, indicó el primer ministro israelí.


El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, confirmó este domingo que no fue informado de la “pausa táctica” declarada en la madrugada por el Ejército sobre una ruta del sur de Gaza para fomentar la llegada de ayuda humanitaria, y ha prometido una investigación sobre la cadena de decisiones.

“Somos un estado con un ejército, no un ejército con un estado”, señaló Netanyahu en declaraciones recogidas por el Canal 12 de la televisión israelí. “Escuché la noticia por primera vez en los medios esta mañana y me puse en contacto con el Ejército para comunicarles que era inaceptable”, añadió.

En esta línea, el primer ministro reconoció que no existe siempre un consenso permanente con el Ejército. “Para acabar Hamás he tenido que tomar decisiones que no siempre han sido aceptadas por los militares”, aseveró.

Fuentes militares bajo condición de anonimato han explicado al Canal 13 de la televisión israelí que la medida está destinada a “reforzar” la posición de Israel ante la Corte Internacional de Justicia, que ha abierto procedimientos contra el Estado israelí, antes de recordar que el Ejército está capacitado para tomar esta clase de medidas de forma unilateral.

“La aprobación de un general ya es suficiente para ello”, han asegurado, y si bien reconocieron que “todo lo que rodeó a la publicación del anuncio” estuvo “mal” ejecutado, han insistido en que esta clase de pausas “no requieren de un beneplácito a nivel político”.

De hecho, al poco del anuncio, el portavoz militar israelí, Daniel Hagari, tuvo que aparecer en redes sociales para avisar de que esta pausa -once horas sin bombardeos en una carretera desde Kerem Shalom, en la frontera entre Gaza y Egipto, en dirección norte hacia el hospital Europeo cerca de Jan Yunis- no iba a tener impacto alguno en las operaciones militares en el resto del sur de Gaza.

Este matiz no impidió que los dos máximos exponentes ultranacionalistas del Gobierno israelí, los ministros de Seguridad Nacional y de Finanzas, Itamar Ben Gvir y Bezalel Smotrich, mostraran su absoluto descontento con el anuncio.

“Quien haya tomado esta decisión es un auténtico idiota que no debería permanecer en el cargo”, escribió en la red social X Ben Gvir, contrario a cualquier tipo de ayuda para gaza, antes de añadir que “es hora de eliminar este anticuado concepto de seguridad, esta aproximación delirante y lunática que solo provoca más muertos y caídos en combate”.

Smotrich también ha protestado contra esta “pausa táctica” al entender que esta decisión “prioriza la legitimidad internacional de Israel por encima de la victoria en Gaza” y “capacita a Hamás para prolongar la guerra”. Smotrich, además, acusó al Estado Mayor del Ejército de vivir “completamente desconectado” de la realidad que atraviesan las fuerzas de combate en Gaza, al anunciar esta decisión un día después de la muerte de ocho militares en combate.

Como viene siendo habitual, Smotrich llamó a la ocupación total de Gaza y a la imposición de un gobierno temporal como únicas soluciones para terminar con el conflicto. “Algo que el primer ministro Netanyahu o no es capaz de imponer, o no quiere hacerlo”, sentenció.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.