Provisión de armas a Ucrania expone divisiones en Italia

El Presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, se dirige al Parlamento italiano a través de un enlace de video, el 22 de marzo de 2022 en Roma.

El antisistema Movimiento 5 Estrellas se divide por el envío de armas, pero el primer ministro, Mario Draghi, sigue con su rumbo prooccidental.




Las divisiones sobre la ayuda militar a Ucrania han provocado una escisión en el partido parlamentario más grande de Italia, lo que refleja la ambivalencia en el país del sur de Europa sobre cuán profundamente involucrarse en la resistencia de Kiev a las fuerzas rusas.

El Movimiento 5 Estrellas, un partido populista ideológicamente ecléctico que una vez canalizó la frustración generalizada de los italianos con su clase política, se dividió el martes por la noche cuando decenas de legisladores desertaron a un nuevo grupo encabezado por el ministro de Relaciones Exteriores italiano, Luigi Di Maio, que apoya la continuación de la ayuda militar para Ucrania.

Di Maio atacó al liderazgo del Movimiento 5 Estrellas en torno a Giuseppe Conte, exprimer ministro de Italia, por cuestionar la política de Italia de enviar armas a Kyiv. “Frente a las atrocidades que Putin está cometiendo en Ucrania, no podíamos seguir demostrando incertidumbre”, dijo Di Maio el martes por la noche, al explicar su decisión de dejar el Movimiento 5 Estrellas, que solía liderar. “Tuvimos que decidir de qué lado de la historia estamos: del lado de Ucrania, un país atacado, o del lado de Rusia, el agresor”.

El ministro de Relaciones Exteriores de Italia, Luigi Di Maio, toma un café en el Parlamento en Roma, el 22 de junio de 2022. Foto: AP

Conte, quien ha dicho que Italia no debería enviar más armas a Ucrania y, en cambio, promover el diálogo, respondió que Di Maio estaba buscando un pretexto para separarse del partido.

La división en el Movimiento 5 Estrellas, que obtuvo un tercio de los votos en las últimas elecciones nacionales de Italia en 2018 pero desde entonces ha perdido gran parte de su apoyo y energía populista, no afecta directamente la estabilidad del gobierno del primer ministro Mario Draghi. Tanto el partido como los desertores en torno a Di Maio permanecen, por ahora, en la coalición de base amplia que respalda a Draghi, expresidente del Banco Central Europeo. Draghi obtuvo el martes el respaldo del Parlamento para continuar con su política de apoyo militar a Ucrania, combinada con el apoyo a los esfuerzos diplomáticos hasta ahora infructuosos para poner fin a la guerra.

Los italianos se encuentran entre las naciones más vacilantes de Europa sobre cómo responder a la invasión rusa de Ucrania hace cuatro meses. La mayoría de los italianos culpan a Rusia por la guerra y simpatizan con Ucrania, pero las encuestas muestran que una minoría significativa culpa a Estados Unidos, a la Organización del Tratado del Atlántico Norte o a Kiev. El apoyo a las sanciones económicas a Rusia está disminuyendo, mientras que las encuestas de opinión sugieren que más italianos están en contra de enviar armas para ayudar a Ucrania que los que están a favor. Esas actitudes reflejan fuertes inclinaciones pacifistas en una nación con recuerdos tristes de las dos guerras mundiales, escepticismo tradicional hacia Estados Unidos y la OTAN en partes de la sociedad, y menos miedo al expansionismo ruso en el sur de Europa que en el este más expuesto.

De izquierda a derecha, el Presidente rumano, Klaus Iohannis; el Primer Ministro italiano, Mario Draghi; el Presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, y el Presidente francés, Emmanuel Macron, asisten a una conferencia de prensa conjunta en Kiev, el 16 de junio de 2022. Foto: Reuters

Es probable que la política exterior prooccidental de Roma continúe a pesar de todo, dijo Daniele Albertazzi, profesor de política en la Universidad de Surrey en Reino Unido. “¿Cuál es su posición con respecto a EE.UU., Rusia, la OTAN, la Unión Europea? Estas son cuestiones fundamentales en lo que nunca ha habido diferencia” entre gobiernos de derecha, de izquierda o tecnócratas, dijo.

Incluso los partidos populistas que atienden a más votantes escépticos de EE.UU. tienden a no hacer olas en la práctica. “Cuando ocupan un cargo en el gobierno, adoptan la opinión de que es de interés estratégico para Italia permanecer cerca de EE.UU. y ser un socio constructivo dentro de la OTAN y la UE”, dijo Albertazzi.

Al mismo tiempo, la posición de relativa seguridad de Italia, lejos de las ambiciones de Putin de reconstruir una esfera de influencia rusa, ayuda a explicar por qué su ayuda militar a Ucrania ha sido limitada. Las entregas de armas de Italia hasta el momento son comparables en cantidad a las de Francia y Alemania, según datos recopilados por el Instituto Kiel para la Economía Mundial, un grupo de expertos alemán. Las tres economías más grandes de la UE han enviado a Ucrania menos ayuda militar que Letonia y Estonia, que tienen una fracción de su población, pero temen convertirse en futuras víctimas del revanchismo ruso, especialmente si Ucrania cae. Italia, Francia y Alemania han entregado muchas menos armas que Estados Unidos, Polonia y Reino Unido, los tres principales proveedores de Kiev.

El gobierno de Roma presentó un plan de paz para Ucrania en mayo que incluía muchos de los elementos que París y Berlín también sugirieron: un alto el fuego; estatus neutral para Ucrania; autonomía para las regiones de Donbás y Crimea de Ucrania, controladas desde 2014 por Rusia o sus representantes; y una retirada de las fuerzas rusas que conduzca a una relajación de las sanciones económicas de la UE. El Kremlin desechó el plan italiano de plano. Muchos analistas dijeron que Roma debe haber sabido que el plan no funcionaría y que Draghi estaba respondiendo a la presión de los legisladores por un esfuerzo diplomático.

“La opinión pública italiana desconfía psicológicamente de cualquier tipo de participación en un conflicto militar y está muy contenta con la idea de poner a la gente alrededor de una mesa, aunque llamar a la diplomacia no es una solución real en sí”, dijo Lorenzo Pregliasco, jefe de la firma de encuestas de opinión Quórum, con sede en Turín. “Lo que la opinión pública italiana no entiende es que el suministro de armas a Ucrania es parte de un camino que puede conducir a la diplomacia”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.