Desconfinamiento infantil: Pediatras advierten que plan del Minsal debe ser regulado y adaptado a cada comuna

Foto: Agencia Uno.

Expertos ven “pros y contras” en que puedan salir los menores de edad, como una mejora en la salud física y mental, versus un posible aumento de la circulación de otros virus. Pero concuerdan en que el proceso debe estar bien normado.




La subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, anunció este sábado que junto a la Subsecretaría de la Niñez están trabajando en un plan para que los niños puedan salir a las calles en ciertos horarios, similar como pasa ahora con los adultos mayores.

“Hay niños que llevan muchos meses en cuarentena, encerrados y sabemos el efecto negativo que eso ha producido, sobre todo en su salud mental”, dijo la autoridad, precisando que prontamente anunciarán el plan.

Los niños y niñas fueron uno de los primeros grupos en entrar en confinamiento, desde que el Gobierno suspendió las clases, el 16 de marzo, por lo que llevan 131 días sobrellevando el encierro. A juicio de los expertos, eso trae consecuencias negativas.

Así lo cree Humberto Soriano, presidente de la Asociación Médica para la Prevención y expresidente de la Sociedad Chilena de Pediatría, quien está trabajando con el Ministerio de Educación y a la Subsecretaría de la Niñez sobre medidas para los niños.

“El encierro está asociado a un aumento del estrés, peores hábitos alimenticios, mayor consumo de aparatos electrónicos e, incluso, violencia intrafamiliar, por lo que se debe dar un alivio a los niños que llevan todo este tiempo encerrados”, plantea.

Sin embargo, dice que el permiso para salir -que comenzó su etapa de estudio por parte del Minsal- debe estar bien reglado. “Tiene que regularse, similar como pasa con los adultos mayores, pero adaptado a la realidad de cada comuna”, dice. Por ejemplo, añade, no sería recomendable que los niños salieran en zonas donde hay altos contagios y baja disponibilidad de camas críticas.

Por el contrario, si una comuna está en el Paso 4 del plan de desconfinamiento, que es el de la apertura inicial, y posee una buena disponibilidad de camas, sí sería recomendable que los niños salgan, con resguardos como mascarillas y escudos faciales.

Menos optimista es el pediatra infectólogo de la Clínica Alemana, Jaime Rodríguez, quien dice que un plan para que los niños salgan es muy complicado, incluso más que en el caso de los adultos mayores. “Es súper complejo, porque los niños no respetan el distanciamiento social. Con los adolescentes es más fácil, pero con los más chicos es muy complejo”, advierte.

El experto cree que la salida de los niños podría tener efectos negativos, como iniciar la circulación de otros virus que no han aparecido en este invierno a causa del encierro, lo que luego obligaría a población donde se produzcan brotes a volver a la cuarentena.

Sin embargo, concuerda en que, de llevarse a cabo, el plan de salida debe estar bien reglado, precisando qué pasará con las áreas verdes, como plazas y parques.

En tanto, este sábado comenzó a regir el permiso para que los adultos mayores puedan transitar por la calle, a 71 días de que se implementara una cuarentena obligatoria para los mayores de 75 años, considerando que este era el segmento con más muertes de coronavirus.

El permiso establece que, durante las etapas de cuarentena y transición, esas personas pueden salir de sus casas una vez al día, entre las 10 y 12 horas o entre las 15 y 17 horas, los días lunes, jueves y sábado. Mientras que, en las fases de preparación y apertura inicial, podrán salir una vez al día, toda la semana.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.