“El avalúo es incalculable”: Encapuchados robaron más de cien piezas de oro desde museo Andino y dispararon a minibús de pasajeros

El ilícito ocurrió cerca del cierre del recinto, aunque a esa hora se encontraba abierto al público, momento en que de tres autos de alta gama descendieron cerca de doce personas con el rostro cubierto y portando armas, quienes demoraron entre siete a diez minutos en perpetrar el delito. Afortunadamente, no se registraron personas heridas a consecuencia del hecho.




Un cuantioso robo se registró durante la tarde de este domingo en las dependencias del museo Andino, emplazado al interior de la viña Santa Rita, en la comuna de Buin, del cual desconocidos sustrajeron más de cien piezas de oro de obras precolombinas provenientes de distintos países, cuyo avalúo patrimonial es “incalculable”.

Según fuentes policiales, el ilícito ocurrió cerca del cierre del concurrido recinto, aunque a esa hora se encontraba abierto al público, y con visitantes que recorrían el lugar. En ese momento, desde tres autos de alta gama -los cuales circulaban sin sus placas patentes- descendieron cerca de doce personas con el rostro cubierto, quienes demoraron entre siete a diez minutos en perpetrar el delito.

“Es un hecho lamentable que se produce en este sector donde hace poco tiempo tuvo la visita de más de 5 mil personas por el Día del Patrimonio, y no se está descartando la posible participación de alguna de esas personas en el hecho”, relató el coronel Rodrigo Ganga, de la Prefectura Maipo, quien referido a las especies robadas remarcó que “que no tenemos el valor hasta el momento, ya que el avalúo es incalculable”.

Tras el ilícito, los antisociales intimidaron con armas de fuego a los pasajeros de un minibús que se encontraba en las dependencias del museo, a quienes conminaron a descender para luego percutir disparos contra el vehículo, el cual registra en su carrocería dos impactos balísticos.

Al respecto, el jefe policial detalló que no habría personas lesionadas o heridas producto de este violento accionar, y que luego de aquello los delincuentes se dieron a la fuga por el acceso sur “en un lugar que estaría identificado por el personal policial”.

“Estos robos son sumamente rápidos, duran aproximadamente de entre 7 a 10 minutos el robo y creo que podía ser menos. Todo va a determinar cuánto nos demoremos en poder visualizar las cámaras que ya las tenemos sacando del sistema de seguridad para poder dar una información más valedera”, complementó el coronel Ganga.

Consultado por si los antisociales ingresaron con vestimenta similar a la que utiliza el personal de seguridad que desempeña labores al interior del recinto, indicó que “se están efectuando las averiguaciones, estamos viendo las cámaras, personal de OS-9 está dando esa posibilidad para poder descartar o afirmar si estas personas habrían ingresado con casacas corporativas de la empresa de seguridad”.

En el sitio del suceso está trabajando personal especializado, dividido en cuatro equipos del departamento de OS-9 además de dos equipos del Laboratorio de Criminalística de Carabineros (Labocar) quienes recaban todos los antecedentes para dar con los autores del hecho. Entre las primeras diligencias, se han tomado declaraciones de personas que divisaron el hecho, además de revisión de cámaras, levantamiento planimétrico, y buscando indicios biológicos y dactilares.

“Es una tremenda pérdida para nuestro país”

Al respecto, la subdirectora del museo siniestrado, Eloísa Cruz, afirmó que es la primera vez que ocurre un robo en el recinto, y en esta oportunidad los objetos sustraídos pertenecen a una colección que había sido donada por la fundación Claro Vial hace quince años, siendo inaugurada en 2006 y que ha estado abierto a la comunidad desde entonces.

Es una tremenda pérdida para nuestro país, sobre todo para esta zona. A este museo asisten 10 mil niños al año, unas 50 mil personas, los cuales vienen a visitar objetos patrimoniales de carácter precolombino de un valor incalculable. Son aproximadamente cien objetos de oro, aunque no tenemos claro cuántos exactamente son”, precisó.

A la vez, reveló que la colección se encontraba en una sala blindada, “especialmente preparada para objetos de esta índole y resguardada por un guardia de seguridad durante todo el momento”.

Por su parte, el representante legal del museo Andino, Luis Grez, acotó que “ya hemos llamado a nuestro equipo jurídico para empezar a realizar las primeras acciones hoy mismo. Nuestra gran preocupación eran los turistas que se encontraban al interior del museo y los trabajadores, que gracias a ellos esto pudo haber sido muy lamentable, pero no pasó a mayores y la gente se encuentra bien”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Bautizado como CyberOne, el robot puede detectar emociones y caminar a 3,6 kilómetros por hora, y está dispuesto a competir con el Optimus de Tesla.