Fase 2: los nudos críticos de Santiago y Estación Central

Las largas filas en el Registro Civil, en Santiago, probablemente aumenten desde el lunes.

Este lunes, a las 5.00 horas, después de 144 días en el caso de la comuna céntrica, y 109 en la que acoge la terminal de trenes, 700 mil personas saldrán del confinamiento. Ambos alcaldes, Felipe Alessandri y Rodrigo Delgado, llamaron a la calma y autocuidado. Hay ejes complejos de movilidad.




Transporte

Metro y buses suben viajes y terminales se preparan

Los viajes van en alza en el transporte a medida que se extiende la desescalada, y más aún con dos comunas nuevas que se suman a la carga de pasajeros. Así lo muestran las cifras: la semana recién pasada, el sistema integrado de buses, Metro y el tren Alameda-Nos tuvo un repunte con 5,2 millones de transacciones (entre el 3 y el 9 de agosto), mientras que la semana anterior fueron 4,7 millones de viajes.

¿Cómo impactará la carga de pasajeros de Santiago y Estación Central? En el Ministerio de Transportes se plantea que habrá ajustes en la operación, con un aumento de buses y de frecuencia de trenes en la red subterránea, aunque por ahora no se han informado cambios en los horarios, por lo que el cierre de estaciones se mantiene a las 19.30 horas.

Carlos Melo, exsubsecretario de Transportes y académico de la U. San Sebastián, dice que debería haber un “refuerzo en los servicios, pues hasta ahora opera a un 70% y 80% (de la flota)”, que son 6.500 máquinas.

En Estación Central, en la Asociación de Terminales de Buses de Santiago, se espera que haya un aumento de la demanda de pasajeros por viajar y recomiendan hacerlo solo para traslados esenciales. Así, el gremio pidió a los ministerios de Transportes y Salud que se refuercen las aduanas sanitarias (integradas por personal de salud, Carabineros y FF.AA.), con el objetivo de que haya mayor cantidad de funcionarios en los puntos de chequeo de pasajeros. La idea es evitar filas de personas en los puntos de control.

Comercio

Fiscalización en Persa Biobío y barrio Meiggs

Santiago y Estación Central comparten espacios emblemáticos de gran cantidad de comercio. Uno de ellos es el barrio Meiggs, donde hay una gran cantidad de galerías, restaurantes, venta de ropa, de artículos electrónicos y para el hogar de diverso tipo, donde, además, históricamente, hay mucha venta ilegal de productos.

El alcalde de Santiago, Felipe Alessandri, sostuvo que ya se preparó un plan para que Carabineros fiscalice el comercio ambulante en el eje Alameda y el sector de Meiggs, donde la policía se instalará y va a impedir que el comercio ilegal se establezca en las calles”.

Se pretende efectuar un “copamiento” de estos lugares con fiscalizadores, con el fin de evitar que haya venta irregular y que acuda mucha gente sin distancia social.

“Si empieza a parecer que es Navidad (por la cantidad de gente comprando) vamos a retroceder en la comuna y volveremos a tener cuarentena”, dijo Alessandri.

Por ahora, galpones como el Víctor Manuel, en el Persa Biobío, no abrirán, pues ellos operan los fines de semana, periodo en el que, según el plan Paso a Paso, rigen plenamente las cuarentenas.

En la administración de ese galpón se explica que hay alrededor de 650 locales, donde tradicionalmente existen sectores para venta de antigüedades, música, electrodomésticos y muebles, entre otros, que han tenido grandes pérdidas económicas en este periodo, por lo que esperan retornar. El alcalde de Estación Central, Rodrigo Delgado, indicó que “nos han confirmado una mayor dotación policial para las próximas semanas”, para evitar las aglomeraciones injustificadas.

Población flotante

Un millón y medio de personas extras todos los días

La cantidad de personas que diariamente transitan por estas dos comunas fue el principal obstáculo de la autoridad sanitaria para decretar antes su avance a la etapa de transición. De hecho, la misma subsecretaria Paula Daza aseguró que la población flotante de Santiago, que ella calculó en 1.500.000 personas al día adicionales a sus habitantes, hacía aún más complejo manejar un escenario de libre circulación de lunes a viernes, y que implicara reactivar la actividad económica en la zona. Esa población se agrega a los 709.939 habitantes que suman ambas comunas.

La inquietud no era menor, sobre todo debido a que la comuna de Santiago concentra gran cantidad de lugares de trabajo -de residentes de todas las comunas, los cuales principalmente corresponden a todos los servicios públicos y locales comerciales.

“Ante la gran cantidad de personas que circulan en esas comunas, y que forman parte de la naturaleza de ambas, hay espacios públicos que es necesario readecuar para cumplir con el distanciamiento. La capacidad de gestión, de fiscalización, demarcación y peatonalización de calles de los equipos municipales es importante para evitar los contagios”, explicó Felipe Link, investigador del Instituto de Estudios Urbanos UC.

Link dio como ejemplo la solución vial hecha por la Municipalidad de Santiago, donde el eje Agustinas ahora es compartido entre ciclistas, automovilistas y peatones, con el fin de diversificar los modos de viaje y que sean más sustentables.

Otro ejemplo es Rancagua, donde varias calles fueron cerradas y compartidas entre peatones y otras modalidades de transporte.

Migrantes

Mayor asistencia a la población extranjera

Las dos comunas comparten varias realidades y una de ellas es que tienen una importante población migrante. Durante estos meses de pandemia, ambos municipios, junto con la autoridad sanitaria, han enfocado su estrategia en ellos, principalmente porque en muchos casos se trata de personas que viven en situaciones precarias, que pueden propiciar los contagios de Covid-19.

De acuerdo a las últimas cifras del INE, entregadas en agosto del año pasado, en Santiago residen 212.037 extranjeros, y en Estación Central, 38.648. En la primera comuna, la mayoría son ciudadanos venezolanos (100.307) y en la segunda existe una importante población haitiana (9.937 personas).

El director nacional del Servicio Jesuita a Migrantes, José Tomás Vicuña, aseguró que para comunas como Estación Central podría ser de ayuda el incorporar información sobre la fase de transición en creole. También afirmó que las cifras de desempleo muestran que este problema ha golpeado fuerte a la población migrante, por lo que es probable que con la salida de la cuarentena las personas “se van a mover para buscar trabajo”.

En Estación Central residen 206 mil personas y este lunes cumplían 109 días en cuarentena. Foto: Luis Sevilla Fajardo.

También indicó que el desempleo provoca que estas personas entren en el trabajo informal, “algo que se va a dar, y se va a dar con población chilena y migrante, sobre todo en las comunas de Santiago y Estación Central, es el aumento de la venta informal y comercio ambulante, esa es una realidad”, dijo Vicuña.

Por eso, desde ambos municipios aseguraron que iniciarán un trabajo multisectorial para abordar los problemas sociales en medio del desconfinamiento.

Zonas verdes de alta afluencia

Apertura del Parque O’Higgins y del cerro Santa Lucía

El Parque O’Higgins y el cerro Santa Lucía abrirían el próximo martes, anunció el alcalde de Santiago, Felipe Alessandri, con el fin de que las personas puedan salir a caminar y ejercitarse, aunque en el caso del primero la piscina se mantendrá cerrada, tal como los sectores para hacer asados, lugares que tradicionalmente se repletan los fines de semana.

Julio Nazar, arquitecto y académico de la U. del Desarrollo, afirmó que es esencial que estos espacios públicos “puedan abrir de forma segura, luego de semanas de confinamiento para los habitantes de esas comunas. En ese sentido, creo que se debe respetar o fijar una capacidad máxima o aforo, con el fin de mantener el distanciamiento social”.

En esa línea, el Ministerio de Vivienda y Urbanismo lanzó una guía de parques y plazas en medio de la pandemia, con medidas destinadas a usuarios y trabajadores de esos recintos, con el fin de que se mantenga una capacidad máxima de estas áreas verdes, según la etapa en que se encuentre cada comuna. Tampoco se recomienda que operen juegos infantiles. La cartera asesorará a los municipios con el fin de que se establezcan demarcaciones para generar distancias en parques masivos, como el Bernardo Leighton, en Estación Central.

Plaza Baquedano

El fantasma de las marchas masivas y manifestaciones

Hasta ahora, ninguna autoridad lo ha transparentado, pero reconocen en privado que sí es un foco de preocupación. El hecho de que tanto Providencia como Santiago dejen de estar en cuarentena vuelve a dejar el sector de la Plaza Baquedano con libre circulación de lunes a viernes, lo cual, dicen, podría motivar la reanudación de las manifestaciones en la zona. En los municipios aseguran que la tarea queda principalmente en manos de la Intendencia y ya se estarían evaluando medidas, como reforzar la presencia policial en la zona. Con todo, comentan que a pesar de ser el tradicional centro de convocatorias, es un lugar más en el cual rigen las mismas medidas sanitarias, por lo que no se puede realizar ninguna concentración.

Malls

Los grandes centros abrirán de forma gradual

El alcalde de Santiago, Felipe Alessandri, planteó que los centros comerciales como Espacio M, el mall Vivo, y el Mall del Mueble, en el sector de Franklin, no abrirán inmediatamente, sino que unos días después de que el lunes comience la desescalada gradual.

El jefe comunal sostuvo que se hará una intensa fiscalización junto a la autoridad sanitaria de los locales en el comercio, para que no acudan a trabajar personas que sean de zonas que siguen en cuarentena.

En la Cámara de Centros Comerciales plantean que se ha recomendando que los malls que deseen abrir, “deben hacerlo de forma gradual y con prudencia, respetando todas las normas sanitarias debido a la fuerte fiscalización” que se está aplicando. De esta manera, agregan, de sus 150 asociados, solo 109 están funcionando a la fecha, de los cuales 65 son en regiones y 44 en la Región Metropolitana.

El epidemiólogo de la U. de Chile Gabriel Cavada explicó que los centros comerciales de comunas populosas “deben ser lugares para ir a comprar puntualmente y ya no como antes, cuando las personas iban como una especie de paseo junto a su familia. Definitivamente, hay hábitos que tendrán que cambiar, al menos temporalmente. La idea es evitar aglomeraciones”. Y advirtió que no deben funcionar los patios de comida.

Comenta