Interior vincula quemas en regiones con “presión” para beneficiar a machi preso

Atentado en el fundo Palihue, en Vilcún,lunes en la madrugada. Foto. AgenciaUNO

Ministro Chadwick dijo que atentados buscan que gobierno beneficie a Celestino Córdova, condenado por crimen de matrimonio Luchsinger.


Un grupo de desconocidos quemó la madrugada de este lunes maquinaria al interior de un predio en Vilcún, en la Región de La Araucanía. Este se transformó en el quinto atentado incendiario registrado durante el fin de semana largo en tres regiones de la zona sur del país: Biobío, Los Lagos y La Araucanía.

Los dos primeros ataques ocurrieron el sábado, donde cinco vehículos fueron quemados en Curacautín y una casa fue consumida por el fuego en Lumaco. Luego vino un atentado en San Juan de la Costa, en Osorno, donde desconocidos prendiendo fuego a dos máquinas y un camión. Y luego se registró un cuarto ataque en la zona del Alto Biobío, que afectó a una central hidroeléctrica. En todos los casos los responsables dejaron panfletos alusivos a la causa mapuche y también conceder beneficios al machi Celestino Córdova, quien se mantiene en huelga de hambre líquida.

El ministro del Interior, Andrés Chadwick, dijo que “los objetivos de estas últimas acciones han sido obvios: buscan presionar a las autoridades para otorgar beneficios carcelarios para el condenado Celestino Córdova, autor del asesinato del matrimonio Luchsinger Mackay. Conducta claramente terrorista, según lo establece la ley”.

Según el secretario de Estado, “estas últimas acciones demuestran una vez más la necesidad de reforzar la acción policial, como lo hemos estado realizando con la creación de la fuerza antiterrorista, y de avanzar en las modificaciones a la ley para tener medidas operativas y legislativas más eficaces”.

En esta línea, Chadwick anunció la presentación de “querellas antiterroristas y estamos evaluando querellas por asociaciones ilícitas terroristas, por cuanto estas acciones están siendo reivindicadas por las mismas organizaciones violentistas”.

Nuevo atentado

El último ataque incendiario se registró la madrugada del lunes en un predio en Vilcún, en la Región de La Araucanía. Según antecedentes policiales, el hecho ocurrió al interior del fundo Palihue, propiedad del agricultor Aesly Cooper, ubicado en la ruta que une Cajón con Vilcún, hasta donde llegó un grupo de desconocidos con elementos incendiarios y acelerantes. En total tres tractores, cinco motores de riego, una sembradora automática, un fumigador, entre otras máquinas agrícolas, fueron destruidos.

A la emergencia concurrieron Bomberos de Temuco, Lautaro y Vilcún apoyados por camiones aljibe para sofocar el fuego, tras ser alertados por Carabineros de Padre las Casas. En el lugar se encontraron lienzos alusivos a la causa indígena firmados por la organización Weichan Auka Mapu.

El fiscal Cristián Voullieme dijo que “este fundo, que se encontraba con resguardo policial, resultó con dos galpones quemados y con tres tractores y otra maquinaria agrícola de gran valor comercial totalmente destruida”. El ataque generó dudas entre los afectados por la efectividad de la protección policial.

Anteriormente, cerca de las 4.00 del domingo, cuatro desconocidos entraron al predio de la empresa KBM Sur, ubicada en San Juan de la Costa, en Osorno. La fiscal jefa de Osorno, María Angélica de Miguel, dijo que allí “amenazaron a cuatro trabajadores y prendieron fuego a dos máquinas forestales, un camión y una camioneta. Luego huyen en una camioneta de la forestal y la dejan cerca de un kilómetro y medio del lugar y posteriormente se fugan”.

La persecutora detalló que se halló “un lienzo en que se hace mención a las 48 horas que ha estado solicitando Celestino Córdova”, quien busca salir por dos días de la cárcel de Temuco para asistir a una ceremonia mapuche.

Sobre si hay una relación entre la seguidilla de atentados, la fiscal indicó que “nosotros creemos que pueden estar vinculados un hecho con otro”.
Además, hizo un llamado para que la Región de Los Lagos sea incluida en la Macrozona Sur, indicando que “llevamos varios hechos de violencia rural, por lo tanto, necesitamos ser incorporados para contar con más recursos para combatir estos delitos”.

La madrugada del sábado un atentado afectó a la central hidroeléctrica Boquiamargo, ubicada en el fundo San Miguel, comuna de Alto Biobío, donde quemaron la caseta de un trabajador y la sala de máquinas. “Hay unos lienzos que son temáticos, similar a los dejados en otros hechos ocurridos en la IX Región, donde piden la libertad del lonco Facundo Jones y Celestino Córdova. Llama la atención que la gente que vive en Alto Biobío son pehuenches y no mapuches”, detalló el comandante Óscar Muñoz, de la Prefectura Biobío.

Seguir leyendo