El nuevo método del gobierno para mejorar el cálculo de asignación policial

Imagen-A_UNO_WEB

Junto a Carabineros, la Subsecretaría del Interior trabaja en un sistema que calcule población por comuna y otros factores. El próximo año se integrarán los efectivos de las escuelas policiales y en 2021 se profundizarán las modificaciones.




En el gobierno y en Carabineros tienen claro que se deben hacer modificaciones al método que se está usando para la destinación de policías por comuna. Es por eso que ya se está trabajando en un nuevo sistema para poder redistribuir los efectivos en las distintas zonas de todo el país.

"Tenemos claro que el único criterio para distribuir a los policías no puede ser la población que reside en la comuna respectiva", explica a La Tercera el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla.

Sin embargo, la autoridad descarta cualquier "clasismo" o una suerte de "preferencia en las comunas con más recursos. Eso no es así". Por lo mismo, el subsecretario precisa lo que, a juicio del gobierno, ocurre con la distribución de la dotación policial.

"Ha sido muy frecuente hacer referencia a una suerte de discriminación por comunas con perfiles de ingresos socioeconómicos bajos o altos, y eso no es exacto. Un ejemplo: Vitacura tiene la relación de un policía por cada 500 habitantes, pero en Independencia, que no vamos a decir que es una comuna acomodada, la relación es un policía cada 210 habitantes, o en Lo Espejo, un policía cada 157 habitantes. Esto demuestra que no es un problema de discriminación, sino que tiene que ver con un sistema de planificación del recurso policial, y es ahí donde estamos trabajando".

En el caso de la población flotante, como la que presentan Providencia y Santiago, el cálculo de Carabineros es que casi un millón de personas transitan por estas zonas sin ser residentes. Esto también es tomado en cuenta por la policía, pero el gobierno pretende ajustar esta metodología de cálculo aún más.

Los plazos

El Ejecutivo trabajará con miras al 2020 para distribuir los nuevos carabineros que salen de las escuelas de formación de la institución. Lo primero será sustituir a los que pasan a retiro y después distribuir los nuevos uniformados. "No queremos tener comunas donde pase lo que ocurre en Cerro Navia, donde hay un carabinero cada 1.167 habitantes", enfatiza Ubilla.

Para el próximo año se tiene prevista la ejecución de la primera parte del plan, con los nuevos carabineros que salgan de las escuelas. Sin embargo, este nuevo sistema apunta a mejorar todavía más para el 2021.

El objetivo es contar con una distribución asociada a la concentración poblacional y otras variables que están siendo formuladas por la policía, como por ejemplo la presencia de salidas de Metro.

"Las que tienen salidas de estaciones son comunas donde hay una cantidad de población que transita", indica el subsecretario del Interior.

Para el presidente de la Asociación Chilena de Municipalidades, Germán Codina (RN), podría haber otra fórmula. "Una solución es retener el IVA que tenemos que pagar anualmente para poder invertirlo, por ejemplo, en seguridad", estima.

Por su parte, el senador PPD Felipe Harboe afirma que "la determinación de la dotación policial sobre la base de los delitos de mayor connotación social implica discriminación, ya que esa medición termina privilegiando zonas comerciales y de altos ingresos".

"Es un imperativo ético cambiar el sistema de distribución, pues mientras los sectores acomodados tienen recursos para seguridad privada, en las zonas más pobres solo dependen de la seguridad pública", añade.

En este punto, el parlamentario entrega un dato: "El problema también radica en que las unidades policiales siguen una lógica de los años 90, pero las ciudades y comunas se expandieron. Se necesitan unidades más pequeñas, operativas, con menos carga administrativa y más carabineros en las calles", asevera.

Actualmente, para abordar los temas de gestión policial, Carabineros está trabajando en un Plan Estratégico de Desarrollo Policial (PEDP), en conjunto con el Ministerio del Interior y la Pontificia Universidad Católica de Chile (PUC).

Según explicaron fuentes policiales, la PUC estará encargada de materializar el diseño del nuevo plan a nivel nacional, con miras a los próximos ocho años.

Comenta