Presencia policial en el interior del Instituto Nacional divide a apoderados

Instituto Nacional

Foto: Agenciauno

Carabineros desplegó un contingente en los techos del liceo para evitar la presencia de encapuchados. Centros de padres discreparon sobre el impacto de la medida.


Este martes hubo clases en el Instituto Nacional. Se supone que así es siempre, pero resulta una excepción en medio de la crisis que vive el liceo emblemático, debido a los hechos de violencia que los encapuchados han protagonizado desde abril.

En esta ocasión, y luego de la reunión sostenida el lunes entre el gobierno y la Municipalidad de Santiago para evaluar nuevas medidas, Carabineros cambió su estrategia: en lugar de reaccionar una vez que se produjeran los incidentes, un grupo de policías uniformados se instaló en los techos del establecimiento antes del ingreso a clases de la mañana, con el fin de impedir que los encapuchados se instalaran allí para lanzar bombas incendiarias.

Sin embargo, la jornada no fue totalmente normal. La imagen de los uniformados vigilando a los escolares desde las techumbres fue criticada por los estudiantes, quienes de todas formas subieron al lugar para entregarles libros a los policías, como un acto de protesta no violenta.

"No podemos adelantar qué se vendrá en las próximas semanas con los grupos que creen en la insurrección y en estos discursos violentos, porque lo que se está haciendo es alimentar a esos grupos", acusó el presidente del Centro de Estudiantes, Rodrigo Pérez.

Y la medida tampoco logró aunar a los apoderados, quienes se dividieron ante la nueva estrategia de Carabineros. La presidenta de uno de los centros de padres (Cepain), Elba Martínez, consideró que la medida "es violenta e impactante", pero matizó que "si los carabineros están en el techo, es por culpa de los encapuchados. Ellos llevaron al sostenedor a tomar esta decisión y por lo menos ahora no hubo bombas molotov".

En cambio, Judy Valdés, presidenta del Centro de Padres A-0, catalogó la estrategia como desproporcionada. "No sabemos cuánto tiempo va a durar esto. Es necesario que la inteligencia de Carabineros pueda actuar de otra forma, porque es impactante para la comunidad sentir que estamos en estado de sitio. Pedimos que haya equilibrio, que es lo que no hemos visto en este tiempo", planteó.

Por su parte, el alcalde de Santiago, Felipe Alessandri, respaldó la medida policial. Este martes afirmó que los uniformados ingresaron al liceo por expresa orden suya, con el objetivo de restaurar la calma. "No queremos bombas lacrimógenas, pero tampoco queremos bombas molotov, y una es consecuencia de la otra", dijo.

Admisión al liceo

El lunes, al igual que en todos los colegios municipales y particulares subvencionados de la Región Metropolitana, comenzó el proceso de postulación al Instituto Nacional a través del Sistema de Admisión Escolar (SAE).

Sin embargo, este plantel se encuentra bajo un régimen transitorio, al igual que otros 20 liceos de la región, por lo que podrá seleccionar con sus propios mecanismos al 85% de sus nuevos estudiantes.

¿Cómo funciona el SAE en este caso? Los apoderados deben participar a través de la plataforma, pero el 1 de octubre los mismos jóvenes postulantes tienen que rendir un test de admisión, que en 50 preguntas medirá sus habilidades en Lenguaje y Matemática.

Luego, el liceo priorizará a los postulantes según su desempeño y enviará los resultados al Mineduc, para llenar ese 85% de las vacantes. El otro 15% será completado mediante el algoritmo del SAE.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Chieko Asawaka, líder de este proyecto, perdió la visión por completo a los 14 años, lo que la motivó a crear el dispositivo que utiliza inteligencia artificial..