Seremi de Salud de Valparaíso asegura que no se descartan nuevos sumarios por fiesta clandestina en Cachagua y que ya van 57 personas contagiadas

Francisco Álvarez, seremi de Salud de Valparaíso.

Francisco Álvarez, seremi de Salud de Valparaíso.

La autoridad sanitaria indicó que seguirán recopilando antecedentes sobre el evento que se realizó en ese balneario a fines de diciembre. Respecto de los dos sumarios que ya están en curso, Álvarez señaló que “están muy prontos de finalizar para poder establecer las sanciones”.




Un total de 57 personas contagiadas y 157 contactos estrechos son los que hasta ahora han podido identificar las autoridades sanitarias de Valparaíso respecto de las fiestas clandestinas que se realizaron en Cachagua, Zapallar, en medio de la pandemia por el coronavirus.

Así lo indicó el seremi de Salud de la quinta región, Francisco Álvarez, en conversación con Tele13 Radio donde señaló que “el trabajo continúa, seguimos investigando, recopilando antecedentes para poder establecer nuevos sumarios, en caso de que sean necesarios, a organizadores de estos eventos. Por lo menos ya tenemos dos sumarios que están en curso y están muy prontos de finalizar para poder establecer las sanciones en relación a ellos”.

El seremi se refirió además a los problemas que han enfrentado por la falta de información de los asistentes o las declaraciones falsas de estos, lo cual ha impedido realizar una buena trazabilidad.

De acuerdo a los primeros antecedentes que maneja el Ministerio Público, hay 30 personas que estarían faltando a la verdad en la entrega de información. Entre ellos hay casos curiosos: personas que, derechamente, se niegan a responder y otros que, estando contagiados, niegan haber participado de la fiesta, aunque aparecen en los videos participando del evento. A esto se suman jóvenes que se niegan a ser testeados y una madre que negó conocer a su hijo.

Sobre esto, Álvarez manifestó que “la principal dificultad son las contradicciones en las entrevistas que le hemos hecho a las personas. Estos jóvenes primero dicen que no han participado de las fiestas, algunos dicen ‘estos son mis contactos estrechos’ y otros dicen ‘no tengo contacto estrecho’, hay otros incluso que dicen que nunca estuvieron con alguien y figuran dentro de los contactos estrechos de otra persona”.

“Nos hemos encontrado con papás y mamás que están igual que sus hijos, no nos entregan mucha información. Eso nos preocupa porque o de verdad no tienen idea de lo que están haciendo sus hijos o no quieren colaborar”, agregó.

En la misma línea añadió que “nos parece incomprensible e irresponsable que no nos entreguen la información porque con esa información lo que hacemos es salvar vidas. Si alcanzamos una adecuada trazabilidad podemos aislar y vigilar a todas aquellas personas que están afectadas, no tan solo al contagiado”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.