¿Licitar 100% de la pesca industrial?

Pesca

Imagen referencial. Foto: Archivo.



La reforma a la ley de pesca propone aumentar el porcentaje a subastar de cuotas industriales de 15% a 100%, una vez cumplidos los 20 años de vigencia de las cuotas ya asignadas. Las nuevas cuotas también durarían 20 años y luego se volverían a licitar. Bajo la ley actual, el 85% de cuotas no licitadas se renuevan (sin licitación) cada 20 años y pagan un royalty anual sobre la tenencia de cuotas, cuyo valor se indexa, entre otros factores, al precio pagado en las licitaciones. Las cuotas artesanales se han asignado, en su gran mayoría, de forma gratuita, lo que no cambia bajo la reforma propuesta.

La justificación ofrecida para subastar el 100% de las cuotas industriales es que ello permitiría la entrada de nuevos actores o la expansión de otros de menor tamaño, lo que disminuiría la concentración en este mercado. Pero esta justificación abre varios flancos de duda.

Primero, en esta industria existen importantes economías de escala y de coordinación productiva, que se optimizan integrando la propiedad de flotas y plantas. Si los peces se vuelven más escasos, la eficiencia de estos arreglos aumenta. Por lo tanto, desconcentrar esta industria implica sacrificar eficiencia productiva.

Este sacrificio podría valer la pena si ayuda a aumentar la competencia. Pero no hay evidencia de falta de competencia en la industria pesquera. Así lo dictaminó, mediante voto unánime, el TDLC al analizar el tema. El TDLC comprobó que no es evidencia (per se) de problemas de competencia ni que ocurra poca entrada de nuevos rivales (los incumbentes pueden tener ventajas sobre nuevos entrantes y aun así competir entre ellos), ni que disminuyan en el tiempo las transferencias de propiedad sobre las cuotas (esto es lo esperable en un mercado eficiente, que se ajusta más rápido en los primeros años, al enfrentar cambios importantes en los derechos de uso de esos activos).

Segundo, supongamos ahora que desconcentrar fuese el objetivo correcto: ¿se lograría esto subastando el 100% de las cuotas industriales? La evidencia disponible plantea serias dudas al respecto. En Chile la competencia en subastas de cuotas industriales no ha generado entrada relevante de nuevos actores. En prácticamente todas las subastas en que no se han impuesto restricciones sobre quiénes pueden competir, han ganado empresas incumbentes. Esto no sorprende. La industria pesquera ha invertido por años en activos de uso muy específico ("costos hundidos" en la jerga económica). Estos activos entregan una genuina ventaja de competencia a quienes ya los poseen. Al competir por cuotas, parte de esos costos no son relevantes para los incumbentes, pero sí para nuevos entrantes. Tal ventaja se mantendría aun si todos los costos hundidos en flotas se debiesen reinvertir durante la vigencia de las cuotas licitadas; esto, porque los incumbentes también han "hundido" costos en plantas y activos de comercialización. Rentas asociadas al uso de estos activos permiten a los incumbentes ofertar más por las cuotas en licitación.

Si se licita el 100% de la pesca industrial el fisco recaudará más que bajo la ley actual. La pesca industrial hoy paga, vía cobros anuales específicos al sector, en torno al 6,7% de sus ventas finales. Las empresas mineras afectas a royalty y patente minera pagaron por estos conceptos, como promedio anual durante 2012-2013, 1,6% de sus ventas finales. Otros sectores que usan recursos naturales pagan al fisco bastante menos (concesiones acuícolas, derechos de agua, espectro radioeléctrico). La pesca industrial en otros países enfrenta cobros sectoriales menores (2% en Perú y Nueva Zelandia; 3,5% en Islandia).

Si buscando desconcentrar se licita el 100% de las cuotas industriales, el resultado puede no ocurrir. Y si ocurre, se perderán eficiencias productivas. El sector pesquero entonces pagaría aún más que en países competidores y bastante más que otros sectores en Chile. Parte de la inversión sectorial podría migrar a otros países o sectores. ¿Gana Chile con un futuro así?

Comenta

Imperdibles