Papas fritas, pie de limón y pan amasado: el menú que nos engorda en la cuarentena

"Así lo reveló una encuesta en la que participaron más de 1.700 chilenos y en la que también participaron personas de Argentina, Colombia, Ecuador, Uruguay, Paraguay, Panamá, Costa Rica, Guatemala, México y España, completando un total de 12 mil encuestados".



La gran excusa a la que siempre se acudía para explicar la mala alimentación de los chilenos era la falta de tiempo para cocinar. Esa era una de las principales razones por las que se abusaba del arroz, los fideos, las masas en general, la comida chatarra y la falta de guisos de verduras y preparaciones caseras más sanas y equilibradas dentro del menú diario. También explicaba los altos índices de sobrepeso y obesidad.

Entonces vino para gran parte del país el período de cuarentena como una medida para enfrentar la pandemia por Covid-19 que ha dejado la presencia del virus Sars-CoV-2 en el planeta. Sin embargo, con más tiempo en casa y horas disponibles para cocinar, la situación estuvo lejos de mejorar: el 44,5% de los chilenos reconoció que solo en las primeras semanas de cuarentena (abril y parte de mayo) ya notaba un aumento de peso.

Así lo reveló una encuesta en la que participaron más de 1.700 chilenos y en la que también participaron personas de Argentina, Colombia, Ecuador, Uruguay, Paraguay, Panamá, Costa Rica, Guatemala, México y España, completando un total de 12 mil encuestados.

papas-fritas

¿Por qué aumentamos de peso? La clave está en el aumento de la cantidad de porciones a la semana de frituras y pastelería casera (queque, kuchen, galletas, tartaletas y pan amasado). Todas preparaciones que se han repetido varias veces en la mayoría de los hogares como una manera de disminuir la ansiedad, de conseguir placer y demostrar cariño a nuestros seres queridos.

La Encuesta de Consumo de alimentos y ansiedad durante la cuarentena por Covid-19 en Iberoamérica, fue realizada por nutricionistas y psicólogos. En Chile estuvo liderada por Leslie Landaeta (U. de Las Américas) y Samuel Durán (U. San Sebastián). Los investigadores están en los últimos preparativos del texto final para enviarlo a una reconocida revista especializada en nutrición.

En Chile, el 41,8% (721 personas) dijo en las primeras semanas de la cuarentena había mantenido su peso, el 13,7% (237) disminuyó su peso y el 44,5% (767) aumentó.

Mantener o bajar el peso corporal, estando encerrados en la casa no es una tarea sencilla, ¿verdad?. Primero porque el encierro produce ansiedad. Una manera de calmar la ansiedad es comiendo, pero cuando los niveles de ansiedad son altos, se pierde la capacidad de sentir placer. Otra vez, aparece la comida al rescate, pero ahora con preparaciones fritas, dulces y cremosas porque son más agradables al paladar.

¿Bajaremos los kilos de más cuando levantan las cuarentenas? Ojalá. Pero más fácil es actuar ahora. Los especialistas dicen que en la planificación de compra, dejemos fuera los chocolates, las harinas, azúcares, mermeladas y todos los elementos que nos permitan preparar dulces y pasteles. A la mano, mantener limpias y listas para comer, frutas.

Nada se pierde con probar.

Comenta

Imperdibles