Adopción homoparental supera su primer obstáculo

Imagen Adopción homoparental 2940

División oficialista dejó fuera el "rol de padre y madre", propuesta en la que insistió sin éxito el Ejecutivo para establecer un criterio de preferencia a considerar por parte del juez. Proyecto ahora debe ser visto por el Senado.




Lejos del ambiente que, en el pasado, han generado otros debates vinculados a temas valóricos, solo tímidos aplausos y silbidos se escucharon hoy ante algunas de las intervenciones con las que los diputados expresaban sus posturas respecto de la reforma al sistema de adopciones, iniciativa que terminó siendo aprobada por la Cámara, posibilitando la adopción homoparental en el país.

La iniciativa, respaldada en general por 104 votos a favor, 34 en contra y una abstención, buscaba modernizar la legislación actual, generando plazos más acotados para la adopción -que hoy pueden llegar incluso a los cinco años- y abordando temáticas como la participación de los organismos colaboradores del Sename en el proceso, la posibilidad de manifestar la voluntad de entregar a un menor en adopción durante el embarazo y estableciendo procedimientos para adopciones desde el extranjero, entre otras (ver recuadros).

Sin embargo, en su discusión en particular, el tema que copó gran parte del debate fue respecto de la posibilidad de que parejas del mismo sexo puedan solicitar la adopción de niños, niñas y adolescentes, gracias a la incorporación, en el primer artículo del texto, de una definición amplia de familia. Esto, pues una enmienda de la diputada Pamela Jiles (PH) incluyó, después del concepto de familia, la frase "cualquiera sea su composición".

Sorpresivamente, la aprobación de esa norma fue sugerida por el propio gobierno, de manera que a la mayoría de los diputados de oposición se sumaron 10 legisladores de la UDI, 15 de RN y todos los parlamentarios de Evópoli, a excepción de Luciano Cruz-Coke, quien se encontraba fuera del país.

Así, con 101 a favor, 34 en contra y una abstención, se estableció que el objetivo de la ley será "velar por el interés superior del niño, niña o adolescente adoptado, amparando su derecho a vivir y desarrollarse en el seno de una familia, cualquiera sea su composición, que le brinde afecto y le procure los cuidados tendientes a satisfacer sus necesidades espirituales y materiales, cuando ello no le pueda ser proporcionado por su familia de origen".

"Rol de padre y madre"

Según fuentes de gobierno, durante toda la tramitación del proyecto se fue fortaleciendo la idea de que parejas del mismo sexo pudieran adoptar -algo que, en todo caso, no está prohibido en la legislación actual-, por lo que esa "batalla" siempre se dio por perdida, aseguran.

No obstante, lo que efectivamente perdió La Moneda hoy fue la incorporación de un criterio en la evaluación que el juez debe realizar respecto de los solicitantes para acceder a una adopción. Esto es el adecuado "rol de padre y madre", que fue incluido a partir de indicaciones en los artículos 28 y 39 del proyecto por parte del Ejecutivo.

Ese planteamiento, considerado en el oficialismo como un "dique" ante la posibilidad de que se viabilice la adopción homoparental, era para incluir en la normativa, a modo de criterio de preferencia y no como obligación, "la existencia de un ambiente familiar donde se pueda ejercer adecuadamente el rol de padre y madre".

Pese a los esfuerzos que, hasta último minuto, realizaron desde el gobierno, la división en Chile Vamos y la ausencia de algunos de sus parlamentarios hicieron caer la indicación. Los RN Erika Olivera, Francesca Muñoz y Jorge Durán; los UDI Joaquín Lavín y Celso Morales, y los Evópoli Sebastián Keitel, Pablo Kast y Francisco Undurraga optaron por no votar alineados con el bloque, permitiendo que la norma se cayera por 63 votos a favor, 73 en contra y seis abstenciones.

Por la relevancia que eso tenía para el oficialismo, el propio ministro de Justicia, Hernán Larraín, aseguró que buscarán reponer esa indicación durante el trámite en el Senado. "Habríamos querido que, en este proceso, hubiésemos logrado el criterio de que en la adopción se tuviera presente, como preferencia, la posibilidad de que los adoptantes fueran padre y madre. Eso no ha ocurrido, esperamos reponerlo en el Senado", dijo.

En lo que sí obtuvo un buen resultado el oficialismo fue al incorporar que "si el niño, niña o adolescente manifiesta su voluntad de tener un padre y una madre, el juez deberá considerarlo en forma preferente".Además, el gobierno logró reponer la denominada "cesión en vientre", que permite que durante el embarazo una mujer pueda expresar su voluntad de entregar a su hijo en adopción.

La iniciativa debe sortear todavía su segundo trámite en el Senado, donde se prevé que la adopción homoparental también acapare la discusión. En el gobierno creen que en esa instancia habría mayor posibilidad de que se apruebe la incorporación del criterio de "adecuado" rol de "padre y madre".

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.