Daniela Serrano, diputada PC por el distrito 12: “Esperamos ir superando nuestras diferencias con el Frente Amplio para encauzar el camino a la nueva Constitución”

Electa por la misma zona que Camila Vallejo, la parlamentaria se hace cargo de las discrepancias que se dieron la semana pasada entre el Partido Comunista y el Frente Amplio por la presidencia de la Convención. "Si bien tenemos una responsabilidad política dentro de la Convención, del Congreso y de lo que va a ser el gobierno, el proyecto de Apruebo Dignidad demostró su mayor unidad en las elecciones presidenciales. Y estas diferencias no van a influir en el compromiso que tenemos con el programa de gobierno", dice. Su prioridad en el Congreso, afirma, será el proyecto de ley de las 40 horas laborales.




Con más de diez años de militancia en las Juventudes Comunistas (JJ.CC.), Daniela Serrano (26) llegará a la Cámara de Diputados en marzo como una de las promesas del PC para este periodo.

La exdirigente estudiantil resultó electa en el distrito 12 (correspondiente a las comunas de La Florida, Puente Alto, La Pintana, San José de Maipo y Pirque), el mismo que dejará vacante la diputada Camila Vallejo, que fue un apoyo clave durante su campaña y ahora suena como carta fuerte para integrar el gabinete de Gabriel Boric.

En entrevista con La Tercera, la estudiante de administración pública de la Universidad de Chile comenta que seguirá el camino de su antecesora y que trabajará por convertir en ley su proyecto de 40 horas laborales semanales.

Si tuviera que elegir solo una, ¿cuál es la iniciativa legislativa que será su prioridad en este 2022? ¿Por qué?

Creo que hay que sacar las 40 horas con urgencia, por las transformaciones sociales que tanto nos ha demandado nuestro país y porque hoy es muy necesario cumplir una de las primeras medidas del programa del gobierno, entendiendo que este proyecto lleva seis años estancado. Es una iniciativa que, además, compromete el trabajo colectivo y de continuidad que estamos realizando con la actual diputada Camila Vallejo.

¿Cuál será el sello de su labor legislativa? ¿En qué tema se enfocará durante los primeros meses?

Por ahora estamos todos definiendo el trabajo, es un trabajo bastante colaborativo dentro del Congreso. Aunque a uno a veces le gustaría en la comisión que eligió como una prioridad, etcétera. Mi compromiso es especializarme en temas de educación, infancia y vivienda como prioridad.

¿Cómo se va a diferenciar su gestión respecto a Camila Vallejo?

No creo que exista necesidad de diferenciarnos con Camila Vallejo, sino que darle continuidad a un proyecto que es colectivo. Cuando Camila dice que se ve reflejada en mí, es el reflejo también de un trabajo que no solamente ha realizado ella, sino que se ha realizado en conjunto, como JJ.CC. cuando ella era militante de las juventudes, después como partido. Entonces hay continuidad con algunas propuestas que son clave, como por ejemplo lo que hablaba de las 40 horas y su urgencia. Las cuestiones se van a ir dando con el tiempo, creo que somos de perfiles distintos, de liderazgos distintos, pero que representamos hoy un proyecto que era colectivo. Se van a ir notando algunas diferencias con Camila Vallejo que responden a personalidades distintas e historias de vida distintas, que va a ir mostrando también el trabajo que vamos a estar haciendo desde la diputación en el distrito 12.

¿Cómo va a conciliar la vida que llevaba antes con su labor como diputada?

Va a ser bastante demandante. Yo creo que la labor de los legisladores es poder, sobre todo cuando antes uno esperaba llevar una vida normal, y eso también significa no perder las raíces, estar con sus pares. Me estoy preparando ahora para continuar mi vida como presidenta de la Jota, pero todavía hay definiciones sobre lo que voy a hacer con mis estudios. Todavía no hay definiciones muy claras de mi parte, es algo que tengo que resolver. Pero lo que sí tengo muy claro es que no me voy a ir a encerrar al Congreso Nacional, lo que también es un desafío muy demandante al estar encabezando una organización tan importante como las JJ.CC., que siempre ha tenido un rol, sobre todo ahora en el movimiento estudiantil.

¿Cómo ve la irrupción de nuevas fuerzas como el Partido de la Gente? ¿Hay alguna intención de acercarse a ellos?

Necesitamos conversar con todos en el Congreso. Entendiendo, como decía, que es un Congreso que va a ser bastante peleado, donde siempre y sobre todo ahora hay irrupciones de nuevas fuerzas políticas. Eso pasó dentro de la CC y ahora con los militantes del PDG vamos a tener que trabajar en conjunto. Eso va a significar ponernos de acuerdo e incluso ver cuáles son sus intereses, pretensiones, lo que ellos quieren y lo que tengan proyectado como necesidades urgentes de transformaciones. Entonces, nosotros no nos cerramos a conversar con nadie, entendiendo también que como partido vamos a estar trabajando intensamente para el cumplimiento de un programa de gobierno, y eso significa también dialogar dentro de la Cámara de Diputados.

Tampoco se cerrarán a discutir, por ejemplo, con el Partido Republicano…

De hecho, dentro de las cosas en que tengamos acuerdos, tendremos que conversarlo igual, vamos a tener que debatir de cara a todo el país.

Tras las votaciones en la CC, se dejó entrever una distancia del PC con el Frente Amplio. ¿Cree que la división de Apruebo Dignidad en la CC pueda trasladarse al Parlamento y afectar al gobierno de Boric?

No, si bien tenemos una responsabilidad política dentro de la Convención, del Congreso y de lo que va a ser el gobierno, el proyecto de Apruebo Dignidad demostró su mayor unidad en las elecciones presidenciales. Y estas diferencias no van a influir en el compromiso que tenemos con el programa de gobierno. Esperamos ir superando esto y conversando nuestras propias diferencias para encauzar el camino a la nueva Constitución de buena manera, para que nos permita estar a la altura de los anhelos, esperanzas y expectativas que se tienen.

Usted mencionó en entrevista con La Segunda que con el Frente Amplio tienen “un proyecto común que marca ejes fundamentales de transformaciones profundas”. ¿Cómo van a llevar eso a la práctica considerando la composición del nuevo Congreso y las disyuntivas que hay dentro del mismo Apruebo Dignidad?

Dentro de Apruebo Dignidad ya estamos resolviendo diferencias, y vamos a trabajarlas porque lo fundamental es el programa de gobierno. Eso es lo primero. Y si hay algo a lo que estamos dispuestos es a trabajar en el Parlamento, a que todas las transformaciones sociales que hemos comprometido las discutamos de cara al país. Eso va a implicar, entonces, que conversemos con sectores que también se sientan convocados con esas transformaciones, que van más allá de la cantidad de parlamentarios que tengamos de Apruebo Dignidad. En eso, por lo menos, ya estamos trabajando intensamente.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.