Ignacio Walker, expresidente de la Democracia Cristiana: “Tal vez llegó la hora de cambiarnos de nombre a Partido Democrático de Centro (PDC)”

Foto: Mario Téllez/Archivo

El exsenador también lanza una advertencia al PS, al PPD y al PR. “Tienen que entender de una vez por todas que la DC nunca ha sido y nunca va a ser un partido de izquierda”, sentencia.


Cuenta que está escribiendo un libro sobre sus reflexiones como legislador católico y otro sobre la transición chilena. El expresidente de la Democracia Cristiana Ignacio Walker hoy está alejado de la primera línea -es investigador de Cieplan y profesor de la Universidad Católica de Valparaíso-, pero no de la política. Y en esta entrevista aborda la contingencia. Defiende la decisión de su partido de aprobar la idea de legislar de la reforma tributaria del gobierno y advierte a sus socios que ya no aguantarán el “bullying”. Pero también hace una reflexión sobre su propia colectividad y sostiene que quizás es el momento de dar un giro e incluso cambiar de nombre.

Viendo las consecuencias, ¿sigue respaldando la decisión de la DC de aprobar la idea de legislar de la reforma tributaria?

Felicito a la bancada y a la directiva de la DC por saber anteponer el interés de Chile a esta suerte de rencillas, escaramuzas, guerra de guerrillas en que se ha convertido la política interna. En segundo lugar, es digno de destacar lo que han obtenido, nadie se puede extrañar de las cosas que se le estaban pidiendo al gobierno. Pero lo tercero es lo más importante, es un argumento político y de poder: lo que la DC le ha comunicado al país es que no va a aceptar más el bullying y que sea ninguneada, tironeada, especialmente hacía la izquierda y desde la izquierda.

¿Qué significa en la práctica?

Que vamos a hacer nuestra política con mucha autonomía. Los partidos de izquierda, sobre todo nuestros amigos tradicionales, el PS, el PPD, el PR, tienen que entender de una vez por todas que la DC nunca ha sido y nunca va a ser un partido de izquierda, y tienen que entender que si la siguen tironeando hacia la izquierda, lo único que vamos a hacer es seguir subsidiando a la derecha.

Pero esto también ha generado divisiones internas en el partido e incluso varios diputados están en “estado de reflexión” frente a su militancia, ¿qué le parece?

Más que divisiones, hay legítimas diferencias. Lo importante es entender que la DC tiene una gran diversidad interna. Por lo tanto, cada uno tiene que tratar de contar hasta 10, aplicar un poco más de autocontención, ventilar los temas al interior del partido más que por la prensa, porque están todos los canales abiertos.

Pero ¿no siente que se evidencian las dos almas? Una más conservadora y otra más progresista.

Siempre ha habido dos o tres o más almas al interior de la DC. A fines de los años 60 eran los oficialistas, los rebeldes y los terceristas; los rebeldes terminaron como Mapu, los terceristas como IC y el partido subsistió a esos grandes quiebres. Después vino el quiebre con Adolfo Zaldívar. Los más de 20 partidos políticos de izquierda, incluida la ex Nueva Mayoría y ex Concertación, deben entender que la DC no es un partido de izquierda, eso es lo básico para empezar a conversar.

¿No le da miedo un aislamiento de la DC?

Cuando fui presidente del partido nuestro lema fue “identidad sin complejos”. Siempre actuamos en el marco de la Concertación y contribuimos a formar la Nueva Mayoría, pero con identidad sin complejos, y eso causaba irritación en muchos partidos, pero no cedimos en esa política, porque los partidos tienen historia, cultura, electorado, narrativa, discurso, una subjetividad que hay que respetar. Yo no le temo a que existan dos almas, tres almas en el partido en la medida en que logramos sostener una base común. Pero el tema es mucho más de fondo, tal vez llegó la hora de cambiarnos de nombre a Partido Demócrata de Centro (PDC).

¿Cómo es eso?

Hablo de un centro con personalidad, democrático y reformista. Ni conservador ni revolucionario, más allá de derechas e izquierdas como fue nuestra definición a fines de los años 30, que cree en la gradualidad de los cambios, comprometido con los derechos humanos, sin ambigüedades ni doble estándar, que da cuenta de la sociedad actual y los desafíos del futuro, con una mirada centrada en los nuevos sectores medios, en los jóvenes y las mujeres. Finalmente, un centro donde converjan el socialcristianismo, la socialdemocracia y el social liberalismo. No le tengo miedo a hacer esta discusión.

¿Y eso no es renegar de las raíces cristianas del partido?

No se trata de renegar de nuestras raíces cristianas, porque el humanismo cristiano es nuestra filosofía política, pero el espacio de la DC es cada vez más reducido, por lo tanto, tenemos que procurar una convergencia con otros humanistas, con otras miradas políticas y culturales. Chile sigue siendo un país más de centro que de extremos, pero ese mundo está huérfano de representación política.

Muchos lo apuntan a usted como uno de los impulsores del camino propio, ¿se hace cargo de eso?

Nunca he sido partidario del camino propio, he sido partidario sí, con mucha fuerza, de una identidad sin complejos. Evidentemente que si me quieren acusar de haber marcado con mucha fuerza la identidad del partido soy culpable, pero eso no es sinónimo de camino propio. Caminamos con la Concertación y fui socio fundador de la Nueva Mayoría. Sin embargo, tampoco puedo esconder que el gobierno de la Nueva Mayoría no terminó bien, pero que no se me impute a mí el resultado de 2017, porque no era siquiera el presidente del partido.

Usted firmó el origen de la Nueva Mayoría, que incluyó al PC, ¿se siente responsable de las diferencias surgidas en la centroizquierda?

Claramente, no. No me arrepiento de haberlo firmado, porque nadie de los partidos de la oposición quería construir un quinto gobierno de la Concertación. Había un ciclo que había concluido, exitosamente, a mi juicio, por lo tanto, cuando hablamos de una nueva mayoría social y política, estábamos viendo cómo responder a la nueva realidad del país. Confieso que, más que el tema del PC, yo nunca entendí, y la verdad es que no lo entiendo hasta el día de hoy, por qué Michelle Bachelet cambió tan brutalmente de libreto en relación a su primer gobierno. Ahí se cometió un error muy grande, en el sentido de inventar la rueda, del ánimo refundacional, de la desmesura y la lógica del primer tiempo, de un lenguaje que alienó a los sectores medios, a los independientes, a los moderados, de centro, que terminó votando por Sebastián Piñera.

Con el paso del tiempo, ¿no hace una autocrítica por haber respaldado a un gobierno sin haber leído el programa?

Pero si ningún partido en Chile ha leído ningún programa en 20 años. Yo no sé por qué hay tanta sorpresa frente a algo que es propio de la monarquía presidencial chilena. Los programas presidenciales los deciden el candidato con una o dos personas. Por ejemplo, el tema de la gratuidad universal, que no era nuestro acuerdo, fue una sorpresa, entonces, yo dije la verdad nomás.

Con todo, en las próximas reformas, ¿la oposición tienen que actuar en unidad?

Depende de cuáles son los temas que se debaten, depende de cuáles son las visiones de cada partido. Una de las cosas que a mí me tienen impactado es que el PS y el PPD, aparentemente, hayan decidido votar en contra el Tratado Transpacífico, suscrito por Michelle Bachelet, militante socialista, Presidenta de la República; por Heraldo Muñoz, militante PPD, canciller y, además, presidente del partido. Dos partidos aliados y amigos van a votar en contra de Bachelet y Muñoz en un proyecto que es de la esencia de la estrategia de desarrollo que hemos impulsado durante 30 años. Entonces, ¿quién le tiene que dar explicaciones al país? ¿Nosotros? Esa sí que va a ser una prueba de fuego.

De nuevo una oposición dividida.

El TPP no es un tema entre gobierno y oposición, es un tema entre los Twitter y las redes sociales, por un lado, y la responsabilidad política de los parlamentarios.

¿Hay partidos de oposición que le tiene miedo a lo que diga el Frente Amplio en redes sociales?

Por supuesto que sí. Me lo han dicho los propios parlamentarios de distintos partidos.

Seguir leyendo