Los argumentos del Gobierno para restarse del pacto migratorio

Autor: C. Portilla

ubilla
AgenciaUno

El subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, señaló que este pacto evolucionó a uno que "refleja estándares internacionales que no son aplicables con la política migratoria chilena". 


Durante la jornada de hoy se conoció que el Gobierno decidió restarse del pacto migratorio de la ONU, a pesar de haber participado activamente en las negociaciones de este.

La tarde de este domingo, desde el gobierno dieron a conocer los argumentos para no participar de este pacto que deberá ser ratificado por los países integrantes de Naciones Unidas este 10 y 11 de diciembre en Marruecos.

Según detalla el texto, “la última versión del instrumento refleja ciertos estándares internacionales que no son compatibles con nuestra política migratoria, pues no resguardan de manera adecuada los intereses de Chile en esta materia”.

Es así como identifican tres argumentos que llevan a Chile a restarse de la iniciativa:

  1. Frente a ciertos eventos del fenómeno migratorio, el Pacto no distingue claramente entre los derechos y obligaciones que asisten a migrantes regulares e irregulares. Por ejemplo, en cuanto a la pertinencia de la detención y las circunstancias en que procede la reunificación familiar.
  2. El Pacto establece una jerarquización de ciertos criterios que flexibilizan los procesos de regularización, como la movilidad laboral. Esta jerarquización no es coherente con la política migratoria de Chile.
  3. Se establecen beneficios a ciertas categorías de migrantes, como aquellos que abandonan su país por causa de desastres naturales. Esta diferenciación no tiene correlato en el derecho internacional y pone en riesgo el carácter excepcional del refugio como forma de protección internacional.

Sumado a lo anterior, mencionan que si bien este pacto no crea obligaciones internacionales, muchas de sus disposiciones si utilizan un lenguaje vinculante, lo que según explican podría dejar la puerta abierta para que “actores internacionales interfieran en el diseño de la política migratoria nacional”.

Finalmente desde el Gobierno detallan que “si bien el Pacto es correcto en su espíritu, la ambigüedad de los estándares que establece presentan un riesgo al diseño de una política migratoria responsable”.

En la misma línea el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, mencionó que “Chile está completamente de acuerdo que el fenómeno de las migraciones es un fenómeno que requiere de la cooperación internacional”, pero que “el espíritu del pacto migratorio fue evolucionando desde un pacto que apuntaba a la necesaria cooperación internacional hacia un pacto que refleja estándares internacionales que no son aplicables con la política migratoria chilena”. 

Según puntualizó la autoridad, “no corresponde que iniciativas que tienden a orientar la acción internacional se constituyan -por conceptos de las ambigüedades propias del texto o por afirmaciones categóricas- en una especie de camisa de fuerza respecto a lo que posteriormente corresponde a cada país hacer”.

Seguir leyendo