Senado despacha a ley reforma que habilita plebiscito de abril y proceso constituyente

Imagen-A_UNO_1141480

Senadores opositores aplauden tras la aprobación del proyecto. Foto: Agenciauno

Cámara Alta aprobó por 38 votos a favor y tres en contra modificación al capítulo XV de la Carta Fundamental. Diputados, aprobaron tres reformas constitucionales para asegurar paridad de género, escaños reservados y participación de independientes.




A poco más de una semana de que comiencen a correr los plazos legales que tiene el Servicio Electoral para elaborar, auditar y publicar el padrón habilitado para votar en el plebiscito del 26 de abril del próximo año, el Senado despachó a ley la reforma constitucional que habilita la consulta y, con ello, el proceso constituyente.

La norma que había emanado el día anterior de la Cámara de Diputados, fue ratificada en su segundo trámite -sin modificaciones- por la sala de la Cámara Alta, donde logró el quórum de 2/3 que requería con 38 votos a favor y tres en contra. Los rechazos vinieron de los independientes Alejandro Guillier y Kenneth Pugh (Pro RN) y del senador Alejandro Navarro (País Progresista), mientras que los respaldos abarcaron a todo el arco de Chile Vamos y la centroizquierda, incluyendo al senador del Frente Amplio, Juan Ignacio Latorre (RD).

El hito selló el "acuerdo por la paz social y la nueva Constitución" al que llegó la madrugada del 15 de noviembre un grupo transversal de diez partidos políticos para iniciar un proceso constituyente, en medio de uno de los momentos más complejos de la crisis social y política que atraviesa el país.

La norma aprobada reforma el Capítulo XV de la Constitución, estableciendo un mecanismo para elaborar una nueva Carta Fundamental a través de la convocatoria al plebiscito de abril. En dicha consulta, la ciudadanía podrá pronunciarse ante la alternativa de generar un nuevo texto constitucional y, asimismo, respecto del mecanismo, donde podrán elegir entre una convención constitucional 100% electa por la ciudadanía o una convención constitucional mixta, que incluya un 50% de parlamentarios en ejercicio.

Pese a que la Comisión de Constitución de la Cámara Alta había logrado reponer la noche del miércoles -tras su rechazo en la Cámara Baja- tres disposiciones transitorias que buscaban asegurar paridad de género, escaños reservados y un mecanismo que facilitaba la participación de independientes en el órgano constituyente, dichas enmiendas no corrieron la misma suerte este jueves en la sala, al no lograr el quórum de 3/5 que necesitaba para su aprobación. La norma se dio por rechazada con 23 votos a favor, 14 en contra y ninguna abstención.

Sin embargo, cuatro senadores optaron por no emitir su voto: Jacqueline Van Rysselberghe (UDI), quien tuvo que retirarse antes para tomar un avión, José García Ruminot (RN), Francisco Chahuán (RN) y la independiente Carmen Gloria Aravena. Mientras que el senador Manuel José Ossandón se encontraba con permiso constitucional y su par Francisco Huenchumilla (DC) no pudo asistir por encontrarse con licencia médica.

Desde Chile Vamos, tal como ocurrió en la Cámara el miércoles, acusaron a la oposición de no estar honrando su palabra, al incorporar indicaciones al texto pactado por los partidos políticos. Mientras que la centroizquierda defendió su derecho de "perfeccionar" el proceso que se abrió con el pacto del 15 de noviembre.

Pese a que el rechazo de esas normas era un escenario previsible, la jornada en el Senado se dio en un ambiente totalmente opuesto al que marcó la sesión del miércoles en la Cámara Baja, donde hubo permanentes manifestaciones e, incluso, mujeres feministas lograron irrumpir al interior del hemiciclo para protestar ante la inminente derrota de la paridad de género.

Tras el rechazo a las enmiendas complementarias, en todo caso, las senadoras de oposición anunciaron que ingresarán una reforma constitucional para avanzar en esas tres materias.

Cámara aprueba proyectos

En la Cámara Baja, en tanto, siguieron avanzando las reformas constitucionales presentadas por RN y la oposición para revertir el rechazo de las indicaciones en sala el miércoles.

Pese a que inicialmente se había contemplado la posibilidad de que esas normas se ingresaran como reformas de Ley Orgánica Constitucional, tanto la de paridad de género, como las que aseguran participación de pueblos originarios e independientes terminaron siendo aprobadas por la Comisión de Constitución de esa corporación como reformas constitucionales a los artículos transitorios de la actual Carta Fundamental. Esto, permite que de ser aprobadas no deban pasar por el control preventivo del Tribunal Constitucional.

Así pasadas las 20 horas los diputados aprobaron en general el proyecto que busca asegurar la paridad de género y un mecanismo para mayor participación de independientes, por 144 votos a favor y solo un voto en contra del diputado RN, Leonidas Romero.

Respecto de la primera, que establece que las listas conformadas por un solo partido, independientes y pactos electorales "deberán estar encabezadas por una candidata mujer y se ordenarán sucesivamente de forma alternada con las candidaturas de hombres" y, además, fija un mecanismo de corrección posterior a la elección para "asegurar un 50% de cada género", se aprobó en particular por 98 votos a favor, 30 en contra y 17 abstenciones. La oposición votó en bloque, mientras que RN se dividió (10 a favor, 5 en contra y 15 abstenciones), Evopoli aprobó y la UDI rechazó, a excepción de Jaime Bellolio, quien se abstuvo.

En el caso de los independientes la norma aprobada establece que dos o más candidatos podrán agruparse en un pacto electoral por distrito. Además, se aprobó en particular (por 107 a favor, 35 en contra y tres abstenciones) una rebaja del 0,5% actual a 0,4% del requisito de firmas -en relación al número de votantes que participó en la última elección de diputados por cada distrito- que deben recopilar los independientes que quieran inscribir sus candidaturas.

Los parlamentarios también aprobaron, por 141 votos a favor y uno encontra del mismo Romero, la reforma que asegura escaños reservados para pueblos originarios. Sin embargo, fueron rechazados aquellos artículos que establecían guarismos y los respectivos mecanismos de elección, los que podrían ser incorporados en su segundo trámite en el Senado o ser normados en una ley aparte.

Según establece la propia reforma al capítulo XV despachada este jueves, y si es que gana la opción por una nueva Constitución en el plebiscito de abril, de aprobarse cualquiera de las enmiendas complementarias antes del 25 de junio de 2020, estas podrán regir para la elección de los convencionales constituyentes de octubre de ese año.

Comenta