¿Te hacen faltas vitaminas? Su importancia para detener al coronavirus

Ilustración: César Mejías

Lo que cantaba Soda Stereo también deberíamos preguntárnoslo ante la amenaza del covid-19. Expertos y estudios demuestran su importancia para nuestro sistema inmune.




Cada vez aparecen más artículos sobre dietas especiales para enfrentar el covid-19, los alimentos que se debiesen ingerir para tener mejores defensas, además de suplementos alimenticios y vitamínicos para fortalecer nuestro sistema. Pero como siempre en estos tiempos, donde además reina la automedicación y la incertidumbre, la saturación de información provoca más confusión que claridad. Para despejar dudas y eliminar mitos, Práctico conversó con tres expertos en nutrición y vitaminas.

¿Para qué sirven las vitaminas?

Las vitaminas y minerales son piezas fundamentales para el funcionamiento de nuestro cuerpo. “Desarrollan cientos de roles”, explica Ricardo Ortega, director médico de VitaWellness, como cicatrizar heridas, fortalecer huesos, producir músculo, piel y pelo, además de estimular nuestro sistema inmune, entre otras miles de acciones.

“Para generar todos esos procesos, que ocurren simultáneamente, nuestros cuerpos necesitan, por decirlo así, distintos materiales. Esto se componen de al menos 30 vitaminas, minerales y otros nutrientes que el cuerpo no puede producir por sí mismo”, comenta el médico. “Necesitamos obtenerlos a partir de una dieta balanceada o, en su defecto, complementarla con suplementos”.

“Cada etapa de la respuesta inmune depende de la presencia de ciertos micronutrientes”, agrega María José Acevedo, nutricionista y magíster en Nutrición Humana en la Universidad de Chile. “Los más importantes son las vitaminas A, B6 , B12 , C, D, E, además del ácido fólico, oligoelementos como zinc, hierro, selenio, magnesio y cobre, y también ácidos grasos como el omega 3”. Muchos de ellos actúan de forma sinérgica, es decir, se apoyan mutuamente, por eso ambos expertos coinciden en que una dieta saludable es esencial para cubrir estos requerimientos. “Pero a gran parte de la población le cuesta mucho comer bien”, dice Acevedo y “en estos casos se hace necesario recurrir a suplementos”.

¿Es necesario el refuerzo de vitaminas en pandemia?

Depende de tu estilo de vida y alimentación. “En general, una persona que come toda la cantidad de calorías que necesita, y que come un adecuado aporte de macronutrientes —me refiero a proteínas de distintos orígenes e hidratos de carbono de distintas fuentes, lo mismo las grasas—, una buena ingesta de frutas y verduras, tienden a tener suficientemente cubierto su requerimiento de vitaminas y minerales”, explica Karen Salvo, nutrióloga de la Clínica Alemana.

En el caso de que tengamos una carencia, efectivamente “la función inmune puede mejorarse restaurando niveles de micronutrientes que se encuentren en deficiencia, llevándolos a los niveles recomendados”, complementa María José Acevedo. "De esta forma, se contribuye a aumentar la resistencia a una infección, apoyando a una recuperación más rápida en caso de tenerla”.

El poder de la vitamina C

Hay varios artículos dando vuelta que aseguran que las vitaminas C y D son clave para el combate del covid-19. Uno de los más específicos es el que apareció en el sitio latino de la Deutsche Welle: ahí describen la investigación de Adrian Gombart, científico del Instituo Linus Pauling de la U. Estatal de Oregón, que revisó los resultados de diversos estudios respecto al rol de las vitaminas en el sistema inmune. Su equipo, además, descubrió que la vitamina D “regula la expresión de un gen que codifica un péptido antimicrobiano”, lo que significa que la vitamina está involucrada en los mecanismos de defensa inespecíficos del cuerpo, la primera defensa ante un invasor como el virus. “La vitamina D también está involucrada en la regulación de otros genes inmuno-relevantes”, comenta el científico en el artículo. La falta de ella, por lo tanto, podría facilitar la entrada de un organismo extraño.

En cuanto a la vitamina C, esta también tiene un rol fundamental para mantener al covid-19 fuera de nuestras vidas. “La vitamina C es necesaria, entre otras cosas, para la formación de especies reactivas de oxígeno, también llamadas radicales de oxígeno. Estos radicales son otra arma del cuerpo en la lucha contra los patógenos”, explica en ese artículo Isabelle Schiffer, genetista e investigadora geriátrica.

Los tres especialistas consultados por Práctico coinciden en estas afirmaciones. “El consumo de vitamina C ayuda a disminuir la inflamación a nivel sistémico”, dice Ricardo Ortega. “Es así como estimula la producción de glóbulos blancos, incidiendo directamente en nuestras defensas”.

La nutricionista María José Acevedo, por su parte, agrega que “la ingesta diaria recomendada (IDR) para vitamina C se puede cubrir e incluso sobrepasar fácilmente cumpliendo con la recomendación de 5 porciones de frutas y verduras diariamente”.

“Se ha visto que los niveles de vitamina C, en presencia de una infección, caen a la mitad de su concentración en sangre, y en personas mayores, con neumonía, se ha descrito que puede reducir la gravedad de la enfermedad y el riesgo de muerte”.

En invierno, vitamina D = refuerzo

Ya nos quedó claro, tras el ataque del coronavirus en el hemisferio norte y la evidencia científica que ha dejado, del rol fundamental que cumple la vitamina D en las defensas del cuerpo. “El consumo de vitamina D es importante, ya que es considerado un inmunomodulador muy importante, que ayuda en el desarrollo de linfocitos sanos”, relata Ortega.

“Cuando apareció el covid-19, en el hemisferio norte estaban en invierno —ahora en primavera—, por lo tanto probablemente estaban con niveles de vitamina D más bajos —ya que está se sintetiza con la radiación solar—, a diferencia de nosotros, que venimos del verano”, comenta la nutrióloga Karen Salvo.

Asimismo, la nutricionista María José Acevedo asegura que “se ha visto que las personas con deficiencia de vitamina D padecen la enfermedad de una forma más grave”. Incluso, comenta que la deficiencia de este nutriente “contribuye al síndrome de dificultad respiratoria aguda”.

“La complicación del covid-19 estaría dada por la tormenta de citoquinas, que es una sobrerreacción del sistema inmune. La vitamina D contribuye a reducir esa tormenta inducida por el sistema inmune innato”, profundiza Acevedo. “Recurrir a suplementos de colecalciferol (Vitamina D3) sería algo esencial” para enfrentar de mejor forma al coronavirus.

¿Qué hacemos entonces? Karen Salvo recomienda aprovechar los rayos de sol cuando sea posible, por supuesto dentro de los espacios abiertos de nuestros hogares. “No es tan fácil, pero si tenemos terraza o jardín, salir un poco al sol ayudará mucho”.

Consejos finales

Ahora —y más que nunca, ya que además se viene el invierno— hay que ser mateos con el autocuidado. Sabemos que la vitamina C y D son fundamentales para que nuestro sistema inmunológico esté fortalecido como una muralla, pero la gran pregunta que te podrías estar haciendo es: ¿qué más puedo hacer? Los expertos nos dieron varias recomendaciones.

Además de la vitamina C, Ricardo Ortega destaca que es importante el glutatión, “un antioixidante potente que se encuentra en alimentos como la cúrcuma, el ajo o el broccoli”. El médico también recalca que se debiese ingerir algún probiótico —que se encuentran en productos naturales fermentados, como el yogur, el chucrut o la combucha— “ya que mantener un sistema digestivo sano es fundamental en su rol sobre el sistema inmune”.

María José Acevedo insiste en la vitamina C. “Se puede sobrepasar la IDR con una alimentación que incluya cinco porciones de frutas y verduras” y, además, comenta que “han planteado que una dosis suplementaria de 100 a 200 mg/día podría contribuir a reducir riesgos, sobre todo en personas con baja ingesta de frutas y verduras, obesos y fumadores”.

Mientras que Karen Salvo explica que el desafío es mantener “una alimentación lo más variada y completa posible”, porque nuestro cuerpo necesita este abanico de vitaminas, minerales y antioxidantes. “Necesitamos consumir alimentos como el pescado, que es rico en ácidos grasos y en omega 3, y que tiene un efecto antiinflamatorio”. También destacada el consumo de “naranjas y limones, ricos en vitamina C, además de frutos rojos como las berries, ricos en antioxidantes”.

Comenta