Biden podría suavizar pronto los aranceles chinos, en una decisión cargada de tensiones políticas

Un puerto de contenedores en Shanghai. El plan de anunciar un recorte de los aranceles chinos ha sido pospuesto repetidamente por la administración de Biden, dicen funcionarios y expertos en comercio. FOTO: QILAI SHEN/ BLOOMBERG NEWS

La Casa Blanca quiere tomar medidas para reducir la inflación, sin dejar de ser dura con China. Podría incluir una pausa en los aranceles sobre los bienes de consumo, como la ropa y el material escolar, así como el lanzamiento de un amplio marco para permitir a los importadores solicitar exenciones arancelarias.




WASHINGTON- Se espera que el Presidente Biden reduzca pronto algunos aranceles sobre las importaciones chinas, una decisión limitada por objetivos políticos contrapuestos: abordar la inflación y mantener la presión económica sobre Pekín.

Algunas personas relacionadas con la situación dicen que Biden ha estado pendiente de lo que viene en las últimas semanas y que podría anunciar su decisión estos días. Podría incluir una pausa en los aranceles sobre los bienes de consumo, como la ropa y el material escolar, así como el lanzamiento de un amplio marco para permitir a los importadores solicitar exenciones arancelarias.

La Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos (USTR) está llevando a cabo una revisión obligatoria de cuatro años de los aranceles del gobierno de Trump. Un período de comentarios para las empresas y otros que se han beneficiado de los aranceles se cierra este 5 de julio, dando a la administración la oportunidad de calibrar su política.

Mientras sopesa una decisión, Biden se ha visto sacudido por desacuerdos políticos tanto dentro de su gobierno como por fuerzas externas, como empresas, trabajadores y legisladores. Los funcionarios de la administración y los expertos en comercio afirman que se ha pospuesto repetidamente el plan de anunciar un recorte arancelario.

El retraso, dicen, refleja las fuertes divisiones dentro de su gobierno sobre los aranceles a China.

Por una parte, entre su propio gabinete, la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, ha calificado los aranceles como un lastre para la economía, y ha dicho que la administración está buscando formas de reconfigurarlos para ayudar a frenar la inflación. Yellen señaló que algunos de los aranceles heredados no son estratégicos y no abordan las prácticas comerciales desleales de China.

“Reconfigurar algunos de esos aranceles para que tengan más sentido y reducir las cargas innecesarias es algo que se está considerando”, declaró Yellen en una entrevista con ABC News el 19 de junio.

En el otro bando se encuentran la representante de Comercio de EE.UU., Katherine Tai, y el asesor de seguridad nacional, Jake Sullivan, que ven los aranceles como una valiosa palanca para obtener concesiones de China. Estos escépticos quieren un recorte arancelario acompañado de otra medida diseñada para mantener la presión sobre Pekín para que cambie las prácticas que, según Estados Unidos, ponen en desventaja a las empresas y los trabajadores estadounidenses.

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, en Toronto el mes pasado, ha calificado los aranceles como un lastre para la economía y ha dicho que reconfigurar algunos de ellos tiene sentido. FOTO: COLE BURSTON/ BLOOMBERG NEWS

Las posibles medidas incluyen el aumento de los aranceles sobre artículos estratégicos como la maquinaria industrial y los equipos de transporte, mientras se reducen los derechos sobre los bienes de consumo. Estados Unidos también podría iniciar una nueva investigación bajo la Sección 301 de la Ley de Comercio centrada en los subsidios industriales de China sobre artículos de alta tecnología, una política que el USTR ha estado preparando durante meses, según ha informado previamente The Wall Street Journal.

Esta política podría dar lugar a la imposición de aranceles a una nueva serie de productos.

“Desde el punto de vista de la política interna, hay dos preocupaciones muy fuertes que compiten entre sí. Una es la necesidad de que se perciba que se lucha contra la inflación. Y la otra es la necesidad de ser percibidos como muy fuertes a la hora de enfrentarse a China”, dijo Claire Reade, una antigua funcionaria de la USTR para China que ahora está en el bufete de abogados Arnold & Porter.

“La cuestión es cómo tomar todas estas preocupaciones divergentes y armonizarlas en una sola política”, explicó Reade.

El gobierno de Biden ha estado luchando para contener las consecuencias de los altos precios de los alimentos, la gasolina y otros artículos de consumo, que podrían perjudicar a su Partido Demócrata en las elecciones de mitad de período de noviembre.

Sin embargo, los economistas dicen que la eliminación de los aranceles chinos no es probable que tenga un impacto dramático en la inflación. Los analistas del Instituto Peterson de Economía Internacional, Megan Hogan y Yilin Wang, estiman que la eliminación de los aranceles a las importaciones chinas podría reducir la inflación del índice de precios al consumidor en un marginal 0,26 puntos porcentuales al principio. Pero, “a medida que las empresas estadounidenses recortan sus márgenes de beneficio para competir con las importaciones”, eso podría llevar finalmente a una reducción de un punto porcentual en la inflación, añadieron.

Los republicanos, entre ellos el senador Bill Hagerty (Tennessee) y otros, han señalado que, durante más de dos años después de la introducción de los aranceles, hubo pocos signos de inflación o debates relacionados con su impacto en los precios al consumidor.

“¿No sería la eliminación de estos aranceles simplemente alentar más mal comportamiento?”, preguntó Hagerty a Tai en una audiencia reciente. “¿Qué tipo de mensaje enviaría a China?”, agregó.

Katherine Tai, la representante comercial de EE.UU., ha calificado los aranceles a China como "una pieza importante de influencia". FOTO: TING SHEN/BLOOMBERG NEWS

Los defensores de la reducción de los aranceles dicen que es importante que Biden demuestre que se toma en serio la lucha contra la inflación, posiblemente poniendo en pausa los aranceles sobre los bienes de consumo adquiridos por los hogares estadounidenses.

Dado que la Reserva Federal es la principal responsable de controlar la inflación, la reducción de aranceles es una de las pocas opciones políticas de las que dispone el Presidente.

El propio Biden ha dicho en las últimas semanas que está considerando una reducción de los aranceles, afirmando que las tasas fueron introducidas por la administración anterior.

Estados Unidos y China firmaron un acuerdo comercial en 2020, pero Estados Unidos mantuvo la mayoría de los gravámenes sobre las importaciones chinas como medio para garantizar el cumplimiento de las disposiciones del acuerdo, incluidas las promesas de aumentar las compras de productos estadounidenses.

Pekín se ha quedado muy lejos de ese compromiso de compra.

Tai, que fue nombrada por Biden, ha defendido repetidamente los aranceles como una herramienta útil para enfrentarse a China por sus prácticas comerciales.

“Los aranceles a China son, en mi opinión, una pieza importante de influencia, y un negociador comercial nunca se aleja de la influencia”, aseguró Tai en una reunión del subcomité del Senado el 22 de junio.

China lleva mucho tiempo presionando a EE.UU. para que reduzca los aranceles, alegando que perjudican a ambos países.

“Con las altas tasas de inflación en todo el mundo, Estados Unidos debe levantar todos los aranceles adicionales impuestos a China, ya que esto servirá a los intereses de las empresas y los consumidores, y beneficiará a ambos países y al mundo en general”, comentó el representante del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Wang Wenbin, en una conferencia de prensa el 15 de junio.

Como principal arma de su guerra comercial con China, el expresidente Donald Trump impuso aranceles, que van del 7,5% al 25%, a importaciones chinas por un valor aproximado de 370.000 millones de dólares en cuatro rondas, entre julio de 2018 y septiembre de 2019.

La medida se basó en las conclusiones de una investigación de la Sección 301 sobre las prácticas de China relacionadas con la transferencia de tecnología y la propiedad intelectual.

Aunque las primeras rondas de aranceles se aplicaron a artículos estratégicos estrechamente relacionados con la investigación, las listas se ampliaron posteriormente a los bienes de consumo a medida que los funcionarios de Trump aumentaban la presión sobre Pekín.

A la situación de Biden se suman las presiones de poderosos grupos de interés que podrían influir en los resultados políticos en un año electoral.

Como parte de sus esfuerzos para presionar por los recortes arancelarios, la Cámara de Comercio de Estados Unidos ha instado al gobierno a enfocarse en los bienes de verano como piscinas para niños, bicicletas y protector solar. “De un plumazo, el Presidente Biden podría eliminar estos impuestos sobre nuestra diversión veraniega”, sostuvo la Cámara en su blog.

Los sindicatos y los demócratas progresistas, que han tenido una fuerte influencia en la política comercial de Biden, se oponen a los recortes arancelarios. Entre ellos se encuentran los miembros del Comité Asesor Laboral que asesora al USTR, y que representa a los principales sindicatos, como AFL-CIO, United Steelworkers y Service Employees International Union.

Señalaron que no ha cambiado nada en las prácticas de China desde la investigación 301 de Trump, que amerite el levantamiento de los aranceles. En todo caso, escribieron los sindicatos y demócratas progresistas, Pekín “sólo ha redoblado su estrategia y enfoque”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Las "piedras del hambre" solo son visibles cuando los niveles del agua son extremadamente bajos, y llevan mensajes escritos por los antepasados alertando tiempos de pobreza, carencia y hambruna producto de la falta de agua.