Escasez de bencina golpea precios en el sur y este de Estados Unidos tras ciberataque

A hand written sign is posted on a gas pump, showing that the service station is out of all grades of fuel Wednesday, May 12, 2021, in Charlotte, N.C. Several gas stations in the Southeast reported running out of fuel, primarily because of what analysts say is unwarranted panic-buying among drivers, as the shutdown of a major pipeline by hackers entered its fifth day. (AP Photo/Chris Carlson)

En Spartanburg, Carolina del Sur, el 78% de los puntos de venta se quedaron sin gasolina, mientras que Pensacola, Florida y Charlotte, Carolina del Norte, tuvieron tasas de interrupción del 73% y 71%, respectivamente. Los precios de los combustibles anotan mayor valor en seis años.




Los precios promedio de la gasolina en Estados Unidos excedieron los US$3 por galón por primera vez en más de seis años en medio de una creciente escasez de combustible en el sur y el este, mientras que Colonial Pipeline permanece fuera de servicio debido a un ciberataque.

El precio minorista promedio nacional subió a US$3,008, según datos de este miércoles del club automotriz AAA. La gasolina premium al por mayor en el área de Nueva York alcanzó su nivel más alto en tres meses. Las ganancias pueden sumarse a las presiones inflacionarias más amplias, ya que los precios de las materias primas, desde la madera hasta el cobre, también aumentan.

Colonial, el conducto más importante para la distribución de gasolina, diesel y combustible para aviones en Estados Unidos, se desconectó el 7 de mayo producto de un ciberataque. La compañía operadora del oleoducto dijo que espera tomar una decisión el miércoles sobre si reiniciar los flujos de productos petrolíferos.

Mientras tanto, los automovilistas aterrorizados han provocado una corrida en las estaciones de servicio en varios estados. En Spartanburg, Carolina del Sur, el 78% de los puntos de venta se quedaron sin gasolina, mientras que Pensacola, Florida y Charlotte, Carolina del Norte, tuvieron tasas de interrupción del 73% y 71%, respectivamente, según datos del rastreador minorista GasBuddy.

La frustración ha aumentado entre los líderes políticos por los escasos detalles sobre cuándo se recuperará el oleoducto. La secretaria de Energía, Jennifer Granholm, dijo que incluso si Colonial puede reiniciarse el miércoles, tomará días más “acelerar las operaciones”. La Casa Blanca ha anunciado varias medidas para mitigar la creciente crisis que amenaza con obstaculizar la recuperación económica posterior a la pandemia. La administración de Biden dará una sesión informativa a la Cámara sobre el ciberataque en la tarde de este miércoles.

“Esto es algo que exige una atención federal realmente seria”, dijo el martes el gobernador de Florida, Ron DeSantis, antes de declarar el estado de emergencia. “El gobierno debe participar, debe ayudar a mitigar esto. Mi temor es que, si tienes esta escasez de combustible, causará muchos problemas a la gente“.

Colonial conecta las refinerías de la Costa del Golfo con los centros de población desde Atlanta hasta Nueva York y más allá. Cada día, normalmente envía alrededor de 2,5 millones de barriles (105 millones de galones), una cantidad que supera el consumo total de petróleo de Alemania.

Incluso cuando el gasoducto se restablezca a pleno servicio, la gasolina almacenada en Houston tardará unas dos semanas en llegar a las estaciones de servicio de la costa este, según el programa más reciente enviado a los transportistas. Para el diésel y el combustible para aviones, el tiempo de tránsito es aún más largo, aproximadamente 19 días, porque son más pesados y se mueven más lentamente.

A más de cuatro días de la crisis, Colonial solo ha logrado reiniciar un pequeño segmento del gasoducto como medida provisional. Mientras tanto, la escasez de combustible siguió empeorando. En Atlanta, el 20% de las estaciones de servicio estaban secas el martes por la tarde, según el rastreador de combustible minorista GasBuddy.

Dax Valenti llena su estanque y bidones en Tampa, Florida.

Dos de los propietarios de paradas de camiones más grandes del país, Love’s Travel Stops & Country Stores Inc. y TravelCenters of America Inc., confirmaron que el combustible escasea en algunos estados. Ambas empresas dijeron que están tomando medidas extraordinarias para reponer los tanques. La situación en los estados del sureste se está “deteriorando rápidamente”, dijo Brad Jenkins, vicepresidente senior de Pilot, propietario de la parada de camiones, en un correo electrónico.

La administración de Biden emitió una orden el domingo que extiende la cantidad de tiempo que los conductores de camiones pueden pasar al volante cuando transportan combustible en 17 estados y el Distrito de Columbia. El martes por la noche, el Departamento de Transporte dijo que 10 estados podrían permitir cargas de camiones de gasolina y otros combustibles más pesadas de lo normal.

Los reguladores federales de transporte también dieron el primer paso hacia la exención de la Ley Jones, de 101 años de antigüedad, que prohíbe a los barcos con bandera extranjera y con personal transportar productos desde un solo EE.UU. puerto a otro. Hasta ahora, los comerciantes de combustible han redirigido al menos una carga internacional de gasolina y otra de diésel hacia la costa Esta de EE.UU., según datos de envío compilados por Bloomberg.

La gasolina no es el único producto derivado del petróleo amenazado. En un esfuerzo por reforzar los inventarios de combustible para aviones, Southwest Airlines Co. ha comenzado a transportar suministros a Nashville, Tennessee y otras ciudades. Hasta ahora, ningún vuelo de Southwest se ha visto afectado por el cierre del oleoducto; más bien, la aerolínea dijo que está “gestionando activamente” las reservas de combustible. United Airlines Holdings Inc. cargó combustible adicional en los vuelos para preservar los suministros locales en lugares como Baltimore y Greenville-Spartanburg, Carolina del Sur.

Los envíos de emergencia de gasolina y diésel desde Texas ya están en camino a Atlanta y otras ciudades del sureste en camiones.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.