Gabriel Boric y fondos en las AFP: “No vamos a tocar un peso de las cuentas individuales”

El candidato presidencial del Frente Amplio, Gabriel Boric.

El candidato presidencial del Frente Amplio, no obstante, fue preciso en señalar que su programa incluye terminar con las AFP y reemplazarlas por un sistema público sin fines de lucro. En un live del portal economina.cl enfatizó también que se debe mantener la autonomía del Banco Central, pero advirtió que se deben equilibrar los objetivos macro con necesidades de la población.




Desde Iquique participó este lunes por la noche el candidato presidencial del Frente Amplio (FA), Gabriel Boric, en un live del portal www.economina.cl., donde dio cuenta de sus prioridades en materia económica y social. Abordó el sistema de pensiones, la autonomía del Banco Central y los equilibrios macroeconómicos, entre otros tópicos. Sostuvo que entre los ejes programáticos que sustentan su candidatura figuran “avanzar en la concreción de derechos sociales universales hacia una mayor igualdad; iniciar el camino de la descentralización y desconcentración, que implique una mejor redistribución de la riqueza y desconcentrar el poder. Si lo logramos, sería tremendamente significativo”.

Medidas

Explicó que la primera medida que abordaría un eventual gobierno suyo sería “superar la crisis sanitaria y económica actual”. Indicó que uno de los problemas de ello es bajar el desempleo, que en la actualidad está en 10,2%, lo cual debe ser acompañado de una reducción de la tasa de informalidad. Destacó que la recuperación de la actividad económica de abril, con un Imacec de 14,1%, fue impulsada por minería y construcción, sectores que utilizan mayormente mano de obra masculina. En ese sentido sostuvo que “un defecto de la pandemia es que hemos retrocedido 10 años en la inserción laboral de la mujer. Puede haber recuperación, pero se esconde eso. Si dejamos operar solo al mercado y no ponemos el criterio hacia dónde debe ir la economía, se esconde un sinnúmero de desigualdades”.

En general, en la entrevista, prácticamente no abordó el tema impositivo, pero aludió al IVA (Impuesto al Valor Agregado) como “el impuesto más regresivo que tenemos; en principio hay que estudiarlo más. Aumentarlo o tener IVA diferenciado es complicado, porque las rebajas de IVA no se traducen en reducción de precios”. Tampoco se mostró disponible a tocar el tributo a los combustibles: “Quienes proponen quitarlo... cómo se les ocurre, es de los pocos impuestos verdes que tenemos, de los pocos que generan incentivo y es relativamente progresivo”.

En el ámbito educativo el candidato del FA dijo ser partidario de condonar las deudas educativas del CAE, “que son unos US$8 mil millones, más los créditos Corfo y fondos solidarios, con otros US$4 mil millones. Creo que es deber moral terminar con las deudas educativas, estoy dispuesto a discutir progresión, pero no se hará de un día para otro, porque son en total unos US$ 12 mil millones”.

Equilibrios macro y fiscal

Boric sostuvo que cree en los equilibrios macroeconómicos y fiscales. “Creo que la preocupación por tener equilibrio entre ingresos permanentes y gastos permanentes del Estado es una muy importante”. Añadió que la mantención de esto es crucial para el modelo de desarrollo del país, ya que se debe considerar que el efecto del gasto público puede tener impacto en la inflación o el tipo de cambio. En definitiva, a su juicio, se deben “equilibrar objetivos macro con necesidades urgentes del pueblo de Chile, y mirar el largo plazo. Si se hacen tonteras, siempre los más perjudicados serán los más pobres”.

Consultado acerca de la autonomía del Banco Central, Boric puntualizó que “hay poco de discusión, el Banco Central ha cumplido un rol tremendamente importante; en su labor de control de la inflación lo ha hecho razonablemente bien”. Sin embargo, consideró “razonable que se le pidan otros objetivos, con argumentos serios como, por ejemplo, políticas de empleo”. Además manifestó que es importante “que la autonomía corra para ambos lados, ya que cada vez que habla (Mario) Marcel es como escrito en piedra... nadie puede opinar del IPoM. Debemos discutir qué significa esa autonomía”. En todo caso, fue tajante en precisar que no está de acuerdo con presionar políticamente al Central “para financiar gasto fiscal corriente”.

Pensiones

En materia de pensiones Boric dijo que el tema “no permite caricaturas” y enfatizó que “nuestra postura es que hay que terminar con las AFP; debe ser un sistema público sin fines de lucro, con aporte tripartito (empleador, trabajador y Estado), combinado con elementos de solidaridad y considerando la historia del ahorro individual”. No obstante, señaló que respecto de quienes tienen historia de ahorro individual, se debe descartar que “esos fondos vayan a ser usurpados para ser usados en cuestiones que no fueron destinados al comienzo”. En esa línea, aseguró que “no vamos a tocar un peso de las cuentas individuales”. Ahora, hacia adelante, dijo que “no creemos que en el futuro tenga que haber una lógica de propiedad respecto de los fondos previsionales. Eso es algo que debemos estar abiertos a discutir. Mientras no nos pongamos de acuerdo, se seguirán jubilando miles de chilenos con pensiones bajísimas, y eso no lo podemos seguir permitiendo”.

Boric planteó que el sistema de reparto, como operó en el siglo XX, “no es sostenible” en la actualidad, y que “cualquier reforma sustantiva al sistema de pensiones debe estar pensada para durar generaciones”. Por lo mismo, reconoció, ello “requiere de acuerdos amplios, con gente que no necesariamente piense igual que nosotros. Las AFP son parte del problema, pero no es el único problema. El problema son los bajos sueldos”. Por último indicó que el sistema de pensiones “tiene que asegurar un colchón de dignidad, que hoy no lo hace, y que sea similar al sueldo mínimo. La pensión básica solidaria no alcanza y eso requiere una inversión pública importante y una mayor cotización; con 10% no alcanza y eso es un consenso bastante transversal”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.