La caída de los beneficios de Target y Walmart expone los problemas de inflación de los minoristas

Una tienda de California operada por Walmart anunció que los costes de la cadena de suministro y de los empleados afectaron a sus últimas ganancias trimestrales. FOTO: ALISHA JUCEVIC/ THE WALL STREET JOURNAL

El aumento de los costos del combustible, de los productos y de los salarios, hace que algunas empresas se replanteen cómo y cuándo subir más los precios. Los inversores se deshicieron de las acciones de Walmart Inc., Target Corp. y otras grandes cadenas, registrando algunas de las mayores bajas desde el desplome del mercado en 1987, ante el temor de que las empresas no sean capaces de trasladar los precios más altos a los consumidores.




La inflación está alcanzando a algunos de los mayores minoristas de Estados Unidos, ya que sus recientes resultados trimestrales se vieron afectados por el aumento de los costos de todo, desde los productos hasta el combustible.

Los inversores se deshicieron de las acciones de Walmart Inc., Target Corp. y otras grandes cadenas, registrando algunas de las mayores caídas desde el desplome del mercado en 1987, ante el temor de que las empresas no sean capaces de trasladar los precios más altos a los consumidores. También ha avivado la preocupación en los mercados financieros sobre la capacidad de resistencia de empresas que emplean colectivamente a millones de trabajadores en Estados Unidos y en el extranjero.

Los descensos formaron parte de una amplia oleada de ventas el miércoles, que borró un 3,6% o más de 1.100 puntos del Promedio Industrial Dow Jones, y un 4% del índice general S&P 500. Este año, los principales registros han caído en consecuencia con las medidas de la Reserva Federal de subir los tipos de interés para luchar contra la mayor inflación en décadas.

La venta, que comenzó a principios de este año con empresas tecnológicas de alto nivel como Nvidia Corp. y Meta Platforms Inc., tiene ahora a los inversores luchando con la idea de que la economía podría dirigirse hacia una recesión. El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, señaló el martes que la determinación del banco central en la lucha contra la inflación no debe ser cuestionada, incluso si requiere hacer subir el desempleo.

“Este año estamos realmente inmersos en un susto inflacionista y, esencialmente, la preocupación es que la Fed vaya a ahogar agresivamente el crecimiento, así como la inflación”, comentó Garrett Melson, estratega de carteras de Natixis Investment Managers.

Las acciones de Target se desplomaron un 25% después de que el minorista publicara unos beneficios trimestrales más débiles de lo esperado y dijera que preferiría absorber unos costos más elevados que subir los precios a los compradores. La dirección de Target anunció que los costos de combustible y flete serán 1.000 millones de dólares más altos este año de lo que había previsto, con pocos indicios de que se reduzcan.

“Aunque no nos gusta el impacto en nuestra rentabilidad a corto plazo, sabemos que es lo correcto para nuestros clientes y nuestro negocio a largo plazo”, dijo el director financiero de Target, Michael Fiddelke, en una teleconferencia el miércoles.

Walmart, por su parte, anunció el martes que el aumento de los costos de los productos, de la cadena de suministro y de los empleados, mermó su beneficio en el último trimestre, un resultado que el presidente ejecutivo, Doug McMillon, calificó como decepcionante. El mayor minorista del país por ingresos sostuvo que, si bien generalmente trasladó los aumentos de precios de los proveedores a los consumidores, la inflación en los costos de los combustibles fue más rápida de lo que esperaba y que seguiría trabajando para mantener bajos los precios de los comestibles. Después de que las acciones de Walmart se desplomaran más de un 11% tras su informe de resultados, el miércoles retrocedieron un 6,8% más.

Los analistas afirmaron que los resultados más débiles mostraban que los consumidores estaban empezando a reducir el gasto en medio de los precios más altos. “Los volúmenes subyacentes parecen realmente débiles”, declaró Neil Saunders, director gerente de la empresa de investigación GlobalData Retail. “Es el comienzo de un retiro por parte de los consumidores”, agregó.

Muchas grandes empresas, entre ellas las de ventas al por menor, han podido aumentar sus beneficios durante la pandemia de Covid-19, incluso cuando han tenido que hacer frente a una subida de los precios de envío y de personal. Trasladar las alzas de precios a los clientes mientras se recortan los gastos ha sido un camino común para aumentar los márgenes de beneficio, pero los últimos resultados sugieren que podría haber límites a esa estrategia en las condiciones económicas actuales.

Las principales preocupaciones dentro de los sectores minoristas y de bienes de consumo pesaron sobre empresas como Best Buy Co, Macy ‘s Inc, Dick’ s Sporting Goods Inc, Dollar General Corp. y Costco Wholesale Corp. en las operaciones del miércoles. Las acciones de estas empresas cayeron más de un 10% ese día.

Lowe’s Cos., por su parte, declaró que las ventas comparables cayeron un 4% en su primer trimestre, impulsadas por el clima más frío y el menor gasto de los consumidores que completan sus propias renovaciones en el hogar. Home Depot Inc. informó de un aumento de las ventas trimestrales del 3,8%, pero dijo que menos compradores visitaron las tiendas de la cadena de mejora del hogar.

Ambas empresas aumentaron ligeramente sus beneficios en el último periodo, pero afirmaron que los mayores niveles de gasto por viaje les ayudaron a gestionar los crecientes costos de la mercancía.

Lowe’s y Home Depot se beneficiaron de un aumento de la demanda de productos relacionados con el hogar durante la pandemia. Sus ventas se están suavizando a medida que los compradores vuelven a gastar en otras cosas, como viajes y cenas fuera de casa, señalaron los analistas.

En abril, los estadounidenses siguieron gastando con fuerza en productos tan diversos como autos y ropa, lo que, según los economistas y los ejecutivos de las empresas, es una señal de que el gasto de los consumidores es relativamente saludable. Pero los consumidores también están mostrando signos de que están menos dispuestos a absorber los aumentos de precios y están cambiando a artículos menos caros, según los minoristas y los fabricantes.

Las ventas en Lowe's cayeron porque los consumidores gastaron menos para completar las reposiciones. FOTO: DAVID PAUL MORRIS/ BLOOMBERG NEWS

Uno de los beneficiarios del efecto de precios ha sido TJX Cos. que vende productos de marca a precios más bajos que los grandes almacenes y otras cadenas de precio completo. Pero incluso TJX experimentó un contratiempo en el primer trimestre, cuando la mayor parte de sus ganancias de ventas fueron impulsadas por su negocio internacional. En Estados Unidos, las ventas en las mismas tiendas se mantuvieron estables con respecto al año anterior.

El consejero delegado de TJX, Ernie Herrman, manifestó que los compradores de las tiendas T.J. Maxx, Marshalls y HomeGoods de la compañía no están oponiéndose a las subidas de precios, principalmente porque esos precios siguen siendo más bajos que los que los consumidores encontrarían en las cadenas de precio completo. Agregó que espera que las ventas se recuperen en la segunda mitad del año.

Otros minoristas, como Kohl’s Corp., Macy’s y Gap Inc., tienen previsto presentar sus resultados a finales de esta semana y la próxima, lo que proporcionará un panorama más amplio de la salud de los consumidores.

Los analistas están atentos a cualquier señal de que las cadenas están empezando a hacer descuentos más agresivos. Un posible desencadenante: Walmart terminó el trimestre con un exceso de inventario de mercancía general, según Paul Lejuez, analista de Citi. Espera que Walmart haga más descuentos para liquidar la mercancía, lo que podría presionar a otras cadenas, como Gap y Target, para que hagan lo mismo.

Target y otros minoristas se han beneficiado del aumento de las ventas de bienes de mayor margen durante la pandemia, como electrodomésticos, televisores y muebles, y los beneficios han aumentado. El miércoles, la empresa señaló que las ganancias del trimestre de abril se vieron afectadas por el aumento de las rebajas y el deterioro de los inventarios, así como por unas ventas inferiores a las previstas en esas categorías discrecionales.

“No habíamos previsto los rápidos cambios que hemos presenciado en los últimos 60 días”, dijo el director general de Target, Brian Cornell, sobre los elevados costos de transporte y flete en una teleconferencia el miércoles.

Cornell sostuvo que los clientes estaban comprando menos artículos grandes -como bicicletas, televisores y artículos de cocina- que en los dos últimos años. Los clientes “están dejando de comprar pequeños electrodomésticos y quizá los sustituyan por gift cards para restaurantes y ocio, a medida que vuelven a un estilo de vida más normalizado”, aseguró.

Aunque el director de Target anunció que el cambio de gasto ha sido significativo, los compradores siguen visitando las tiendas del minorista. El número de transacciones aumentó casi un 4% en el trimestre finalizado en abril, según la empresa.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.