LarrainVial deja los hoteles: fondo termina en marzo y aportantes reestructuran el negocio

Hotel Ritz-Carlton

El 30 de marzo el fondo Inversiones Hoteleras finalizará su proceso de liquidación y el banco de inversión saldrá del negocio. Los aportantes pasarán a ser accionistas de IHH, cuyos socios principales serán las familias Breitling, Biderman, e Izquierdo Menéndez. Bajo ellos seguirá el hotel Ritz-Carlton, el InterContinental y el Crown Plaza. Este último, sin embargo, bajo la marca Le Méridien de Marriott.


El 30 de marzo próximo el fondo Inversiones Hoteleras de LarrainVial dejará de existir. Ese día finalizará su proceso de liquidación, luego de que la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) mandatara su término por no cumplir con el patrimonio mínimo exigido. Así entonces, en esa jornada LarrainVial abandonará el rubro. Los aportantes del vehículo canjearán las cuotas que poseían en acciones de Inversiones Hoteleras Holding SpA (IHH), la matriz de los hoteles Ritz-Carlton, InterContinental en Vitacura, Crown Plaza, y hasta hace algunos días Sheraton Santiago.

“LarrainVial sale cuando el fondo deja de ser la figura legal que está encima de IHH”, señala una fuente al tanto. “Que salgan eso sí, no impacta en nada”, añaden. Hoy, los principales aportantes del fondo son las familias Breitling, Biderman e Izquierdo Menéndez, quienes ahora serán los principales accionistas de IHH, con cerca de un 75% de la propiedad. El 25% restante quedará en manos de minoritarios. Todos ellos aceptaron el proceso de liquidación...y más aún votaron para que el negocio siguiera adelante”, agrega.

Y la semana pasada se cerró una completa reestructuración del negocio.

Primero se concretó la venta del hotel Sheraton al grupo Alcázar, ligado a la familia Urrutia, exdueños de Atton. La operación incluyó la venta de todo el paño original del hotel. En 2016 una parte de ese terreno se había vendido, ahora IHH lo recompró para traspasarlo íntegramente a Alcázar. IHH pagó una primera cuota de unos US$5,4 millones por la reversión de la enajenación de la superficie; además de un monto adicional que se saldará en cuotas.

En total, Inversiones Hoteleras vendió el Sheraton en US$72 millones. De ellos, US$57 millones fueron a prepagar deuda. De hecho, la venta del hotel implicó también toda una reestructuración financiera con el banco Itaú, operación -señalan cercanos- que viabiliza la continuación del negocio. “El Itaú apostó por la compañía, y nos apoyó para seguir adelante”, dice un conocedor de la empresa.

LarrainVial

En resumen, la deuda de IHH con la entidad financiera ascendía a US$260 millones; US$60 millones se prepagaron con la enajenación del Sheraton, y el resto se extendió a ocho años, con los dos primeros ejercicios a tasa fija.

Dos franquicias y el Ritz

“La reestructuración de IHH holding involucra el refinanciamiento bancario, la venta del Sheraton y el cambio de marca de Crown Plaza a Le Méridien”, confirman fuentes de la industria.

El 1 de febrero, terminaba el contrato entre los controladores de Crown Plaza -el grupo InterContinental Hotels Group- e IHH. Si bien la firma quería seguir operando el recinto capitalino, Inversiones Hoteleras habló también con Marriott para ver si querían hacerse cargo del hotel. Incluso dos cadenas más mostraron interés, pese a estar ubicado en la zona cero del estallido de octubre de 2019, cerca de Plaza Baquedano. Al final de las tratativas las condiciones más favorables las entregó Marriott. Y el Crown pasó de IHG a esta última cadena.

Así, el próximo mes su marca cambiará. Saldrá la bandera actual, para pasar a ser -a modo de transición-Hotel Plaza Santiago, y a fines de este año Le Méridien, una de las tantas banderas de Marriott.

No sólo eso, IHH se está certificando para ser operador de esta última cadena, quien entregará el hotel a Inversiones Hoteleras bajo el modelo de franquicia.

Previo a esta reestructuración, IHH operaba el Crown, el Ritz y el Sheraton bajo el modelo de management, donde básicamente el 95% de las decisiones las tomaba la cadena; el gerente general y director financiero, de hecho, eran de la marca. Ahora, sólo el Ritz-Carlton en Apoquindo quedará bajo ese formato, ya que Marriott no entrega franquicias de esa bandera; el Intercontinental y el Le Méridien serán gestionados vía franquicias, lo que les da mayor flexibilidad en la toma de decisiones. Y aún más, estás últimas marcas se gestionarán en conjunto, ya que habrá un gerente general para ambas.

“Esto da mucha flexibilidad, porque permite combinar posiciones, encontrar eficiencias respecto de contrataciones, de costos y de la comercialización, ya que podrán ofrecer 400 habitaciones de cara a grandes eventos”, explica un gerente de la industria.

Más allá de la salida de LarrainVial, IHH seguirá siendo gerenciada por Aníbal Sarisjulis.

Hoy -precisan varios contactados- la compañía se rearma pospandemia. Y si hace algunos meses el Ritz estaba en venta, hoy ese proceso no sigue. De hecho, revelan que los ingresos de este último y del InterContinental en Vitacura durante el primer trimestre de 2023 volverán a los niveles de 2018; proyecciones que ya adelantan las reservas de este verano.

Y si bien ahora IHH apunta a consolidar la operación, el hecho de ser operador certificado por Marriott les permitiría en un futuro hacerse cargo de cualquier hotel de la cadena en el país... situación que no descartan.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Fue encontrada tallada en la pared de un foso de 10 metros de ancho en la Ciudad Vieja de Jerusalén.