Lo que hay que saber sobre el posible impago de la deuda rusa

FMI advierte que gobiernos de Latinoamérica debe abordar la inflación para evitar disturbios sociales

Las empresas de calificación crediticia, los economistas y el Fondo Monetario Internacional han advertido de que es probable la existencia de un impago ruso. Foto: Olivier Douliery / AFP

El país tiene hasta el 4 de mayo para remitir los fondos a las cuentas de los tenedores de bonos extranjeros antes de caer en un default. El Ministerio de Finanzas ruso dijo que las sanciones de Estados Unidos eran las responsables de mantener el dinero atrapado en Rusia, preparando el escenario para el primer impago de la nación desde 1998.


Rusia no cumplió con una serie de pagos de bonos en dólares a los tenedores de bonos extranjeros a principios de esta semana, y el Kremlin tiene hasta principios de mayo para asegurarse de que los acreedores sean pagados antes de que el gobierno del país pueda ser considerado en default.

El Ministerio de Finanzas ruso dijo que las sanciones de Estados Unidos eran las responsables de mantener el dinero atrapado en Rusia, preparando el escenario para el primer impago de la nación desde 1998 y su primer impago de deuda externa desde la Revolución Bolchevique.

Esto es lo que hay que saber sobre el posible impago.

¿Por qué Rusia podría entrar en impago?

Rusia debe pagos de intereses por un total de 649,2 millones de dólares que debía enviar a sus acreedores el lunes por dos bonos soberanos denominados en dólares.

Las nuevas sanciones tienen la mayor parte de la culpa. Estados Unidos anunció el lunes que impedía a Rusia utilizar los bancos estadounidenses para canalizar los pagos de sus bonos en moneda extranjera, con la esperanza de privar a Moscú del acceso a los depósitos en el extranjero y agotar su cofre de guerra en casa. Desde que Rusia invadió a Ucrania, Moscú ha utilizado cuentas bancarias en el extranjero para mantenerse al día con sus deudas.

El Ministerio de Finanzas de Rusia anunció que intentó hacer los pagos en dólares el lunes, pero JPMorgan Chase & Co, el banco intermediario del Kremlin para el bono en cuestión, se negó a procesar los 649,2 millones de dólares en pagos, porque el Tesoro de Estados Unidos no concedió la aprobación.

Rusia tiene un periodo de gracia de 30 días a partir del lunes para remitir los fondos a las cuentas de los inversores antes de incumplir la deuda.

¿Cómo respondió Rusia ante las nuevas sanciones?

Después de que JPMorgan se negara a enviar los aproximadamente 650 millones de dólares en nombre de Rusia, el Ministerio de Finanzas dijo que estaba guardando los pagos en cuentas especiales dentro del país. Pero los fondos de esas cuentas no son dólares, que es lo que se debe legalmente a los inversores, sino rublos rusos.

El Ministerio de Finanzas ruso indicó el miércoles que consideraba cumplidas sus obligaciones con los acreedores extranjeros, aunque los términos de sus deudas soberanas requieren que los fondos lleguen a las cuentas de los acreedores.

¿Pueden los acreedores extranjeros acceder a las cuentas especiales dentro de Rusia?

En teoría, sí. Los inversores tienen derecho a intentar transferir fuera de Rusia los rublos que se les pagaron, sin embargo, para ello se necesita la aprobación del Banco Central ruso o del Ministerio de Finanzas, lo que no está garantizado.

El Ministerio de Finanzas sostuvo también que los propietarios de las cuentas no pueden convertir esos rublos en monedas extranjeras hasta que Estados Unidos permita a Rusia acceder de nuevo a sus cuentas bancarias en el extranjero.

¿Existen lagunas en las sanciones que permitan a Rusia pagar?

Sí. El Departamento del Tesoro de Estados Unidos ha decidido permitir a los inversores y a los bancos recibir y procesar los pagos vinculados a los bonos soberanos rusos hasta el 25 de mayo. En teoría, Rusia podría encontrar un banco, que aún no haya sido sancionado por Estados Unidos, dispuesto a procesar los pagos en dólares en su nombre.

¿Cuándo se producirá exactamente el impago de Rusia y quién decidirá que ha incumplido?

Rusia tiene hasta el 4 de mayo para realizar los pagos. Es entonces cuando se agota un periodo de gracia de 30 días, que comenzó el martes.

Entonces, si una cuarta parte de los acreedores del país está de acuerdo, puede declarar a Rusia en situación de impago e intentar obligarla a pagar. Los bonos soberanos rusos tienen cláusulas de incumplimiento cruzado, lo que significa que una vez que el país es considerado en incumplimiento en una emisión de bonos, puede ser calificado en incumplimiento en todas sus obligaciones soberanas pendientes. Las demandas judiciales para obligar a Rusia a pagar serán, probablemente, en el Reino Unido, donde se emitieron muchos de los bonos.

¿Cuánta deuda tiene Rusia?

Rusia ha sido bastante moderada a la hora de recaudar dinero en los últimos años, en parte por prudencia y en parte por las anteriores rondas de sanciones. El país no ha emitido bonos denominados en dólares desde 2019, cuando a los inversores y bancos estadounidenses se les prohibió participar por las sanciones. Su deuda global pendiente en moneda extranjera es de algo menos de 60.000 millones de dólares.

En general, la economía rusa llegó a la guerra con un nivel manejable de deuda externa, de aproximadamente el 25% del tamaño de su economía. Pero eso era cuando Rusia tenía acceso a sus reservas de divisas.

Ahora, también tiene un sólido mercado de bonos del gobierno local. Los extranjeros poseían alrededor del 20% de esos bonos cuando comenzó la invasión rusa a Ucrania. Desde entonces, el gobierno ruso ha pagado esas deudas a los tenedores de bonos locales, pero ha bloqueado las transferencias transfronterizas de dinero a los acreedores extranjeros que poseen deuda pública local.

Normalmente esto constituiría un impago, pero en Rusia, los prestatarios del mercado de deuda local ya no tienen que garantizar que los pagos lleguen a los inversores para evitar el impago. Las obligaciones de los prestatarios se cumplen si el dinero llega al sistema de compensación, y no es culpa suya si los acreedores nunca reciben el dinero.

¿Quién posee bonos rusos?

Los inversores extranjeros que gestionan carteras de mercados emergentes tenían deuda rusa antes de la guerra, pero Rusia era sólo una porción del universo global de bonos. La deuda soberana rusa representaba alrededor del 6% de un índice de bonos de mercados emergentes en moneda local de JPMorgan y el 2,7% de uno de bonos en dólares. JPMorgan dijo en marzo que excluiría la deuda soberana y corporativa rusa de todos sus índices de renta fija de amplio seguimiento. Con esto, muchos inversores ya han rebajado el valor de los bonos.

¿Cuál es la probabilidad de un impago?

Muy alta. Moscú se mantiene firme en su deseo de evitar la desagradable distinción de no pagar sus deudas. Pero los precios actuales de los bonos soberanos de Rusia se cotizan entre 5 y 25 céntimos de dólar, lo que significa que los inversores no esperan que se les pague en su totalidad. Las empresas de calificación crediticia, los economistas y el Fondo Monetario Internacional (FMI) han advertido, por lo tanto, que es probable que se produzca un impago.

¿Cuál será el impacto en Rusia si entra en impago?

Un impago oficial de su deuda tendría un impacto inmediato limitado en la economía rusa, ya que el país ya está aislado de los mercados internacionales por las sanciones tras la guerra. Dicho esto, después del impago de Rusia en 1998, volvió a tener grado de inversión en 2003. Argentina ha incumplido varios pagos y, sin embargo, tras un cambio de gobierno, pudo volver a acceder a los mercados. Los inversores suelen tener poca memoria.

¿Recuperarán algún día los inversores extranjeros su dinero?

Algunos inversores han vendido sus participaciones a inversores oportunistas que esperan, algún día, llegar a un acuerdo con el Kremlin para recuperar lo que se les debe. Sin embargo, las sanciones actuales prohíben la mayoría de las relaciones con la Federación Rusa, por lo que discutir los términos de una reestructuración de la deuda está, legalmente hablando, muy lejos.

¿Qué sucedió cuando Rusia incumplió sus obligaciones en el pasado?

El último impago de la deuda externa de Rusia fue en febrero de 1918, cuando el recién instalado Partido Bolchevique repudió los préstamos del Imperio Ruso.

En agosto de 1998, Rusia dejó de pagar sus bonos nacionales durante una crisis económica agravada por los bajos precios del petróleo, que llegaron a ser de 10 dólares por barril. Los acreedores extranjeros de la Federación Rusa salieron finalmente indemnes, y sus deudas no fueron reestructuradas. La deuda denominada en rublos, más del 75% de la cual se mantenía en el país, sufrió un recorte, así como parte de la deuda heredada de la Unión Soviética.

El impago de 1998 también desencadenó una gran volatilidad en los mercados estadounidenses, que provocó el desplome del fondo de cobertura Long-Term Capital Management y requirió un rescate organizado por la Reserva Federal de los principales bancos de Wall Street.

Los inversores han contratado una especie de seguro contra el impago. ¿Cuándo se les paga por ello?

Los swaps de incumplimiento crediticio (CDS) son contratos utilizados por los inversores como un tipo de seguro en caso de que un prestatario no pague. Poco después de que se considere que Rusia está en situación de impago, un organismo del sector que supervisa el mercado de los swaps de impago se reunirá para determinar si se ha producido un impago en los términos adecuados. Si lo considera así, el organismo programaría un proceso de subasta, que permitiría a los inversores liquidar sus reclamaciones de seguros y negociar los bonos subyacentes. Sin embargo, las restricciones a la negociación de la deuda soberana rusa podrían complicar el proceso de subasta.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Recientemente, un conjunto de normas abrió la puerta a las mujeres que deseen dedicarse al boxeo, ya que desde la revolución de Fidel Castro, estaba prohibido que participaran en torneos.