Richard Glenn, encargado de negocios de EE.UU.: “Le hemos podido expresar al gobierno las preocupaciones de las compañías estadounidenses”

Richard Glenn, encargado de negocios de Estados Unidos en Chile. Mario Tellez / La Tercera

El actual jefe de la misión diplomática de Estados Unidos en Chile sigue con atención el proceso político en el país y, en especial, las recientes decisiones del Congreso, como la inclusión de las Rentas Vitalicias en la aprobación del tercer retiro de fondos de las AFP, que involucra a inversionistas estadounidenses. “Es un tema de discusión”, reconoce. Y sobre la ausencia por más de dos años de un embajador de su país en Santiago, niega que sea una señal de “desinterés” y confía que “pronto se nomine uno”.


En los nueve meses que lleva en Chile, Richard Glenn sólo ha salido una vez de Santiago. La pandemia y las cuarentenas lo han obligado a permanecer en la capital, pero no se queja. Está contento de estar en Chile en un periodo que considera histórico. A falta de la ausencia de un embajador –que se extiende ya por más de dos años- Glenn es desde agosto pasado el jefe de la misión diplomática de Estados Unidos en Chile y en su calidad de encargado de negocios conversó con Pulso sobre el estado delas relaciones bilaterales y la visión de su país sobre el proceso político iniciado en Chile.

¿Cómo va la designación de embajador de Estados Unidos en Chile?

Estamos esperando que la Casa Blanca haga la nominación del embajador. El proceso consiste en que el Presidente nomina, y luego el Senado tiene que ratificar esa nominación. No sé cuánto va a tomar, porque al contrario de lo que pasa aquí en Chile, en Estados Unidos se requiere de la confirmación del Senado y eso puede pasar rápido o demorarse.

Van más de dos años sin un embajador de Estados Unidos en Chile. La demora puede ser interpretada como desinterés de parte de Washington.

Definitivamente no es desinterés. El hecho que no tuvimos embajador durante la administración anterior tuvo mucho que ver con la política doméstica de Estados Unidos. Y si bien no ha habido embajador, seguimos trabajando con un equipo completo en la embajada, trabajando para fortalecer los lazos entre ambos países y creo que lo hemos hecho bien. Pero claro, siempre es mejor tener a la cabeza un embajador. Esperemos que pronto se nomine uno.

Un primer análisis de los resultados de las pasadas elecciones en Chile sugiere que el país está girando a la izquierda y que el modelo que primó en los últimos 30 años entró en crisis. ¿Hay preocupación de Estados Unidos frente a lo que venga en el país?

No hay preocupación. Lo que estamos viendo en Chile es la democracia funcionando, aquí está trabajando la democracia. Mientras Chile siga siendo una democracia y un país que respeta el estado de derecho, que respeta los derechos humanos y respeta los tratados internacionales, vamos a seguir siendo un fuerte aliado y amigo de Chile.

Hay preocupación de algunas aseguradoras de Estados Unidos con respecto a lo que sucedió con la aprobación del último retiro del 10% y la inclusión de las Rentas Vitalicias. ¿Ha tenido contacto con esas aseguradoras? ¿Cómo ve el tema Estados Unidos?

Una de las ventajas de tener una relación tan madura como la que tenemos con Chile, con el Tratado de Libre Comercio, es que dentro de ese tratado se estipulan las reglas de cómo se solucionan las disputas o los problemas que surjan. Vamos a dejar que el proceso siga, porque hay un periodo de seis meses para ver si las dos partes pueden llegar a un acuerdo y si no, pasa a un arbitraje. Eso es lo bueno de tener este tipo de relación, una relación fuerte basada en reglas claras. Nosotros confiamos en ese proceso.

¿Qué contactos ha mantenido con el canciller y con el gobierno sobre ese tema?

La relación con los varios ministerios del gobierno siempre ha sido buena. Hemos tenido conversaciones donde les expresamos las preocupaciones que tienen las compañías de Estados Unidos. Nosotros, lo que esperamos, es un trato justo hacia las compañías de Estados Unidos. Eso es lo máximo que podemos pedir.

Al tema de las rentas vitalicias se suma la discusión del nuevo royalty minero. ¿Estos temas están generando inquietud en Estados Unidos? ¿Ha tenido conversaciones con inversionistas estadounidenses?

Claramente es un tema de discusión, pero lo que nosotros esperamos es un trato equitativo para las empresas estadounidenses y también para otros países y compañías chilenas. Chile tiene el derecho para fijar las reglas como quiera. Eso tendrá un impacto en las decisiones que tome un inversionista y, como cualquier persona, él verá las reglas que se proponen y tendrá que tomar decisiones según los riesgos que está dispuesto a tomar o los pronósticos de cuan exitosa será la inversión.

Pero ¿la confiabilidad de Chile está en cuestión?

Una de las grandes ventajas que ha tenido Chile durante muchos años es que se ve como un país que respeta el estado de derecho, donde hay seguridad jurídica y respeto a las leyes. Eso es importantísimo. Si vemos los países que han tenido exitoso, esa es una de las claves. Chile ha demostrado ser un país que respeta las reglas y no tengo por qué dudar que seguirá siendo así y será un país donde la inversión extranjera seguirá viniendo.

¿Cómo ve la próxima elección presidencial en Chile? ¿Hay preocupación sobre lo que suceda, considerando, además, el panorama de la región?

En todo el mundo hay cambios por la pandemia y por muchas otras cosas. Siempre va a haber cambios políticos y es natural, es parte de la evolución de la política y de los países. Repito, nosotros sí tenemos confianza en que Chile seguirá siendo un país donde se respeta el estado de derecho, se respetan los derechos humanos y que disfruta de las ventajas de la democracia.

¿Cómo ve Estados Unidos el proceso de licitación de 5G? ¿Teme que empresas chinas sean parte finalmente de la implementación del nuevo sistema?

Lo que hemos dicho desde el principio es que para algo tan importante como el 5G, que es mucho más que descargar un video o una película porque va a contribuir a la vida en todos los aspectos, la pregunta que hay que hacerse es sobre qué tipo de bases queremos construir ese futuro. Queremos construirlo sobre la base de equipos y estándares que provienen de modelos democráticos, donde se protege la información, donde la privacidad es primordial, o queremos hacerlo sobre una base configurada por un Partido Comunista único y donde no hay respeto para esos ideales que compartimos Estados Unidos y Chile. Nos preocupa, pero vamos a seguir hablando con las autoridades chilenas sobre las preocupaciones que hay y sobre las oportunidades que existen para solucionar alguno de los problemas o amenazas.

Si finalmente empresas chinas participan en la construcción de la infraestructura que requiere el 5G, ¿cuál va a ser la reacción de Estados Unidos frente a Chile?

Hay muchos países donde empresas como Huawei ya están participando. Hay oportunidades comerciales y tecnológicas que se están desarrollando y que ayudarán a proteger estos principios que valoramos tanto, la privacidad, el respeto a los derechos humanos, la protección de datos y la protección de seguridad nacional.

¿Está en cuestión el futuro estatus de Chile con respecto a la Visa Waiver?

No, para nada. El programa de exención de visas es un gran orgullo para ambos países. Chile sigue siendo el único país en Latinoamérica que goza de la exención de visas y vamos a seguir luchando para que siga así. De hecho, Chile en el primer trimestre de este año pasó a ser uno de los cinco países que contribuyó con más visitantes a Estados Unidos. Chile está en el top 5 de turistas que van a Estados Unidos. Eso en gran parte es gracias a la Visa Waiver y sé también que el turismo hacia Chile se ha incrementado mucho durante estos años.

La implementación de un pasaporte de vacunas como el acordado por la Unión Europea ¿es opción para Estados Unidos?

Sé que la administración todavía lo está analizando. Las leyes de privacidad médica en Estados Unidos tienen mucho que ver en eso y hay que estudiarlo. La pandemia ha planteado desafíos que van mucho más allá de lo normal, pero no se ha tomado una decisión todavía.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

A mediados del siglo XVI, los tejedores de Nimes en Francia, intentaron replicar un tejido italiano llamado Gene, y aunque fallaron, lograron desarrollar una tela única y resistente, que se ha convertido en una prenda indispensable en los closets del mundo.