Una startup de fusión nuclear obtiene US$ 1.800 millones al tiempo que los inversionistas persiguen la energía de las estrellas

En la foto se puede ver el equipo experimental en el Centro de Fusión y Ciencia del Plasma del Instituto Tecnológico de Massachusetts. Commonwealth Fusion salió del MIT en 2018. Fotografías por Tony Luong para The Wall Street Journal

Nadie ha podido generar energía neta combinando átomos, pero Commonwealth Fusion Systems ha atraído a Bill Gates y George Soros.




Commonwealth Fusion Systems LLC afirmó que ha recaudado más de US$ 1.800 millones en la mayor inversión privada para la fusión nuclear hasta la fecha, en el momento que las startups compiten por ser las primeras en generar energía libre de carbono como el sol.

Los inversionistas de renombre que respaldan la última ronda de financiación para la empresa con sede en Massachusetts incluyen al cofundador de Microsoft Corp. Bill Gates y George Soros a través de Soros Fund Management LLC. Algunos de los competidores de Commonwealth Fusion, como Helion Energy Inc., también han obtenido recientemente una gran financiación ya que que los inversionistas se están apilando las en tecnologías de energía limpia en medio de crecientes preocupaciones sobre el cambio climático.

La fusión nuclear ha sido durante mucho tiempo el santo grial del mundo energético. La fusión es el proceso de generar energía mediante la unión de átomos. Las plantas de energía nuclear actuales crean energía a través de la fisión nuclear o la división de átomos. La fusión tiene el potencial de crear energía casi ilimitada utilizando elementos comunes como el hidrógeno, y tiene el beneficio adicional de generar poco o ningún desperdicio nuclear de larga duración.

Pero, a pesar de décadas de investigación, hasta la fecha nadie ha sido capaz de producir energía neta a través de la fusión, o más energía de la que se necesita para crear una reacción de fusión. Las empresas privadas están compitiendo por ser las primeras no solo en crear máquinas de energía neta, sino en comercializarlas entregando electricidad a la red en la escala de una planta de energía.

“Todo es ciencia ficción hasta que alguien lo hace y, de repente, pasa de lo imposible a lo inevitable”, afirmó Bob Mumgaard, director ejecutivo de Commonwealth Fusion, que salió del Instituto de Tecnología de Massachusetts en 2018.

La reciente inyección de efectivo a las empresas emergentes de fusión eclipsa los aproximadamente US$ 1.900 millones totales anunciados anteriormente, según los datos rastreados por la Asociación de la Industria de la Fusión y la Autoridad de Energía Atómica del Reino Unido.

Helion Energy anunció a principios de noviembre que había recaudado US$ 500 millones, más otros US$ 1.700 millones comprometidos que están vinculados a cumplir hitos de rendimiento. General Fusion de Canadá cerró esta semana una ronda de recaudación de fondos cerrada en US$130 millones y que tuvo un exceso de suscripciones, dijo el presidente ejecutivo Christofer Mowry. Los nuevos inversionistas incluyeron un fondo de pensiones estatal y el fondo de cobertura Segra Capital Management.

“Es una señal de que la industria está creciendo”, afirmó Mowry. General Fusion planea lanzar un esfuerzo mayor de recaudación de fondos el próximo año.

Las empresas están buscando diferentes diseños para reactores de fusión, pero la mayoría confía en la fusión que tiene lugar en plasma, un gas con carga caliente. En septiembre, Commonwealth Fusion probó con éxito el imán de fusión más poderoso de su tipo en el mundo, que podría sostener y comprimir el plasma.

En la foto se puede ver parte del banco de pruebas que alimenta el imán. Fotografías por Tony Luong para The Wall Street Journal.

Mumgaard dijo que la prueba de imán y la ronda de financiamiento le permiten avanzar al siguiente gran paso en su evolución: construir una máquina de fusión de energía neta que planea mostrar para 2025. También planea comenzar a trabajar en la primera planta comercial de energía de fusión que produciría electricidad a principios de la década del 2030.

Entre los nuevos inversionistas que apoyaron la ronda de financiación más reciente de Commonwealth Fusion están Google de Alphabet Inc., TIME Ventures, del presidente ejecutivo de Salesforce.com Inc. Marc Benioff y la firma de capital de riesgo de Silicon Valley DFJ Growth.

Benioff dijo que ha respaldado a varias empresas que cree podrían escalar lo suficiente como para tener un impacto ambiental. “Commonwealth es una empresa muy importante, porque si funciona, ayudará al mundo a acelerar su transición energética”, afirmó.

Vinod Khosla, cofundador de Sun Microsystems, fue uno de los primeros patrocinadores a través de Khosla Ventures. Dijo que tuvo la misma reacción con la empresa de fusión que con Impossible Foods Inc., el fabricante de carne alternativo a base de plantas, considerando que ambos son críticos para abordar el cambio climático.

“Mi opinión (lo que veo en general) general es que hay bastantes cosas en la sociedad que no se financian cuando deberían y, francamente, algunas cosas en la vida son demasiado importantes para no financiarlas”, afirmó Khosla. Sin embargo, su interés no es filantrópico; dijo que ve una oportunidad para un gran rendimiento financiero en el método de fusión.

“Si te equivocas, pierdes tu dinero una vez. Pero si tienes razón, lo ganas 100 veces”, afirmó Khosla. “Financieramente, tenía sentido”.

Sin embargo, hasta que alguien lo pruebe, la fusión no se sacará su reputación de que es una tecnología que siempre está a la vuelta de la esquina o por llegar. El proyecto de fusión más grande del mundo es ITER, un proyecto multinacional de US$ 22.000 millones financiado por el gobierno de Francia. Los científicos dicen que el proyecto, que ha experimentado retrasos, está en camino de crear plasma sobrecalentado para finales del 2025. La fusión completa llegaría una década después.

Hay muchos escépticos de la fusión como fuente de electricidad a corto plazo. El retirado físico e investigador de la Universidad de Princeton Daniel Jassby, un crítico frecuente, califica la reciente tendencia de inversión privada como un “frenesí de fusión” y señala que nadie ha producido electricidad a partir de la fusión todavía.

“Mucho de eso es fingir hasta que lo consigas”, afirmó Jassby.

Tony Donné, gerente de programa de un consorcio de investigación de 28 países conocido como EUROfusion, dijo que le gusta el enfoque industrial de las empresas privadas, pero cree que llevar energía de fusión a la red probablemente demore entre 20 y 30 años.

David Kirtley, director ejecutivo de Helion, dijo que una vez se contó entre los escépticos. Después de estudiar fusión en la escuela de posgrado, “de hecho dije, renuncio”, afirmó Kirtley. “No vi un camino, en el que en mi vida, fuéramos a construir un sistema real y sacarlo al mercado”.

Se cambió hacia la construcción de sistemas de propulsión de naves espaciales, pero las mejoras en campos como la fibra óptica y la informática lo convencieron de que había un camino a seguir para la fusión comercial.

Este verano, Helion publicó resultados que confirmaban que se había convertido en la primera empresa privada en calentar un plasma de fusión a 100 millones de grados Celsius, lo que llamó la temperatura ideal para una planta de energía de fusión. También inició la construcción de una instalación en Everett, Washington, donde dice que probará la generación de electricidad neta para 2024.

La última ronda de financiación de la compañía incluyó compromisos del cofundador de Facebook Inc., Dustin Moskovitz, y Sam Altman, ex director de la incubadora de tecnología Y Combinator.

Adam Stein, analista senior de energía nuclear del Breakthrough Institute, un centro de investigación con sede en California, dijo que espera demostraciones exitosas de energía neta en esta década por parte de algunas de las principales empresas privadas de fusión. Pero también cree que algunas empresas fracasarán.

“La electricidad neta positiva está a gran distancia de la energía neta positiva, que es un sistema que puede producir más energía de la que usa, en última instancia como electricidad en la red”, afirmó Stein. “Estos que estamos viendo son todavía proyectos de demostración”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.