Adaptación al covid: la tesis que abandona el concepto de “regreso” a la normalidad

19 de Marzo 2020/ SANTIAGO Una familia trabaja en su comedor, durante el pandemia de coronavirus se a dado el Home Office o Teletrabajo para que personas puedan cumplir por cuarentena y así evitar lo mas posible su mayor propagación. FOTO: Jose Francisco Zuñiga /AGENCIAUNO

Nuevas normas de seguridad fuera de ambientes laborales, mayor contención emocional y disminución o eliminación de viajes son algunas de las nuevas prácticas que veremos aún en varios meses.




“La modalidad de trabajo tal y como la conocimos hasta hace algunos meses ya no existirá”. Esa es la tajante afirmación de Elizaveta Hodireva, directora DNA Human Capital, respecto a lo que nos depara la vida, al menos hasta el próximo año.

Puede parecer un balde de agua fría, pero en las empresas se ha ido instalando con mayor fuerza la tesis de que deben adaptarse a convivir con el coronavirus en los ambientes laborales, en vez de pensar en un posible “regreso” al mundo tal como era antes. En otras palabras, aceptar la realidad y, desde ahí, elaborar estrategias de trabajo, sistemas de seguridad nuevos y sobre todo, estar atentos en la salud psicológica y física de los trabajadores.

Llevándolo a cifras, si existen un poco más de 300.000 chilenos diagnosticados de covid por PCR, y según Héctor Jaramillo, gerente de Seguridad y Salud en el Trabajo de Mutual de Seguridad CChC (en base a estudios publicados), habrían 4 casos más de infectados por cada uno diagnosticado, es posible estimar que ya se han infectado de coronavirus más de 1,5 millones de chilenos. Es decir casi 8% de la población del país.

Esto es concordante a un estudio realizado en junio por la UDD, que estimó en 8% la prevalencia de inmunidad poblacional. “Nos falta mucho tiempo para tener lo que se denomina ‘inmunidad de grupo’. La única opción que nos queda es una vacuna, y las más avanzadas (siendo extremadamente optimista) estarán en el segundo trimestre del próximo año. En otras palabras, nos quedan al menos 9 meses de covid y con cerca de un 90% de la población aún susceptible de contagiarse. Conclusión: tenemos que aprender a vivir y trabajar con el coronavirus”, dice Jaramillo, y agrega: “No hagamos como que esto no existe y asumamos que todos somos potenciales infectantes. Nuestra vida será con mascarilla. Cosas tan sencillas como ir a un restaurante ahora requiere otras logísticas que eviten el contagio. Porque te tienes que sacar la mascarilla para comer”.

Armando un plan

Según la última versión del estudio Technology Vision de Accenture, realizado a más de 6.000 ejecutivos y 2.000 consumidores en 25 países (92 en Chile), y que identifica las tendencias que marcarán a las empresas los próximos cuatro años, el 76% de los consultados está de acuerdo con que las organizaciones necesitan realizar una reingeniería de las experiencias con la que unen a las personas con la tecnología, con un foco más humano. (En nuestro país el 74% considera lo mismo). “Las empresas deben jugar bien sus cartas hoy, invirtiendo en Inteligencia Artificial (IA) y otras herramientas que apoyen una verdadera colaboración entre los humanos y las máquinas, los trabajadores y los gobiernos verán la tecnología como su mejor aliado”, indican desde Accenture.

Pero aparte de la tecnología, hay otra serie de factores para armar el plan de adaptación. De hecho, empresas como, por ejemplo Sodexo, han desarrollado un programa especializado que ayuda a las organizaciones a prepararse e implementar los cambios necesarios en sus operaciones diarias para enfrentar los desafíos y las posibilidades de este nuevo entorno.

Si bien las empresas ya se están creando protocolos para el regreso paulatino, los que consideran qué áreas regresarán en una primera instancia, “habrá muchas exigencias establecidas. Ya vemos que se fomentará mucho el autocuidado, distanciamiento y se evitarán las reuniones presenciales, buscando nuevos formatos para ellas. Además se disminuirán o se eliminarán los eventos y los viajes. Será una nueva forma de trabajo”, asegura Hodireva.

“Lo que recomendamos a las empresas es incorporar esto como un riesgo más, dentro de sus sistemas. Una especie de riesgo extendido, donde no solo hay que incluir los elementos tradicionales de seguridad, sino también, el riesgo del trayecto y del domicilio del empleador. Porque te puedes infectar en ambos y ahí el alcance es distinto”, comenta Jaramillo, quien indica también que “es muy importante que el trabajador avise cuando esté enfermo. Pero eso que parece simple, no lo es tanto, porque nuestra cultura siempre premiaba el que a pesar de sentirse mal o enfermo iba a trabajar igual, porque era comprometido. Hoy, eso es un problema.”

La segunda pandemia

Los temas psicológicos o de salud mental asociados a esta nueva situación también son clave. De hecho, aparte de lo que están haciendo las empresas y los mismos profesionales de salud al respecto, también han aparecido emprendimientos asociados a las consultas en línea (ver recuadro).

Al respecto, para Andrea Rojas, psicóloga clínica de Psicologiachile.cl, en esta adaptación al nuevo concepto de trabajo, los líderes tendrán que adquirir nuevas competencias para poder contener, motivar y vincular a las personas. “Los efectos post pandémicos, dejarán traumas en las personas, por eso se habla de ‘la segunda pandemia’ que alude a los problemas relacionados a la salud mental. En las últimas encuestas se observa un alto porcentaje de la población con sintomatología ligada directamente de cuadros de ansiedad generalizada, lo cual impactará en el restablecimiento de relaciones interpersonales a su vez transformará los vínculos, las nociones de la seguridad y la confianza. Tenemos que entender que se instaló un trauma a nivel colectivo,” comenta la especialista.

Psicología a distancia y con Inteligencia Artificial

Fue en enero pasado cuando tres emprendedores -Juan Pavez (30), Diego Acuña (30) y Simón Michel (33)-, se juntaron para materializar una idea que les venía dando vuelta: buscar la mejor manera de llegar a la gente que no puede salir de sus casas, pero que requiere atención psicológica a buen precio.

Empezaron a desarrollar la idea, recibieron el apoyo de Corfo y se lanzaron un par de semanas antes de que la pandemia se desatara en nuestro país. Hoy atienden a 250 personas a la semana. “Hemos observado que más de un 60% de los usuarios que llegan a la plataforma no habían accedido a terapia anteriormente”, cuenta Michell.

Una de las particularidades de esta solución fue el desarrollo de ANNA, un robot de inteligencia artificial con el que las personas empiezan a interactuar en cuanto entran a Terapi.cl.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.