Bancos piden que se relajen requisitos de capital y provisiones para que haya dinamismo en la entrega de créditos tras coronavirus

Regulador sanciona a 10 compañías de seguros por incumplimientos en proceso de contratación de rentas vitalicias

Los reguladores de EEUU, Europa, y en algunos países de Latinoamérica, ya anunciaron medidas para facilitar que los préstamos sigan dinámicos, sin embargo, en el mercado local sólo el BC anunció una medida, inyectando liquidez a la banca, pero la industria estima que no sería suficiente. La CMF estaría preparando más medidas.




Como una buena medida califican en la banca la inyección de liquidez que anunció el Banco Central este lunes, pero no sería suficiente para poder seguir entregando créditos a todos los segmentos.

Lo anterior, considerando que si bien el anuncio del ente emisor va a lograr bajar el costo de crédito, ello no amortigua lo suficiente la probabilidad de recesión de la economía local y un posible impago de clientes con mayor riesgo. Además, la banca ya venía aumentando bastante sus provisiones tras la crisis social, y esto podría hacerlas subir aún más por el eventual deterioro del crédito y un aumento en la mora.

Es justamente por este motivo que a nivel internacional los reguladores han tomado medidas adicionales, con relajamiento de requisitos de capital y liquidez, y es precisamente lo que piden desde la banca local, pues comentan que sería lo óptimo para poder dar dinamismo a la entrega de créditos, y no tener que cortar la línea a ciertos segmentos.

Sin embargo, la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) no ha hecho anuncios al respecto, y tras ser consultada, no se refirieron al tema. De todas maneras, fuentes conocedoras del proceso señalan que estarían evaluando medidas en ese sentido.

¿Qué han hecho los reguladores en otros países para flexibilizar los requisitos de capital y provisiones? Son varias las medidas adoptadas en EEUU, la Unión Europea y Latinoamérica. En la principal potencia mundial, por ejemplo, la Reserva Federal relajó las reglas de capital y de crédito para la banca, completando un plan que The Wall Street Journal calificó como “uno de los cambios más grandes en el libro de reglas postcrisis para Wall Street”.

Con todo, la Fed hizo una declaración alentando a los bancos a usar sus excesos de capital para así fortalecer la entrega de crédito a hogares y empresas, por lo que hicieron un cambio técnico para que los bancos puedan reducir una parte de este capital sin verse afectados por las exigencias regulatorias.

La Reserva Federal también redujo la tasa de interés (en 150 puntos base a 0,25%) y aumentó el plazo hasta 90 días, en el cual los bancos pueden refinanciarse con el ente emisor (discount window). Además, anunció una histórica coordinación con otros bancos centrales para aumentar la liquidez en dólares, entre ellos, con el Banco de Canadá, el Banco de Inglaterra, el Banco de Japón, el Banco Central Europeo (BCE), y el Banco Nacional Suizo.

En tanto, en la Unión Europea, el BCE anunció que proveerá capital temporal y medidas operacionales de alivio por el coronavirus, donde los bancos pueden usar completamente los buffers de capital y liquidez, incluyendo el Pilar 2, y se flexibilizan los instrumentos de capital que califican para los requerimientos del Pilar 2: AT1 o Tier 2.

También informaron de otras flexibilizaciones de supervisión que están conversando con cada banco en particular, como reagendar inspecciones in situ, ampliar plazos para implementar las medidas de remediación derivadas de inspecciones y revisiones de modelos internos, extensión de plazos para requisitos de información no críticos, se posponen los ejercicios de estrés de la autoridad bancaria europea, entre otros.

Por otro lado, en Brasil la autoridad anunció un paquete de medidas que apunta a aumentar la capacidad de los bancos para entregar créditos en los próximos seis meses para préstamos de hasta US$640.000 millones. En ese sentido, le dio permiso a los bancos para extender los vencimientos de préstamos vigentes a hogares y empresas sin necesidad de aumentar las provisiones por riesgo de crédito.

Adicionalmente, informó que se reduce el colchón de conservación de capital temporalmente, desde 2,5% a 1,25% de los APR, en el período de un año. Esta medida del regulador en Brasil permitirían un relajamiento de capital de los bancos de 56.000 millones de reales (unos US$11.183 millones), lo que podría liberar un potencial de 637.000 millones de reales (unos US$127.211 millones) para nuevos préstamos, dijo.

En Perú también se relajaron los requisitos de liquidez, flexibilizando los límites para el comercio de derivados de los bancos locales para permitir una mayor cobertura de divisas. En ese sentido, el regulador del país vecino decidió oficiar a los bancos explicando que no aplicará de manera temporal los límites de los ratios de cobertura de liquidez en moneda nacional y extranjera hasta nuevo aviso.

Banca entra en acción

La inyección de liquidez que anunció el lunes el Banco Central, que estará enfocada en que los bancos entreguen créditos mayormente a pymes, parece ya estar surtiendo efectos. En una carta enviada a sus clientes, el gerente general de Banco de Chile, Eduardo Ebensperger, anunció que “hemos dispuesto de créditos extraordinarios para el segmento pyme (ventas anuales por hasta UF 100.000), para que puedan cubrir sus necesidades de financiamiento más urgentes, derivadas de la emergencia que enfrentamos a nivel global por la pandemia de coronavirus”.

En ese sentido, detalló que “estos nuevos créditos estarán disponibles a partir de mañana (hoy), con plazos y condiciones especiales, de entre 6 y 48 meses, que serán evaluadas caso a caso, en función de nuestras políticas de riesgo”. Adicionalmente, explicaron que incrementaron el financiamiento disponible a través de las líneas Fogape y Fogain.

Por otro lado, desde BCI comentan que “estamos en proceso de evaluación de nuestra cartera con el fin de determinar qué acciones podemos tomar para apoyarlos, sobre todo a nuestros clientes de los segmentos personas y pymes”.

Desde Scotiabank, el CEO Francisco Sardón, explica que para apoyar a las pymes harán una extensión del programa Vamos PYME, que en su primera versión tras la crisis social (noviembre- enero) benefició a 1.344 clientes, con operaciones por $36.000 millones. Según su evaluación crediticia y necesidades, se pondrán a su disposición distintas alternativas. En primer lugar, el Crédito Vamos PYME, que contempla financiamiento de libre disponibilidad de hasta 36 cuotas y tres meses de gracia, equivalente a un mes de venta y con un tope de $15.000.000. En segundo lugar, refinanciamientos de créditos vigentes en cuotas con 3 meses de gracia. Enb cuarto lugar, reestructuración de la deuda vigente con plazo de hasta 48 meses con 6 meses de gracia.

Desde Scotiabank también se están implementando medidas para dar facilidades a los clientes en medio de esta contingencia, con campañas de pago flexible y pago mínimo cero en tarjeta de crédito, campaña de postergación de cuota en créditos de consumo, refinanciamientos de créditos de consumo hasta con 3 meses de gracia.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.