El BancoEstado que asumirá Sichel en medio de una pandemia y una fuerte crisis económica

El Presidente Sebastian Piñera realizo hoy en la Moneda un Cambio de Gabinete. Foto : Andres Perez

Para varios ejecutivos de la entidad estatal, la decisión causó sorpresa. Se espera que el ahora exministro llegue este viernes a las oficinas de la entidad. Con todo, deberá asumir el desafío de completar la entrega de créditos en medio de la crisis provocada por la pandemia.




Dos años y algunos meses alcanzó a ocupar la presidencia de BancoEstado Arturo Tagle, luego de que este jueves el presidente de la República, Sebastián Piñera, anunciara que dicho cargo sería ocupado por Sebastián Sichel, quien dejó el Ministerio de Desarrollo Social.

En el mundo político causó sorpresa la salida del ministro mejor evaluado del gabinete (41%, de acuerdo a Cadem), y la sensación se repitió entre los funcionarios de la entidad estatal, quienes en parte habían arribado al banco junto con el ahora expresidente. Por ahora, están a la espera de que el viernes Sichel se presente en las oficinas del banco.

El cambio supone la salida de un técnico y el ingreso de un político, justo en medio de la misión de los bancos de proveer liquidez a las pequeñas y medianas empresas para enfrentar los efectos de la pandemia.

Desde el palacio de La Moneda, el Mandatario destacó precisamente a la institución financiera en medio de la crisis económica, la cual “cumple una fundamental labor económica y social de apoyo a las micro, pequeñas y medianas empresas, especialmente en los duros tiempos que estamos viviendo”.

Según La Tercera PM, en su salida habría pesado la presión de RN por tener más incidencia en La Moneda, y su llegada a la entidad estatal sería más bien un daño colateral. Con todo, se espera que Sichel asuma el desafío de reforzar el organismo y de lograr una marcha más rápida en vista de la crisis económica generada por la pandemia.

Tras su designación, el Ministro de Hacienda, Ignacio Briones, destacó la trayectoria de Sebastián Sichel y su capacidad de gestión en su rol en Corfo, así como su desempeño y vinculación con el mundo social como Ministro de Desarrollo Social, dos elementos extremadamente valiosos para la importante nueva función que asume como Presidente de Banco Estado.

El paso de Tagle

Arturo Tagle, ex gerente general de Banco de Chile durante unos seis años, asumió como presidente de BancoEstado en marzo de 2018 con el desafío de profundizar en el proceso de inclusión financiera, para lo cual había realizado una serie de cambios mayores en la alta gerencia de la entidad.

Los movimientos implicaron una serie de salida de históricos ejecutivos. En abril de ese año se comunicó la llegada a la gerencia general de Juan Cooper, ex gerente de la división de consumo de Banco de Chile, en reemplazo de Jéssica López, y un mes después, se anunció la salida de Carlos Martabit de la gerencia de finanzas. Además, realizó cambios en las gerencias de sucursales y en la dirección de transformación, entre otros.

El banco que asume Sichel

Con 12 millones de clientes con cuentaRUT, 772 mil clientes micro y pequeñas empresas, y alrededor del 14% de participación de mercado, BancoEstado se encuentra en la misma posición que ocupó durante la crisis subprime: ser una de las principales herramientas contracíclicas.

Por ello, se espera que la entidad siga creciendo y gane varios puntos porcentuales de mercado, metiendo presión a la banca privada.

Por estos días, la entidad se encuentra, además, en plena ejecución del programa de ayuda a sus clientes en medio de la pandemia, esto como extensión de los programas especiales implementados tras la crisis social, lo que se vio amplificado por la capitalización de US$500 millones aprobada en marzo. Según el último reporte de Hacienda, BancoEstado ha aprobado 30.736 créditos mediante las líneas Covid, y hay unos 27.492 cursados.

Con todo, uno de los principales desafíos es la implementación de Basilea III, que podría implicar más de US$2.000 millones en nuevos recursos, a los que se podrían sumar nuevos requerimientos de capital por su carácter sistémico.

Comenta