Elon Musk y la euforia por Tesla

El también creador de la primera firma privada que puso a una persona en el espacio, le arrebató esta semana el título de la persona más rica del mundo a Jeff Bezos. Gracias al crecimiento y la euforia en el mercado por Tesla, el sudafricano superó con un éxito rotundo el complejo 2020, mientras que el futuro luce, por ahora, auspicioso.




Un hombre ordinario que eligió ser extraordinario, que preferiría cometer seppuku (suicidio japonés) antes que fracasar y que le gustaría recibir nutrientes para no sentarse a comer y trabajar más. Según sus propias palabras, esa persona es Elon Musk, la mente innovadora detrás de PayPal, el principal sistema de pago por internet; Tesla, la primera multinacional de autos electrónicos del mundo, y SpaceX, la firma que inauguró los viajes espaciales privados a nivel mundial.

space-x

Mientras que la primera compañía la vendió a eBay en 2002, las últimas dos empresas se mantienen bajo su propiedad y liderazgo, sosteniendo su patrimonio de US$ 194.800 millones. Sentado sobre esa pila de billetes, hoy Musk mira desde lo alto a Jeff Bezos de Amazon y Bill Gates de Microsoft, a quienes recientemente superó para convertirse en el hombre más rico del mundo.

Incondicional de la innovación

Tesla es sin duda la firma fundamental en el actual despegue de su fortuna. La compañía superó sin problemas la pandemia consiguiendo vender 500.000 automóviles, un salto considerable desde los 367.000 del 2019.

Aunque ni siquiera la suma de esas cifras se acerca a lo que comercian en un solo año las dos automotrices más grandes del mundo, Toyota, Volkswagen, o las más grandes de Estados Unidos, General Motors y Ford, todas esas empresas tienen un valor inferior a Tesla en el mercado.

FILE PHOTO: Tesla Inc CEO Elon Musk dances onstage during a delivery event for Tesla China-made Model 3 cars in Shanghai, China January 7, 2020. REUTERS/Aly Song/File Photo

Con una valoración en bolsa de US$ 834.171 millones, gracias a un salto descomunal en sus acciones de 443% en 2020 y de 25% en las cinco primeras sesiones del 2021, la compañía tiene que agradecerle mucho a su dueño.

“El valor que el mercado de valores le da a Tesla es uno que no puedo explicar, excepto que hay euforia en torno a la marca y su CEO, Elon Musk”, señala Michelle Krebs, analista ejecutiva de Cox Automotive. “El mercado parece ver a Tesla como una empresa puramente tecnológica y a los fabricantes de automóviles tradicionales, tipo Volkswagen, General Motors y Ford, como manufactureros”, agrega desde Detroit.

Camioneta Tesla

Esta opinión es compartida por Dan Ives, analista de tecnología de Wedbush, quien señala que Wall Street ve a Tesla “como una incondicional de la tecnología disruptiva”, pero a diferencia de Kreb, él sí ve una explicación.

“Tesla posee el mercado de vehículos eléctricos desde una perspectiva de compartir mentalidad con su tecnología de batería y el ADN de Elon Musk, que coloca a esta compañía en la cima de la montaña de vehículos eléctricos”, señala el experto de la firma de finanzas en inversión con sede en Los Ángeles.

Al infinito y más allá

Mientras los cohetes de Musk revolucionan una industria espacial, hasta ahora monopolizada por los estados, las ventas de sus automóviles también tienen la capacidad de continuar con su despegue. Esta vez no solo en China, donde habitan la mayoría de sus consumidores, sino que también en Estados Unidos, país natal de la compañía.

De hecho, el salto de sus acciones en este comienzo de año obedece, en buena medida, a la victoria demócrata en las elecciones por los dos asientos del Senado en Georgia. Para Tesla ya era positiva la llegada a la presidencia de Joe Biden, quien rápidamente anunció el retorno de la primera economía mundial al Acuerdo de París, pero la ola azul en ambas cámaras ofrece un panorama aún más auspicioso.

FILE PHOTO: CEO of Tesla Motors Elon Musk reacts following the company's initial public offering at the NASDAQ market in New York June 29, 2010. REUTERS/Brendan McDermid/File Photo

“Un Senado demócrata es muy optimista y un potencial ‘cambio de juego’ para Tesla y el sector de vehículos eléctricos en general, con una agenda más ecológica ahora sin duda en las cartas para los próximos años”, señala Ives.

Para Krebs, es importante tener presente que si bien “la competencia que ha llegado, no ha hecho mella en las ventas de Tesla, eso podría cambiar en el próximo año a medida que los fabricantes de automóviles de todo el mundo introduzcan vehículos eléctricos en todas las formas, tamaños y precios”.

Sin embargo, Ives y la evidente euforia del mercado piensan diferente. “Vemos a los vehículos eléctricos como un mercado de un billón (millón de millones) y en este momento es el mundo de Tesla y todos los demás están pagando arriendo. La compañía está a buen paso para vender 1 millón de vehículos eléctricos para 2022”, indica el experto de Wedbush.P

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.