Lucas Palacios

Lucas Palacios

Subsecretario de Obras Públicas

Pulso

Escasez de agua: elegimos el camino difícil

La escasez hídrica en las cuencas afecta el desarrollo de los cultivos. Foto: AgenciaUno

Cada año es más significativo celebrar el Día Mundial del Agua, el 22 de marzo. Es cierto que el agua es vida, pero hoy también significa escasez. Por ello, el gobierno del Presidente Piñera está trabajando a toda máquina para llevar a cabo una política de Estado en materia de gestión de recursos hídricos, con el fin de asegurar el agua para el consumo humano y favorecer de forma sustentable las actividades necesarias para el desarrollo social, agrícola y productivo.

En la actualidad, más de 1,7 millones de chilenos reciben agua a través de 1.900 sistemas de agua potable, gran parte de ellos administrados por las propias comunidades rurales. Estos sistemas extraen el agua de las napas subterráneas y la distribuyen a las familias que la valoran como un recurso muy preciado. Se ha avanzado, pero aún nos quedan casi 1,4 millones de personas que no tienen agua potable en sus casas o que son atendidos por camiones aljibe, situación que no es digna ni justa y nos aleja de la equidad.

Considerando lo anterior, hemos tomado la decisión de buscar soluciones de fondo al problema del acceso al agua potable. El camino más fácil sería duplicar la entrega de agua a través de camiones aljibe; pero elegimos el más difícil, que es hacer en forma paralela las inversiones para concretar soluciones permanentes en los hogares. Es evidente que esto no se realizará de un día para el otro ni en forma automática, pero ya hemos comenzado.

Este año, el Ministerio de Obras Públicas invertirá $114.000 millones en programas de agua potable rural, los que beneficiarán a más de 330 mil chilenos, lo cual no solo es una cifra histórica, sino que representa más del doble de lo que se invertía hace ocho años. Esto incluye la ampliación, conservación y mejoramiento de sistemas antiguos, además de estudios, instalaciones y desarrollo de nuevos sistemas de agua potable en donde sea técnicamente factible.

Nuestra misión es consolidar una política de Estado que promueva la gestión eficiente y moderna de los recursos hídricos, con nuevas fuentes y mayor cobertura de agua potable, mayor información hidrográfica, aplicación de tecnologías para la fiscalización de extracciones, aceleración de inversiones y participación activa de las comunidades a través de Juntas de Vigilancia y Comunidades de Aguas Subterráneas. Chile está en marcha y no hay tiempo que perder.

Seguir leyendo