Humo blanco: CLC y médicos finalmente llegan a un acuerdo y ponen fin a la disputa por el cambio del contrato de arriendo

Clínica Las Condes: lo que hay detrás del conflicto con sus médicos

El acuerdo establece que los nuevos contratos de arriendo y aportes médicos entrarán en vigencia el 1 de enero de 2021, junto con el inmediato desistimiento del recurso y demandas presentadas.




Se empieza a aclarar el panorama entre la administración de Cecilia Karlezi y el cuerpo médico de Clínica Las Condes. Y es que tras meses de conflicto entre las partes por la intención de la controladora de cambiar el contrato marco de arrendamiento a los facultativos, finalmente salió humo blanco y se logró un acuerdo.

Según un hecho esencial informado a la Comisión para el Mercado Financiero (CMF), las partes hasta hoy día enfrentadas suscribieron un acuerdo que establece que los nuevos contratos de arriendo y aportes médicos entrarán en vigencia el 1 de enero de 2021, además se acordó el inmediato desistimiento del recurso de protección y demandas presentadas por los médicos.

El pacto fue alcanzado por la vicepresidenta de CLC, Paola Bruzzone; su gerente general Jerónimo García y la Dra. Viviana Herskovic, en representación del Comité Ejecutivo de Médicos CLC, y sus respectivos asesores.

Para entender el conflicto, este se resume así: Clínica Las Condes comunicó en agosto pasado a 559 médicos el fin de sus contratos de arriendo, por medio de los cuales los profesionales pagan a la entidad por el uso de consultas y boxes en la clínica. Detrás de esto, estaba la pretensión de la administración por modificar el modelo de pago de los médicos para aumentar sus ingresos los que al noveno mes del año ya retrocedían 13,8% respecto del 2019. Eso no dejó tranquilo a los doctores los que tras esto denunciaron en tribunales el término unilateral y fuera de plazo de los contratos y consiguieron una orden de no innovar que paralizó momentáneamente la estrategia de CLC.

Pero la controversia no quedó ahí porque luego CLC suspendió el uso de sus instalaciones a 155 profesionales argumentando que los facultativos se habían amparado en la orden de no innovar para no pagar los meses de arriendo que adeudan enmarcados en el contrato vigente. En su momento los médicos alegaron y dijeron que la acción transgredía lo dictado por la justicia, no obstante a eso, procedieron a pagar.

Lo cierto es que el conflicto escaló tanto que hasta el Colegio Médico intervino para tratar de zanjar la situación. Y por otro lado, a la luz de la disputa legal que mantenían las partes a nivel de tribunales, también salieron a relucir varios antecedentes que comprometían a la antigua administración y al presidente del comité ejecutivo del Cuerpo Médico, José Giordano.

En todo caso, y ad portas de que se retomara el proceso de alegatos en tribunales, parece que el momento más oscuro del conflicto quedó atrás. De hecho, tras suscribir el acuerdo, las partes sostuvieron que partir de ahí se abría una nueva etapa de trabajo conjunto en la Clínica, “con énfasis en reforzar todos nuestro liderazgo como uno de los mejores centros de salud para pacientes de nuestro país y de América Latina, con excelencia y compromiso social”, dijeron desde la administración.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.