El Toro: El irregular desempeño del fútbol chileno y mundial en la bolsa

Acciones de Colo Colo y el Manchester United suben pese a su mala compaña en el torneo local. La UC podría por fin cerrar en azul.


Todos los fines de semana los equipos de fútbol a lo largo del mundo salen a la cancha a disputar sus partidos para lograr ganar los preciados tres puntos que a final de temporada los ayudaran para salvar la categoría, clasificar a torneos internacionales o para ser campeón. Pero algunos clubes durante la semana no solo piensan en el entrenamiento y preparación para el próximo encuentro, también juegan un partido aparte el mercado de valores.

Para los clubes que cotizan en la bolsa, los resultados de las opresiones del día a día es casi tan importante como lo que ocurra fecha a fecha del campeonato que jueguen. Porque para nadie es un misterio que el fútbol, más allá de las emociones que despierta en los fanáticos, es un negocio muy lucrativo.

El primer club que salió a la cancha en el mercado de valores fue el Totenham que comenzó sus primeros minutos en la bolsa en 1983.

Después otros clubes se fueron sumando al mercado de valores y en 2002 se creó el índice STOXX Europe Football, que incluye a los clubes europeos y turcos que cotizan. Entre estos 23 equipos destacan la Juventus, Borussia Dortmund, Fenerbahce, FC Copenhaghe y Besiktas de Gary Medel que representan la mitad de la ponderación total del índice.

Mientras que el Manchester United de Alexis Sánchez lo hace por su propia cuenta, y nada menos que en Wall Street.

¿Cómo se mueve la acción?

Las acciones de estos equipos internacionales se mueven principalmente por “el merchandising, el cual llega a representar una de las fuentes de ingreso más significativas en el club”, comenta el analista de Analista en Estrategias de Inversión de Vector Capital, Victor Viera.

Y esto ineludiblemente está asociado a los éxitos deportivos.

Otro punto que importa a los inversionistas son los fichajes para la administración del club. La Premier League de Inglaterra es probablemente el epítome de esto, con la llegada de jeques árabes e importantes empresarios, como Roman Abramovic en el Chelsea.

La salud de los equipos además depende de la relevancia de los fichajes (¿alguien conocía al Central Coast Mariners ante de la llegada de Usaín Bolt?), sus lesiones y/o el comportamiento en torno a sus figuras. Hace un par de semanas, la acción de Juventus se desplomó 15% por las acusaciones contra Cristiano Ronaldo, por agresión sexual.

Por lo que a diferencia de las empresas que normalmente cotizan en la bolsa las ganancias son por estos ingresos no recurrentes.

En ese contexto, el desempeño de las acciones de los equipos de fútbol puede ser muy irregular. El índice STOXX Europe Football en los últimos años ha gozado de buena salud tras registrar en 2016 un alza de 25%, en 2017 un aumento de 15%. Sin embargo, baja 0,73% en el balance de 2018.

El Manchester United en los últimos años ha tenido resultados tan irregulares como su desempeño en la cancha. El 2016 anotó una baja de 20%, en contraste con el 2017 cuando registró un alza del 38%. En lo que va del año, el conjunto de Alexis anota un alza de cerca de 14%, pese a su mala campaña en la Premier y en las escasas posibilidades que ven los expertos para que el club de José Mourinho se instale en fases finales de la Champions.

El torneo local

En Chile, los protagonistas futboleros de la bolsa son Colo Colo, U. de Chile y U. Católica.

Los clubes con mayor cantidad de títulos e hinchas cotizan en la plaza bursátil por medio las sociedades anónimas. Los llamados grandes del fútbol chileno se agrupan en el índice Gol que cotiza en la Bolsa Electrónica del país, el cual casi no tiene movimiento ya que son acciones con bajísima liquidez.

Desde Vector Capital comentan que al fútbol local le ha costado encontrar un modelo de negocios estable, que genere un valor permanente a los accionistas. Esto en línea con la poca liquidez que tiene los papeles.

Blanco y Negro este último tiempo ha tenido resultados muchos mejores que su desempeño en el torneo local. En lo que va del año, la sociedad que controla a Colo Colo registra un alza de 39,50%, debido a la disputa por el control del club. El expresidente de Blanco y Negro, Aníbal Mosa, ha venido comprando acciones para superar al bloque de accionistas liderado por Gabriel Ruiz-Tagle y Larraín-Vial y retornar a la cabeza del club albo.

A Azul Azul le ha ido mal porque la acción acumula una caída de 7,3% en 2018, mientras que Cruzados sonríe con una ganancia de 11,54% en el ejercicio.  De mantener este resultado, la sociedad concesionaria del club de fútbol de la Universidad Católica rompería una racha cuatro años en terreno negativo.

Seguir leyendo