La apuesta por recuperar y cuidar los espacios que la ciudad dejó de lado

18 de Febrero del 2015

La recuperación de áreas verdes, espacios públicos, inmuebles fiscales y edificios históricos son parte de las iniciativas que están impulsando el gobierno, municipalidades y organizaciones, para hacer frente a las consecuencias que tiene el crecimiento vertiginoso y caótico en las grandes urbes.




Grandes edificaciones, construcción de nuevas autopistas y líneas de metro que buscan conectar a las comunas más periféricas con el centro, son algunos de los proyectos que van reflejando el progreso de la ciudad. Sin embargo, el desarrollo de las grandes urbes tiene un lado b, que muchas veces se justifica por las consecuencias del paso del tiempo o por la falta de recursos de las comunas que dejan algunos lugares como una de sus últimas preocupaciones.

Por eso, uno de los principales problemas en las áreas urbanas es la pérdida de los espacios públicos. Reflejo de esta situación es que muchos ciudadanos, principalmente de comunas periféricas, no cuentan con una plaza a menos de cinco minutos de sus casas. El problema va más allá de la falta de territorio para este tipo de actividades, sino que las áreas que se podrían aprovechar por los vecinos para la recreación, hacer deporte u ocio no se usan, por estar transformadas en microbasurales o no tener las condiciones mínimas para ser consideradas como un lugar seguro.

En esa línea, desde la Fundación Mi Parque apuntan que la clave es recuperar estos espacios por medio de proyectos que se adapten a las necesidades de los vecinos, tomando en cuenta el presupuesto del municipio correspondiente. "Es terrible pensar que hay que diseñar de acuerdo con las capacidades de mantención de la comuna, pero es la realidad", comenta el director ejecutivo de Fundación Mi Parque, Carlos Aubert.

Un estudio del Sistema de Indicadores y Estándares de Desarrollo Urbano (Siedu), que midió el acceso que tienen los chilenos a áreas verdes, reflejó que Vitacura y Recoleta lideran ranking con cerca de 18 m2 de áreas verdes por habitante. Mientras que Valparaíso, La Cruz, Olmué e Independencia, son las peores entre los 117 municipios analizados por el sondeo.

Sin embargo, desde la Fundación Mi Parque -que durante sus 10 años de existencia ha realizado 335 proyectos de recuperación de espacios- hacen un llamado a no necesariamente imaginarse los espacios públicos como áreas verdes, con mucho césped y árboles frondosos, ya que muchas veces, "eso va en contra de la realidad global geográfica de un lugar". Más aún en medio de un año en que la lluvia ha sido escasa y se ha declarado emergencia hídrica en varias regiones del país.

Otra de las iniciativas que busca recuperar espacios es la que está comenzando a impulsar Fundación Circular, por medio de su proyecto "Recupera", que les cobra a las inmobiliarias (a un menor precio de mercado)por retirar la tierra de las construcciones y luego la reutiliza para el diseño topográfico de sitios que hoy son vertederos o lugares inseguros . Además, el dinero está destinado para la construcción y mantención de futuros parques "El privado encuentra un lugar cercano para botar, el Estado no pone un peso por recuperar sitios eriazos y la comunidad tiene un espacio que puede volver a ocupar", dice la directora de Fundación Circular, Paola D'Angelo, quien impulsa este trabajo por medio de la coordinación con los municipios, que son los administradores de estos lugares abandonados.

Actualmente, esta entidad trabaja en el proyecto Parque André Jarlan, un sitio eriazo en la comuna de Pedro Aguirre Cerda, que tiene un presupuesto estimado cercano a los $1.500 millones.

Por su parte, las municipalidades no se quedan atrás en la recuperación de espacios y una de las comunas que ha destacado en este tema ha sido la de Quinta Normal con su trabajo en el Parque Pérgolas de Carrascal. El proyecto es una iniciativa público-privada que busca transformar la ribera sur poniente del río Mapocho por medio de la construcción de parques que permitan su uso para la gente de la comuna. "Es importante consignar la escasez de sitios para habilitar nuevos parques y la mala utilización de los espacios públicos por parte de inescrupulosos que generan microbasurales, por lo que desde el inicio de esta gestión, hemos trabajado en la recuperación de espacios e instalación de puntos verdes", dice la alcaldesa de Quinta Normal, Carmen Fernández.

La iniciativa fue reconocida en la última edición de los Premios Iniciativas Municipales Urbanas (PIMU), organizado por PULSO Ciudad, y se enmarca dentro de un programa del Ministerio de Vivienda que busca realizar un gran parque a lo largo de toda la costanera sur del río Mapocho.

En esa línea, otra de las carteras del gobierno que impulsa proyectos de cuidado y recuperación en la ciudad es el Ministerio de Bienes Nacionales, con su iniciativa "Cero Rayados", que ofrece un canal de denuncias donde, por medio de la app Sosafe y la página del ministerio, se puede denunciar cuáles son las zonas que tienen algún tipo de rayado en sus fachadas, para que los municipios y gobiernos regionales sepan dónde tienen que focalizar su trabajo. Además, cuentan con la iniciativa "Operación Rescate" que consiste en la recuperación de inmuebles fiscales que están tomados de forma ilegal e irregular. La idea es que estos lugares se puedan destinar a fundaciones y organismos que les pueden dar un buen uso. Por ejemplo, en julio de este año, la cartera entregó un inmueble a la Fundación para la Confianza, que tiene como misión apoyar a los menores de edad víctimas de abuso en Chile.

La cartera liderada por el ministro Felipe Ward, también destaca su trabajo en "Rutas patrimoniales", un programa que se planteó poner en valor los hitos de cada ciudad y el país. A la fecha se han habilitado 65 rutas en todo Chile.

Comenta