La encrucijada de Briones para lograr apoyo al reajuste del salario mínimo

26 de mayo del 2020/SANTIAGO Ignacio Briones, ministro de Hacienda, llega a la moneda usando su mascarilla, para reunirse con el Presidente de la Republica, para avanzar en acuerdo por la reactivación, el empleo y la protección de los ingresos. FOTO: SEBASTIAN BELTRAN GAETE/AGENCIAUNO

Todas las alternativas fueron planteadas en la Comisión de Hacienda del Senado. Lo único claro es que el proyecto no tiene urgencia y que se darán un espacio para negociar, aunque las posiciones están aún muy apartadas.




La decisión del gobierno de insistir con el proyecto de reajuste al salario mínimo no encontró buena recepción en la Comisión de Hacienda del Senado, en específico en la oposición.

Este martes el ministro de la cartera, Ignacio Briones, presentó la misma propuesta de la Cámara, de reajustar en 0,4% este estipendio hasta marzo, y en esa fecha aplicar un incremento en base al IPC acumulado. Así, subiría de los $320.500 actuales a $322.000. Esta iniciativa fue rechazada tanto en la Comisión de Trabajo como en la sala de la Cámara, en la idea de legislar. Claro que este último rechazo no solo fue de votos opositores, sino que hubo 4 UDI, y 14 abstenciones de diputados RN y UDI.

Claudio Sapelli, economista y académico de la UC: “Estoy convencido de que un Ingreso Básico Universal es el camino que hay que seguir”
Gobierno lamenta rechazo a salario mínimo, pide “responsabilidad” al Congreso y que entienda “la coyuntura extrema” de la economía
Salario mínimo: gobierno y oposición negocian subir el Ingreso Mínimo Garantizado

Ante este escenario, el gobierno optó por la insistencia, por lo cual requiere que el Senado -donde no tiene mayoría-, por dos tercios, obligue a la Cámara a volver a tramitar el proyecto. La mesa decidió que fuera la Comisión de Hacienda la que revisara este tema antes de que la sala se pronuncie, y en este intermedio el ministro Briones está complicado para avanzar, con pocas salidas plausibles:

Aprobar de inmediato en la comisión

El senador José García (RN) planteó enviar el certificado con un informe positivo para que ayer en la tarde la sala diera los dos tercios y el proyecto volviera a la Cámara. Pero no tuvo éxito, porque tras un largo debate los senadores consideraron que no se podía dar por sentado que la sala aprobaría la insistencia si no había ningún cambio en la propuesta del gobierno; y dos, que no tenía sentido insistirle a la Cámara que viera un proyecto que ya había rechazado.

Y el senador Ricardo Lagos Weber (PPD) le recordó al ministro que diputados oficialistas, como Joaquín Lavín, Andrés Celis e Ignacio Urrutia, tampoco apoyaron el proyecto.

Rechazo en la Cámara y efecto colateral

Siguiendo esa lógica, los senadores de la Comisión, especialmente García, advirtieron que si no había un nuevo planteamiento era probable que el proyecto terminara rechazándose de nuevo, lo cual afectaría una serie de otros beneficios relacionados con el salario mínimo.

Se mencionó el Subsidio Único Familiar y la Asignación Familiar que se reajustan de acuerdo con esta iniciativa. Si no se despacha, no tendrían aumento alguno.

Insistir con la idea que había planteado en la Cámara

Ante ese escenario, el ministro puso sobre la mesa la misma fórmula que planteó a los diputados de oposición: que el proyecto tenga vigencia hasta marzo/abril y ahí realizar otra negociación, y subir el monto al mismo que concedió el anterior gobierno sin crisis económica: $6.000. “Quiero ser muy transparente, tengo claro mis límites, no me puedo desentender del drama del desempleo, y no estoy disponible para subirlo en $10.000 u $8.000”, recalcó la autoridad.

Trazar un nuevo camino solo si hay viabilidad

Aclarado el límite de La Moneda, el presidente de la Comisión, senador Jorge Pizarro (DC), también transparentó su límite: “Si el gobierno dice que no dará nada, me da la impresión de que no habrá los dos tercios. Hay que explorar y ofrecer algo novedoso”.

Los senadores también cuestionaron que el gobierno negocie ese tema con ellos y no con la Cámara, manifestando sus dudas de que luego sea apoyado en ese estamento. “Tenemos que habilitar una alternativa que sea vinculante, teniendo claridad con las bancadas de nuestros diputados”, reconoció el senador Juan Antonio Coloma (UDI).

Entonces, cada senador quedó con la tarea de conversar con sus diputados y ver si tenían piso para negociar algo con el gobierno. ¿Pero qué, si Briones ya explicitó su límiteno? El senador Juan Pablo Letelier (PS) abrió una puerta: subir el aporte estatal al Ingreso Mínimo Garantizado.

Comenta