La inflación de EE.UU. supera las expectativas y consolida las probabilidades de una gran subida de tasas

La apuesta de los economista encuestados por Bloomberg era que la inflación de agosto cayera 0,1%.


Los precios al consumo en EE.UU. resurgieron el mes pasado, desvaneciendo las esperanzas de una incipiente desaceleración y asegurando probablemente otra gran subida de los tipos de interés por parte de la Reserva Federal.

El Índice de Precios al Consumidor aumentó un 0,1% con respecto a julio, después de que no hubiera cambios en el mes anterior, según mostraron el martes los datos del Departamento de Trabajo. Con respecto al año anterior, los precios subieron un 8,3%, lo que supone una ligera desaceleración, en gran parte debido a los recientes descensos de los precios de la gasolina.

Los economistas consultados por Bloomberg esperaban un IPC mensual de -0,1% durante el mes pasado.

El llamado IPC básico, que excluye los componentes más volátiles de los alimentos y la energía, avanzó un 0,6% respecto a julio y un 6,3% respecto a hace un año. Todas las medidas superaron las previsiones. La vivienda, los alimentos y la atención médica fueron los que más contribuyeron al crecimiento de los precios.

La aceleración de la inflación indica que el coste de la vida sigue siendo elevado para los estadounidenses, a pesar de un cierto alivio en las gasolineras. Las presiones sobre los precios siguen siendo históricamente elevadas y generalizadas, lo que apunta a un largo camino hacia el objetivo de inflación de la Fed.

El presidente Jerome Powell dijo la semana pasada que el banco central actuará para lograr la estabilidad de los precios, y algunos responsables políticos se mostraron partidarios de otra subida de tipos de 75 puntos básicos. Los funcionarios han dicho que su decisión de la próxima semana se basará en la “totalidad” de los datos económicos que tienen a mano, que también ilustran un mercado laboral fuerte y el debilitamiento del gasto de los consumidores. 

Los rendimientos del Tesoro aumentaron, el índice S&P 500 abrió a la baja y el dólar subió. Los operadores aumentaron las apuestas de que la Reserva Federal subirá los tipos de interés en tres cuartos de punto porcentual, ya que consideran que ese resultado está asegurado.

“Si había alguna duda sobre el 75, definitivamente van a subir el 75″ en la reunión del Comité Federal de Mercado Abierto de la próxima semana, dijo Jay Bryson, economista jefe de Wells Fargo & Co. en Bloomberg Television. “Pensamos que lo harían retroceder a 50 en noviembre. En este punto, se diría que 75 está ciertamente sobre la mesa en noviembre”, agregó.

El coste de los alimentos aumentó un 11,4% con respecto a hace un año, la mayor cifra desde 1979. Los precios de la electricidad subieron un 15,8% desde 2021, la mayor cifra desde 1981. Los precios de la gasolina, por su parte, bajaron un 10,6% en agosto, la mayor caída mensual en más de dos años.

Los costes de la vivienda -que son el mayor componente de los servicios y constituyen aproximadamente un tercio del índice general del IPC- siguen aumentando. El coste global de la vivienda aumentó un 0,7% con respecto a julio y un 6,2% con respecto a hace un año, ambos valores máximos desde principios de la década de 1990.

La inflación persistentemente alta ha arrastrado los índices de aprobación del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y ha amenazado las posibilidades de los demócratas de conservar sus escasas mayorías en el Congreso en las elecciones intermedias de noviembre. 

Biden, en una ceremonia en la Casa Blanca más tarde el martes, planea argumentar que él y sus compañeros demócratas han ayudado a dirigir la economía de nuevo a una base más firme, mientras promocionan una nueva ley de clima, energía y cuidado de la salud apodada “Ley de Reducción de la Inflación”.

Excluyendo los alimentos y la energía, el coste de los bienes subió un 0,5% con respecto a hace un mes, mientras que los costes de los servicios, sin contar la energía, subieron un 0,6%. Los economistas esperaban que los precios de los bienes se enfriaran a medida que la demanda reprimida llevara a los consumidores a desplazar más su gasto hacia los viajes y el ocio, pero ambos siguen siendo elevados.

Los precios de los autos usados cayeron por segundo mes consecutivo. Las tarifas aéreas también bajaron, probablemente debido al descenso de los precios del combustible.

Los medicamentos sin receta médica registraron la mayor subida anual. Los bienes de atención médica en general registraron el mayor avance desde 2017. En cuanto a los servicios sanitarios, los seguros de salud aumentaron un 24,3% interanual, una cifra récord.

La inflación sigue erosionando las ganancias salariales de los estadounidenses. Un informe separado mostró el martes que los ingresos medios por hora reales cayeron un 2,8% en agosto con respecto al año anterior, continuando una cadena constante de descensos desde el pasado abril. Sin embargo, en términos mensuales, los salarios reales crecieron por segundo mes consecutivo.

“La sorprendente fortaleza del IPC subyacente en agosto -cuando la mayoría pensaba que la bajada de los precios de la gasolina haría bajar también otros precios- indica que los salarios se han convertido ahora en el principal motor de la inflación. Dado que los funcionarios de la Fed ya están muy preocupados por una posible espiral de precios salariales, es probable que el banco central siga subiendo los precios en la primera mitad de 2023″, destacaron los economistas de Bloomberg Economics, Anna Wong y Andrew Husby.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Una manzana sin pelar contiene más vitamina C, vitamina K, calcio, potasio y fibra que una pelada.