Ministra de las Culturas por cuidado del patrimonio: "La protección legal es importante, pero no basta"

Imagen MINISTRA DE CULTURA_07

Consuelo Valdés confía en que la Ley de Patrimonio Cultural que hoy está en el Congreso, solucionará varios problemas que tiene la gestión de esta área. Además, le gustaría terminar su administración con un Chile más empoderado respecto a la conservación y transmisión de la cultura.




Se tiende a hablar de patrimonio en Chile solo en ciertas ocasiones durante el año o bien, cuando se critica la excesiva burocracia que existe para poder recuperar edificaciones que no están en buen estado. También se eleva el volumen de la discusión en la opinión pública, ante la falta de recursos para esta área.

En este escenario, la ministra de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Consuelo Valdés, traza como uno de sus principales objetivos de su gestión la promulgación de la Ley de Patrimonio Cultural. Esto, ya que a su juicio, le entregará al país y a la cartera más herramientas en lo que significa la promoción y cuidado de este ítem. "En el ministerio hablamos de patrimonio todos los días, pero el Día del Patrimonio Cultural es una excelente oportunidad de instalar en la agenda ciudadana el interés e ímpetu participativo para apropiarse de sus espacios y tradiciones. Sabemos que falta mucho camino todavía. Nuestra institucionalidad se reformuló recientemente y la creación de la conciencia respecto, es uno de los principales desafíos y prioridades. Es por eso también que ingresamos al Congreso un proyecto de Ley de Patrimonio Cultural que permitirá, entre otras cosas, agilizar procesos relacionados con declaratorias, generar incentivos y perfeccionar el sistema de sanciones a los delitos, junto con mejorar la gestión y los resultados de los distintos proyectos impulsados.

¿Cómo evalúan su despliegue en regiones respecto al cuidado y promoción del patrimonio en la ciudad?

-La puesta en marcha del ministerio está permitiendo un despliegue territorial que ha reforzado las competencias que tenemos. Sin embargo, aún hay mucho camino por recorrer. Actualmente, según lo que establece nuestra legislación, todas las definiciones sobre patrimonio del país -desde las intervenciones hasta declaratorias- se deciden en Santiago a través del Consejo de Monumentos Nacionales (CMN). Esta mirada centralista debe cambiar y es parte de lo que se propone en el proyecto de ley.

Para que el Sernac tuviera más atribuciones y peso, se hablaba de darle dientes ¿El CMN los tiene?

-En su presupuesto 2019, el ministerio estableció el mayor aumento de recursos que ha tenido el CMN en su historia, duplicándolo. Con esto se están reforzando los equipos para así dinamizar los procesos. Además, el proyecto que ingresamos al Congreso también aumenta considerablemente las multas por daño al patrimonio y la capacidad fiscalizadora, al reforzar las estructuras regionales.

Una comunidad empoderada

Al final, ¿en qué estado le gustaría dejar el tema del patrimonio?

-Me gustaría que el proyecto de Ley de Patrimonio Cultural culmine su tramitación en el Poder Legislativo para poder darle a Chile la actualización que esta normativa necesita. Y ver, por supuesto, a una comunidad empoderada respecto de la conservación y transmisión de su cultura.

Cuando se habla de mejorar las edificaciones muchas veces se critican que los procesos son extremadamente burocráticos y tiene pocos fondos. ¿Cómo responde a esto?

-Los bienes patrimoniales están expuestos al paso del tiempo, a accidentes, al uso y al deterioro natural de los materiales. Por lo tanto, las políticas deben ser capaces de administrar ese deterioro para entregarlo enriquecido a los que vienen y construir patrimonio futuro. Hoy funcionamos bajo un paradigma fundamentalmente legalista a través del cual se dictan decretos para declarar y proteger bienes. Aquí hay que ser claros: la protección legal es importante, pero no basta.

¿Por qué?

-Porque debe ser un eslabón de un proceso mayor, que incorpore planes y herramientas de gestión, incentivos a los propietarios y financiamiento, en una labor que convoque al Estado y a la sociedad en su conjunto.

Lo que más demanda el mercado inmobiliario es espacio. Que se declaren más lugares como patrimonio no sería algo tan atractivo para este rubro. ¿Cómo enfrentan esta posible disputa?

-El patrimonio es uno de los ejes de la Política Nacional de Desarrollo Urbano. Es decir, no se trata de congelar territorios, sino que es un factor de desarrollo que aporta a las ciudades. El patrimonio no es solo compatible con el desarrollo sino que es parte fundamental de éste.

Chile está creciendo mucho menos de lo esperado y cuando el presupuesto es menor la tendencia es recortar en áreas como la de su cartera...

-A estas alturas del 2019 es muy difícil proyectar la situación presupuestaria del próximo año. Evidentemente que existe un compromiso desde el Ejecutivo respecto al Patrimonio Cultural y su gestión, porque entendemos que la cultura, las artes y el patrimonio son fundamentales para el desarrollo de la sociedad.

Comenta