Científicos descubren que aterradores gusanos marinos recubren sus mandíbulas con cobre para perforar e inyectar veneno a sus víctimas

Imagen microscópica de de una Glycera proboscis, una de las especies de gusanos de sangre.

Se trata de la única especie del reino animal que posee esta característica, según una investigación de los llamados gusanos de sangre.


Los gusanos de sangre son conocidos por sus inusuales mandíbulas en forma de colmillo, que están hechas de proteínas, melanina y concentraciones de cobre que no se encuentran en ninguna otra parte del reino animal. Los científicos han observado cómo estos gusanos utilizan el cobre extraído de los sedimentos marinos para formar sus mandíbulas, y el proceso, descrito en un estudio publicado en la revista Matter el 25 de abril, puede ser incluso más inusual que los propios dientes.

Debido a que los gusanos solo forman sus mandíbulas una vez, deben ser lo suficientemente fuertes y resistentes para durar la totalidad de los cinco años de vida del animal. Los usan para morder a sus presas, a veces perforando directamente un exoesqueleto, e inyectan veneno que paraliza a las víctimas.

“Estos son gusanos muy desagradables porque tienen mal genio y se les provoca fácilmente”, dice el coautor Herbert Waite, bioquímico de la Universidad de California en Santa Bárbara. “Cuando se encuentran con otro gusano, por lo general luchan usando sus mandíbulas de cobre como armas”.

Imagen de un gusano de sangre con sus cuatro mandíbulas expuestas. En el recuadro un detalle de uno de sus dientes.

El laboratorio de Waite ha estado estudiando los gusanos de sangre durante 20 años, pero solo recientemente pudieron observar el proceso químico que forma un material similar a una mandíbula de principio a fin. El gusano comienza con un precursor de proteína, que recluta cobre para concentrarse en un líquido viscoso rico en proteínas que tiene un alto contenido de cobre y se separa en fases del agua . Luego, la proteína usa el cobre para catalizar la conversión del derivado del aminoácido DOPA en melanina, un polímero que, combinado con la proteína, le da a la mandíbula propiedades mecánicas que se asemejan a los metales manufacturados.

A través de este proceso, el gusano puede sintetizar fácilmente un material que, si se creara en un laboratorio, sería un proceso complicado que involucraría muchos aparatos, solventes y temperaturas diferentes. “Nunca esperábamos que una proteína con una composición tan simple, es decir, principalmente glicina e histidina, realizara tantas funciones y actividades no relacionadas”, dice Waite.

Glycera americana, otro tipo de gusano de sangre.

El equipo espera que una mejor comprensión de cómo el gusano de sangre lleva a cabo su laboratorio de procesamiento autónomo podría ayudar a optimizar partes de la producción que beneficiarían a la industria. “Estos materiales podrían ser señales de cómo hacer y diseñar mejores materiales de consumo”, dice Waite.

Los gusanos de sangre (género Glycera) son poliquetos que típicamente se encuentran en el fondo de aguas marinas poco profundas, y algunas especies (por ejemplo, el gusano de sangre común) pueden crecer hasta 35 centímetros de longitud.

Estos gusanos son de un color rosa cremoso debido a que su piel pálida permite percibir sus fluidos rojos, los cuales contienen hemoglobina y es lo que les da su nombre. En la “cabeza” tienen cuatro pequeñas antenas y a lo largo del cuerpo pequeñas proyecciones carnosas.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

La ciudad ubicada en la Región de la Araucanía, fue evacuada por completo prodcuto de las llamas, que hasta ahora han dejado un fallecido y más de 120 viviendas siniestradas.