Dr. Linqi Zhang: “Esperamos lograr un acuerdo para desarrollar una vacuna nasal en Chile”

Dr. Linqi Zhang. Foto: Reuters

El científico chino, de visita en Chile, es el creador de una de las primeras inyecciones nasales del mundo contra el Covid, una vacuna que espera se pueda fabricar también en el país.


Linqi Zhang alcanzó reconocimiento global como científico por ser el creador de una vacuna intranasal contra el virus que causa el Covid-19 y por liderar la investigación y desarrollo de un fármaco, ya aprobado en China, que ha mostrado eficacia para combatir algunas cepas de transmisión rápida del SARS-CoV-2.

El investigador estuvo en Chile esta semana como invitado estelar del Simposio de Inmunología en Primavera “Desde la Edad Media de Covid-19 al Renacimiento por la Vacunación”, actividad, organizada por el Instituto Milenio en Inmunología e Inmunoterapia (IMII), la U. Católica y la U. de Chile.

El encuentro incluyó a ponentes extranjeros que han trabajado durante los últimos años en el estudio del Sars-CoV-2 y la creación de vacunas. Entre ellos, el doctor Zhang, director del Centro de Investigación Integral del Sida y del Centro de Investigación para la Salud Global y las Enfermedades Infecciosas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Tsinghua, en China.

La terapia, denominada BRII-196/BRII-198, fue desarrollada conjuntamente por la U. de Tsinghua, el Tercer Hospital Popular de Shenzhen y Brii Biosciences, y es la primera combinación terapéutica de anticuerpos neutralizantes contra el coronavirus, con derechos de propiedad intelectual independientes aprobada en China. El producto puede ser empleado para el tratamiento de adultos y adolescentes de entre 12 y 17 años que pesen más de 40 kilogramos.

BRII-196/BRII-198, el tratamiento en el quye participó el doctor Zhang.

El académico ha dedicado tres décadas a estudiar la patogénesis del VIH-1 y el desarrollo de vacunas, y ha ampliado su investigación a patógenos virales humanos emergentes y reemergentes como el coronavirus del Síndrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV), el virus del Ébola y del Zika, y el virus de la gripe aviar altamente patógena (HPAI).

Prof. Linqi Zhang. Foto: Reuters.

En conversación con Qué Pasa, el científico, explica más sobre su actual investigación de la vacuna intranasal y por qué no se había trabajado en ella antes

“Esta (visita) para mí es una expedición de aprendizaje a Chile, pero realmente mirando hacia el futuro para hacer algo juntos” enfatiza el académico sobre la posible colaboración científica con Chile en el desarrollo de su vacuna nasal.

Durante su paso por Chile visitará el laboratorio GMP que se está terminando en el Centro de Innovación en el campus UC en la comuna de San Joaquín, donde se podría producir su vacuna en un futuro.

¿En qué está actualmente la investigación sobre su vacuna intranasal?

Ya hemos presentado la solicitud de identificación a la autoridad reguladora china. Así que, deberíamos tener noticias de ellos pronto. Esperamos comenzar la primera fase del estudio clínico a principios del próximo año.

¿Cómo se elaboró esta vacuna intranasal?

Lo que generamos, gracias a que nosotros compartimos con los chimpancés una parte de la proteína spike de la variante Ómicron y algunas espigas de la cepa original, fue realizar este estudio de la vacuna aeronasal y luego administrarla a a través de la ruta intranasal.

Así obtuvimos los datos de protección de esta vacuna en animales, en este caso en ratones, y mostramos una gran nivel de protección de la infección, y asimismo, un gran nivel de la reducción sustancial de la pérdida viral en el tracto respiratorio y también en el pulmón.

¿La vacuna nasal podría producir una mejor inmunidad que las actuales vacunas?

No. Lo que digo, es que cada vacuna nasal será un complemento para las que ya existen, particularmente en términos de inducir la inmunidad en nuestro tracto respiratorio.

Linqi Zhang. Foto: Reuters

El tracto respiratorio es una parte muy importante de la entrada para la infección y la transmisión. Así que si se puede mejorar la inmunidad allí, eso ayudará a reducir la transmisión y la adquisición.

Si una gran mayoría le tiene miedo a las agujas (o no es una experiencia grata), ¿Por qué para la pandemia casi todos los laboratorios trabajaron en vacunas intramusculares y no en prototipos nasales? ¿Es más difícil?

No creo que sea más difícil técnicamente, pero creo que todo nuestro campo de investigación en vacunas está todavía en la fase de aprendizaje.

Empezamos con un tipo de vacuna diferente a la nasal, que nos proporciona una gran protección contra la enfermedad y la hospitalización, pero empezamos a darnos cuenta de que la vacuna actual tiene un gran margen de mejora, en particular para detener la adquisición del virus y la transmisión. Ahí es donde, cada vez más académicos e industrias comenzaron a trabajar en las vacunas intranasales basadas en las mucosas.

Así que es una curva de aprendizaje y todavía estamos aprendiendo. Por eso empezamos a invertir en esta área. Y quizás no se basa en gran medida en lo que hemos aprendido y lo que hemos averiguado, hay un florecimiento para mejorar. Así que esto no va en contra de lo existente, se trata simplemente de aprender, de optimizar la estrategia actual para poder mejorar la eficacia de la protección.

Por eso, la razón por la que estoy viniendo a Chile es para aprender de mis colegas, profesores, investigadores y lo que han estado haciendo, dónde se dirige su investigación y encontrar una buena oportunidad para trabajar en el desarrollo de la vacuna intranasal.

Así que esta es una buena oportunidad tanto para China como para Chile para hacer algo realmente innovador en la vanguardia y en la frontera de toda la investigación científica. Así que personalmente me siento muy entusiasmado con esta discusión científica, así que esperamos encontrar el punto de acuerdo para llevar a cabo esta colaboración aquí en Chile.

¿Esta vacuna nasal se podría utilizar como medida de prevención del Covid-19?

Creo que nos encantaría usarla como refuerzo para poder mejorar la inmunidad existente y para mejorar la inmunidad intranasal o respiratoria.

Así que será una buena combinación con la vacuna actual mientras se potencia la inmunidad en el , y que en última instancia, a través de esto, tienda de refuerzo, esperamos lograr la infección preventiva y también la reducción de la transmisión.

Así que este es el escenario ideal. Si somos capaces de lograr el objetivo (de potenciar la inmunidad), primero es necesario probarla en la población humana, en este caso, primero en China por supuesto y ahora estamos hablando de si podríamos hacerlo aquí (Chile) también. Así que esta es una gran oportunidad para explorar esta posible colaboración.

¿Este tipo de vacuna podría tener un costo menor a las actuales?

Creo que al final esta vacuna es muy rentable, ya que en comparación con las vacunas de ARNm, no requiere un cambio de código, no requiere una formulación específica. Pero el procedimiento de fabricación es bastante estándar. Así que combinando esos factores, hay una tremenda ventaja para que la vacuna aeronasal que elaboramos gracias a los chimpancés sea utilizada en la población en general.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El estrés puede generar efectos negativos en el organismo como envejecimiento prematuro y enfermedades crónicas, fomentando una mala calidad de vida.