El planeta tiene un nuevo océano

Crédito: Jordi Chias/National Geographic.

La organización mundial sin fines de lucro National Geographic Society por primera vez en los más de 100 años que ha trazado los océanos del mundo sumará un cuerpo de agua más a su lista.




A raíz del Día Mundial de los Océanos, los cartógrafos de NatGeo anunciaron esta semana que reconocerán oficialmente el océano Austral, cuerpo de agua que rodea la Antártica, como el quinto océano de la Tierra.

“Cualquiera que haya estado allí tendrá dificultades para explicar qué tiene de fascinante, pero todos estarán de acuerdo en que los glaciares son más azules, el aire más frío, las montañas más intimidantes y los paisajes más cautivadores que en cualquier otro lugar al que puedas ir”, indicó Seth Sykora-Bodie, científico marino de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) y Explorador de National Geographic.

Desde que National Geographic comenzó a hacer mapas en 1915, ha reconocido cuatro océanos: el Atlántico, el Pacífico, el Índico y el Ártico. Sin embargo, a partir de esta semana, reconocerá al Océano Austral como el quinto océano del mundo.

Mapa del Instituto Geográfico Argentino de 1885 que ya hablaba del "océano Antártico, al sur de Tierra del Fuego.

“Los científicos saben desde hace mucho tiempo que hay una región ecológica distinta alrededor de la Antártida”, dijo el geógrafo de la National Geographic Society Alex Tait. No obstante, al menos en la comunidad científica internacional, no había existido consenso de acuerdo sobre el nombre y el límite de este cuerpo de agua.

Falta de acuerdos entre expertos

Funcionarios de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, sus siglas en inglés) dijeron que la agencia federal reconoció al organismo como el quinto océano en 1999, cuando la Junta de Nombres Geográficos de EE.UU. aprobó el nombre “Océano Austral”.

Cuando se propusieron los límites del océano en 2000 a la Organización Hidrográfica Internacional (OHI), que rastrea y traza los mares y océanos del mundo, no todos los países miembros de la OHI estaban de acuerdo, según la NOAA.

Tait mencionó que, si bien National Geographic ha etiquetado el océano en sus mapas antes, llegó con un descargo de responsabilidad sobre la falta de un acuerdo amplio. Además, a juicio del geógrafo de la ONG, era importante reconocerlo oficialmente, ya que las personas buscan en sus mapas datos precisos sobre la cantidad de continentes, países y océanos que existen en la Tierra.

De acuerdo a Tait, es realmente importante desde el punto de vista educativo, así como desde el punto de vista del etiquetado de mapas, mostrar la relevancia del Océano Austral como un quinto océano. “Cuando los estudiantes aprendan sobre partes del mundo oceánico, aprenderán que es un océano interconectado, y entenderán que estas regiones llamadas océanos son realmente importantes, y hay una distinta en las aguas heladas alrededor de la Antártida”, afirmó el geográfo de NatGeo.

Características del Océano Austral

Mientras que los otros océanos están definidos por los continentes que los rodean, el Océano Austral está definido por una corriente.

Los científicos estiman que la Corriente Circumpolar Antártica (ACC) se estableció hace aproximadamente 34 millones de años, cuando la Antártida se separó de América del Sur. Eso permitió el flujo de agua sin obstáculos alrededor del fondo de la Tierra.

El ACC fluye de oeste a este alrededor de la Antártida, en una amplia banda fluctuante centrada aproximadamente en una latitud de 60 grados sur, la línea que ahora se define como el límite norte del Océano Austral. Dentro del ACC, las aguas son más frías y un poco menos saladas que las aguas del océano al norte.

Fondo marino del océano Austral.

El cuerpo de agua se extiende desde la costa de la Antártida hasta los 60 grados de latitud sur, según NOAA. National Geographic indicó que también utilizará 60 latitud sur como límite norte, excluyendo el Paso Drake y el Mar de Scotia.

Entorno único

Al cercar las gélidas aguas del sur, el ACC ayuda a mantener fría la Antártida y el Océano Austral ecológicamente distinto, siendo el hogar de miles de especies que viven allí y en ningún otro lugar.

Enric Sala, explorador residente de National Geographic, describió el Océano Austral como un cuerpo de agua distintivo caracterizado por la poderosa Corriente Circumpolar Antártica que fluye hacia el este, “persiguiéndose perpetuamente alrededor de la Antártica”. El explorador se refirió al cuerpo como un “anillo oceánico en el fin del mundo que conecta los océanos Pacífico, Atlántico e Índico”.

El Océano Austral abarca ecosistemas marinos únicos y frágiles que albergan una vida marina maravillosa como ballenas, pingüinos y focas.

El Océano Austral abarca ecosistemas marinos únicos y frágiles que albergan una vida marina maravillosa como ballenas, pingüinos y focas.

Además, el Océano Austral también tiene efectos ecológicos en otros lugares. Las ballenas jorobadas, por ejemplo, se alimentan de krill frente a la Antártida y migran hacia el norte para pasar el invierno en ecosistemas muy diferentes frente a América del Sur y Central. Algunas aves marinas también migran hacia adentro y hacia afuera.

El Océano Austral, de acuerdo a Sala, contiene áreas que se están calentando más rápido en la Tierra, como la Península Antártica. El hielo marino en el Océano Austral juega un papel en la determinación de la circulación oceánica y los patrones climáticos, y un mayor calentamiento del océano podría “alterar el clima global”, manifestó el explorador.

Actualmente, los científicos están estudiando cómo el cambio climático está alterando el Océano Austral. El agua del océano que se mueve a través del ACC se está calentando, según han aprendido los científicos, pero no está claro cuánto está afectando esto a la Antártica. Algunas de las capas de hielo y plataformas de hielo de los continentes que se derriten más rápidamente han sido donde el ACC está más cerca de la tierra.

Al llamar la atención sobre el Océano Austral, la National Geographic Society espera promover su conservación.

Pescadores del buque "Persistence" transportan una red de cerco llena de pogies en Casco Bay, frente a Portland, Maine. Los pescadores de langosta utilizarán los pogies como cebo. Foto: AP/Robert F. Bukaty.

Los impactos de la pesca industrial en especies como el krill y la austromerluza (que se comercializa como lubina chilena) han sido una preocupación en el Océano Austral durante décadas. En 1982, se impusieron límites de captura en la región. El área marina protegida (AMP) más grande del mundo se estableció en el Mar de Ross frente a la Antártida Occidental en 2016. Varias organizaciones están trabajando para reservar más AMP para proteger las zonas de alimentación más críticas del Océano Austral, por ejemplo, frente a la Península Antártica.

“Esta es una gran oportunidad para elevar el perfil de esta vital región y crear conciencia sobre las amenazas que la afectan y las soluciones, sostuvo Sala.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.