Estudio revela que los flavonoides del chocolate aumentan desempeño cognitivo

Pie-de-almendras-naranja-y-cacao

Un estudio de la Universidad de Birmingham, en el Reino Unido, midió el desempeño en pruebas después del consumo de estos metabolitos. Los resultados son sorprendentes.




El aumento del consumo de flavonoides, un grupo de moléculas que se encuentran naturalmente en frutas y verduras como el cacao, las uvas o el té, puede aumentar la agilidad mental, según una nueva investigación de la Universidad de Birmingham (Reino Unido), que viene a demostrar un efecto positivo sobre la función vascular cerebral y el rendimiento cognitivo en adultos jóvenes sanos.

Los cerebros de adultos sanos se recuperaron más rápido de un desafío vascular leve y se desempeñaron mejor en pruebas complejas si los participantes consumían flavanoles de cacao de antemano, según señalaron los investigadores en la revista Scientific Reports, donde recuerdan que estudios anteriores han demostrado que comer alimentos ricos en flavonoides puede beneficiar la función vascular.

“Los flavonoides son moléculas pequeñas que se encuentran en muchas frutas y verduras, y también en el cacao. Le dan a las frutas y verduras sus colores brillantes y se sabe que benefician la función vascular. Queríamos saber si los flavonoides también benefician la vasculatura cerebral y si eso podría tener un impacto positivo en la función cognitiva”, señala Catarina Rendeiro, investigadora y profesora de ciencias de la nutrición en el Universidad de Birmingham.

Rendeiro, quien dirigió la investigación con los profesores de psicología de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign Monica Fabiani y Gabriele Gratton, añade que “los niveles de oxigenación máxima fueron más de tres veces más altos en el cacao con alto contenido de flavonoides en comparación con el cacao con bajo contenido de flavanoles, y la respuesta de oxigenación fue aproximadamente un minuto más rápida”.

El equipo reclutó a adultos no fumadores sin enfermedad cerebral, cardíaca, vascular o respiratoria conocida, con el razonamiento de que cualquier efecto observado en esta población proporcionaría evidencia sólida de que los flavonoides dietéticos pueden mejorar la función cerebral en personas sanas.

El equipo probó a los 18 participantes antes de la ingesta de flavonoides de cacao y en dos ensayos separados, uno en el que los sujetos recibieron cacao rico en flavonoides y otro durante el cual consumieron cacao procesado con niveles muy bajos de flavonoides. Ni los participantes ni los investigadores sabían qué tipo de cacao se consumía en cada uno de los ensayos. Este diseño de estudio doble ciego evita que las expectativas de los investigadores o participantes afecten los resultados.

Aproximadamente dos horas después de consumir el cacao, los participantes respiraron aire con un 5% de dióxido de carbono, aproximadamente 100 veces la concentración normal en el aire. Con la espectroscopia funcional de infrarrojo cercano, una técnica que utiliza la luz para capturar cambios en el flujo sanguíneo al cerebro, el equipo midió la oxigenación en la corteza frontal, una región del cerebro que juega un papel clave en la planificación, regulación del comportamiento y toma de decisiones.

Los investigadores también desafiaron a los participantes con tareas complejas que requerían que manejaran demandas a veces contradictorias o competitivas. La mayoría de los participantes tuvieron una respuesta de oxigenación cerebral más fuerte y rápida después de la exposición a los flavonoides del cacao que al inicio o después de consumir cacao sin flavonoides, encontraron los investigadores.

Después de ingerir los flavanoles de cacao, los participantes también obtuvieron mejores resultados en las pruebas cognitivas más desafiantes, resolviendo correctamente los problemas un 11% más rápido que al inicio o cuando consumieron cacao con flavonoides reducidos. Sin embargo, no hubo una diferencia medible en el desempeño en las tareas más fáciles.

“Esto sugiere que los flavonoides solo podrían ser beneficiosos durante las tareas cognitivas que son más desafiantes”, ha señalado Rendeiro, quien destaca que los participantes variaron en sus respuestas a los flavonoides del cacao.

“Aunque la mayoría de las personas se beneficiaron de la ingesta de flavanol, hubo un pequeño grupo que no lo hizo”, cuatro de los 18 sujetos del estudio no tuvieron diferencias significativas en la respuesta de oxigenación cerebral después de consumir flavonoides, ni mejoró su desempeño en las pruebas.

“Debido a que estos cuatro participantes ya tenían las respuestas de oxigenación más altas al inicio del estudio, esto puede indicar que aquellos que ya están bastante en forma tienen poco margen de mejora. En general, los hallazgos sugieren que las mejoras en la actividad vascular después de la exposición a los flavonoides están relacionadas con la mejora en la función cognitiva”, concluye.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.