La historia de un soldado chileno en la trinchera

Autor: Pamela Silva

Humberto Lazo fue uno de los muchos soldados chilenos que estuvieron atrincherados por más de un año en la frontera con Argentina esperando una guerra que al final no se concretó.


Humberto Lazo tenía 18 años y llevaba seis meses cumpliendo el servicio militar en La Serena cuando lo trasladaron a, lo que él y sus compañeros pensaban, era un regimiento en Coquimbo. Cuando llegaron a Santiago y los estaban subiendo a un avión, se enteraron que los llevaban a Punta Arenas.

Pero no se quedaron en Punta Arenas, una vez ahí se hicieron parte del Regimiento Caupolicán y los cruzaron a Tierra del Fuego, donde estuvieron atrincherados un año y dos meses esperando por una guerra que nunca ocurrió.

Era 1978 y el Conflicto del Beagle estaba en su momento más intenso. “Nos dijeron que habíamos llegado a un lugar donde Chile tenía problemas con Argentina. Entonces ellos nos fueron preparando por si llegaba  a suceder algo”, recuerda Humberto.

Para los hombres de la cuarta región soportar el frío intenso y los fuertes vientos del sur de Chile no fue sencillo, tampoco estar separados de sus familias sin contacto alguno durante todo el tiempo que estuvieron atrincherados. Porque en la base había un teléfono, pero ellos como simples soldados no tenían acceso a él.

Humberto y los otros soldados estaban a sólo 300 metros del enemigo, separados únicamente por un cerco con campos minados hacia ambos lados, sin poder salir de día, viendo siempre lo mismo y a las mismas personas, perdiendo la noción del tiempo. Llegó un momento en que no sabían si era lunes, miércoles o domingo.

Y aunque estaban con orden de disparo ante cualquier movimiento argentino, con la medalla de guerra puesta en el pecho y preparados para empezar la guerra en cualquier momento, Humberto asegura no haber sentido miedo. Nunca.

“Estábamos dispuestos a entregar la vida por el país. Uno chileno tenía que matar tres argentinos, ese era nuestro lema. Ya estábamos preparados porque teníamos cursos de guerrilla, estábamos listos como soldados para enfrentar una guerra”, comenta Humberto, quien a 40 años del conflicto entre ambos países sigue recordando el momento sin temor alguno.

Ricardo Pardo, compañero de regimiento de Humberto, no concuerda totalmente con su amigo. Él sí admite haber sentido miedo, sobre todos los primeros días cuando llegaron a Tierra del Fuego, cuando no sabían qué sucedería con ellos, asustado de lo que podría suceder.

Pero al igual que Humberto, Ricardo concuerda que con el paso de los días ese miedo se fue esfumando, que lo único que quedaba en ellos eran los técnicas de batalla que les enseñaban junto con un intenso orgullo de servir a la patria y un sentir, casi una necesidad, de morir defendiendo Chile.

“Te enseñan que uno tiene el honor de servir igual como sirvieron nuestros grandes héroes, y te dan la oportunidad de hacerlo. Te sientes orgulloso porque esa es la única vez que podrás hacerlo, porque no va a volver a pasar nunca más -Dios lo quiera-”, explica Ricardo.

Después de un año en las trincheras, de informes que los argentinos estaban avanzando y listos para la lucha que se desestimaban en cosa de horas para reportar que no, que estaban retrocediendo, “lo único que esperas es que disparen. Porque esa era la orden, una vez que ellos disparaban nosotros disparamos” explica Ricardo.

A tan solo 300 metros del enemigo lo único que esperaban que ese constante estado de alerta acabara y que la guerra por fin comenzase. Ellos no tenían por qué sentir miedo: Estaban mucho más preparados que los argentinos, tanto psicológicamente como en combate. O al menos, de eso los tenían convencidos.

Convencidos de que tenían que defender a Chile de una guerra que aunque nunca llegó a comenzar realmente, ellos siempre sintieron como real. Porque durante un año estuvieron alertas, pendientes de cada movimiento argentino y preparados para apretar el gatillo.

Y como para el resto de Chile el conflicto con Argentina fue una guerra que nunca empezó de verdad, sino que algo que ‘pudo haber sucedido’, a ellos los soldados de La Serena los dejaron en el olvido.

“Nosotros quedamos como soldados olvidados, como que hicieron que nunca pasó nada, nos soltaron y ahí quedamos nosotros. Nunca nos reconocieron, nunca nos dijeron ‘ustedes fueron los soldados que defendieron en su momento a su patria’, nada”, se lamenta Ricardo.

Para Humberto el sentimiento es el mismo, “dejamos a la familia para ir a responder por el país, pero a nosotros de la cuarta región nunca nos han tomado en cuenta, siempre consideran a los de Chacabuco, Concepción, Temuco, gente de Osorno, nosotros éramos una compañía entera que nunca se nos tomó en cuenta”.

Humberto, Ricardo y el resto de los soldados serenenses que estuvieron atrincherados en Tierra del Fuego formaron una agrupación, se reúnen regularmente y hace poco fueron invitados a celebrar el aniversario del Regimiento Caupolicán al sur, lo que consideran es el único reconocimiento que tendrán como veteranos de la guerra que no fue.

 

 



Seguir leyendo