¿Qué tan efectivas son las vacunas contra Ómicron? Una epidemióloga responde 6 preguntas

Foto: AP

Melissa Hawkins es epidemióloga e investigadora de salud pública en la American University. Ella explica la forma en que los investigadores calculan qué tan bien una vacuna previene enfermedades, qué influye en estos números y cómo Ómicron está cambiando las cosas.




1. ¿Qué hacen las vacunas?

Una vacuna activa el sistema inmunológico para producir anticuerpos que permanecen en su cuerpo para luchar contra la exposición a un virus en el futuro. Por ejemplo las tres vacunas aprobadas actualmente para su uso en EE.UU., Pfizer-BioNTech, Moderna y Johnson & Johnson, mostraron un éxito impresionante en los ensayos clínicos.

2. ¿Cuál es la diferencia entre la eficacia y la efectividad de la vacuna?

Todas las vacunas nuevas deben someterse a ensayos clínicos en los que los investigadores prueban las vacunas en miles de personas para examinar qué tan bien funcionan y si son seguras.

La eficacia es la medida de qué tan bien funciona una vacuna en los ensayos clínicos. Los investigadores diseñan los ensayos para incluir dos grupos de personas: los que reciben la vacuna y los que reciben un placebo. Calculan su eficacia comparando cuántos casos de la enfermedad ocurren en cada grupo, vacunados versus placebo.

La efectividad, por otro lado, describe qué tan bien se desempeña una vacuna en el mundo real. Se calcula de la misma manera, comparando enfermedades entre personas vacunadas y no vacunadas.

Foto: AP

La eficacia y la efectividad suelen estar próximas entre sí, pero no necesariamente serán iguales. El funcionamiento de las vacunas variará un poco de los resultados del ensayo una vez que millones de personas se vacunen.

Muchos factores influyen en el rendimiento de una vacuna en el mundo real. Nuevas variantes como Delta y Ómicron pueden cambiar las cosas. El número y la edad de las personas inscritas en los ensayos son importantes. Y la salud de quienes reciben la vacuna también es importante.

La absorción de la vacuna, la proporción de una población que se vacuna, también puede influir en su eficacia. Cuando se inocula una proporción suficientemente grande de la población, comienza a entrar en juego la inmunidad colectiva. Las vacunas con eficacia moderada o incluso baja pueden funcionar muy bien a nivel de población. Asimismo, las vacunas con alta eficacia en ensayos clínicos, como las contra el coronavirus, pueden tener menor efectividad y un pequeño impacto si no hay una alta aceptación en la población.

La distinción entre eficacia y efectividad es importante, porque una describe la reducción del riesgo lograda por las vacunas en condiciones de prueba y la otra describe cómo esto puede variar en poblaciones con diferentes exposiciones y niveles de transmisión. Los investigadores pueden calcular ambos, pero no pueden diseñar un estudio que mida ambos simultáneamente.

3. ¿Cómo se calcula la eficacia y la efectividad?

Tanto Pfizer como Moderna informaron que sus vacunas demostraron una eficacia superior al 90% para prevenir la infección sintomática por Covid-19. Dicho de otra manera, entre los individuos que recibieron la vacuna en los ensayos clínicos, el riesgo de contraer Covid-19 se redujo en un 90% en comparación con aquellos que no recibieron la vacuna.

Foto: AFP

Imagínese la realización de una prueba de vacuna. Selecciona al azar a 1.000 personas para que reciban la vacuna en un grupo. Usted asigna al azar a otros 1.000 para recibir un placebo en el otro grupo. Digamos que el 2,5% de las personas en el grupo vacunado contraen Covid-19 en comparación con el 50% en el grupo no vacunado. Eso significa que la vacuna tiene una eficacia del 95%. Determinamos eso porque (50% - 2,5%) / 50% = .95. Entonces el 95% indica la reducción en la proporción de enfermedad entre el grupo inoculado. Sin embargo, una vacuna con una eficacia del 95% no significa que el 5% de las personas vacunadas contraerán Covid-19. Es una noticia aún mejor: su riesgo de enfermedad se reduce en un 95%.

La eficacia de la vacuna se calcula exactamente de la misma manera, pero se determina mediante estudios observacionales. Al principio, tenían una eficacia superior al 90% para prevenir enfermedades graves en el mundo real. Pero, por su propia naturaleza, los virus cambian y esto puede cambiar su efectividad. Por ejemplo, un estudio encontró que en agosto de 2021, cuando Delta estaba aumentando, la inyección de Pfizer tenía un 53% de efectividad para prevenir enfermedades graves en los residentes de hogares de ancianos que habían sido vacunados a principios de 2021. Edad, problemas de salud, inmunidad menguante y la nueva cepa toda eficacia reducida en este caso.

4. ¿Qué pasa con la variante Ómicron?

Los datos preliminares sobre Ómicron y las vacunas están llegando rápidamente y revelan una menor efectividad de la vacuna. Las mejores estimaciones sugieren que tienen una eficacia de entre un 30% y un 40% en la prevención de infecciones y un 70% de eficacia en la prevención de enfermedades graves.

Un estudio de preimpresión, que aún no ha sido revisado formalmente por otros científicos, que se llevó a cabo en Alemania, encontró que los anticuerpos en sangre recolectados de personas completamente vacunadas con Moderna y Pfizer mostraron una eficacia reducida para neutralizar la variante Ómicron. Otros pequeños estudios de preimpresión en Sudáfrica e Inglaterra mostraron una disminución significativa en la eficacia de los anticuerpos contra esta variante. Se esperan más infecciones disruptivas, con una menor capacidad del sistema inmunológico para reconocer Ómicron en comparación con otras variantes.

Foto: AFP

5. ¿Los refuerzos aumentan la inmunidad contra Ómicron?

Los datos iniciales refuerzan que una tercera dosis ayudaría a estimular la respuesta inmune y la protección contra Ómicron, con estimaciones de efectividad del 70% al 75%.

Pfizer ha informado que las personas que han recibido dos dosis de su vacuna son susceptibles a la infección por Ómicron, pero que una tercera inyección mejora la actividad de los anticuerpos contra el virus. Esto se basó en experimentos de laboratorio que utilizaron sangre de personas que recibieron la vacuna.

Las dosis de refuerzo pueden aumentar la cantidad de anticuerpos y la capacidad del sistema inmunológico de una persona para protegerse contra Ómicron. Sin embargo, a diferencia de EE. UU., Gran parte del mundo no tiene acceso a dosis de refuerzo.

6. ¿Qué significa todo esto?

A pesar de la menor eficacia de las vacunas contra Ómicron, está claro que las vacunas funcionan y se encuentran entre los mayores logros de salud pública. Las vacunas tienen distintos niveles de eficacia y siguen siendo útiles. La vacuna contra la influenza generalmente tiene una efectividad del 40% al 60% y previene enfermedades en millones de personas y hospitalizaciones en más de 100.000 personas en EE.UU. anualmente.

Finalmente, las vacunas protegen no solo a quienes están inoculados, sino también a quienes no pueden hacerlo. Las personas vacunadas tienen menos probabilidades de transmitir Covid-19, lo que reduce las nuevas infecciones y ofrece protección a la sociedad en general.

Melissa Hawkins, profesora de Salud Pública, American University

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.