Rocío del Pilar González: “No soy una genia en una bata de laboratorio ni una cientifica loca”

Rocío González. FOTO: MARIO TELLEZ / LA TERCERA

La joven ingeniera lucha por la equidad de género en la ciencia, pedestal desde el cual fue elegida como nueva embajadora de Congreso Futuro 2023. Asegura que para ser científica no hay que ser genio y por lo mismo, solo pide igualdad para las jóvenes.


Han escrito su nombre como Rocío González y Rocío del Pilar González. Aclara con bonanza que realmente no le importa cómo la presenten, pero que de todas formas prefiere Rocío del Pilar. Es estudiante de cuarto año de ingeniería en biotecnología molecular de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Chile, activista por la equidad de género en Ciencia y Tecnología, y coordinadora de la misma área (Stem) y de la Academia Atómicas de la plataforma colaborativa Tremendas, un punto de encuentro entre niñas, adolescentes y jóvenes en la transformación social.

Rocío del Pilar (22) es amable y apasionada, para ella la ciencia es el motor de cambio para la construcción de sociedades más justas, sustentables y equitativas. Esta semana ha sido -en sus palabras- “caótica”, pues en diciembre del año pasado le propuesieron ser embajadora de Congreso Futuro 2023. El miércoles fue el lanzamiento internacional del evento en el Teatro Oriente y compartió con grandes personalidades, como la educadora y activista transgénero Abby Stein. Hoy Rocío reflexiona sobre su deber como vínculo entre el mundo de las ciencias y las personas, especialmente de las mujeres y niñas, en el contexto de la semana de Congreso Futuro, la plataforma de intercambio de ideas más importante de Latinoamerica.

La gracia es poder acercar los diálogos que generalmente se llevan a cabo en las universidades

-¿Cuál es tu rol como embajadora de Congreso Futuro?

Muchas veces las figuras de la plataforma son más bien ajenas al público, o las personas lo ven como algo para adultos o de gente experta, pero la gracia de este evento es poder acercar estos diálogos que generalmente se llevan a cabo bajo las cuatro paredes de las universidades o en centros de investigación. Mi rol, desde la representación de las niñas y adolescentes, es hacer un llamado a las y los jóvenes para que participen en el Congreso Futuro, recalcar que todas las personas son bienvenidas independiente de la edad, las etnias o la religión. La diversidad es clave para construir respuestas y soluciones que abarquen a todas las personas, mientras más diverso mejor.

En Congreso Futuro tenemos una paleta de expositores y expositoras que vienen de todo el mundo, pero no solo tenemos que quedarnos con eso. También la idea es que la gente alrededor del globo pueda participar en la conversación, que sean tomados en cuenta.

- ¿Qué significa para ti representar a esta plataforma?

Es un honor y una gran responsabilidad. Es un poco diferente a lo que hago en Tremendas, pero conectar el mundo de las ciencias con las personas y poder democratizar el conocimiento es algo que me apasiona. Se trata de poder aterrizar conceptos y un lenguaje que puede parecer distinto y difícil de entender, es mostrarle a las niñas que el mundo de las ciencias sí es para ellas, que sí hay un espacio y que tienen todas las capacidades.

Las estudiantes y científicas más jóvenes vamos a luchar para que todas las niñas que se encuentra en etapa escolar tengan esa certeza, de que existe una educación científica inclusiva y más justa. Para que no se vuelva a negar ningún espacio.

Las científicas más jóvenes vamos a luchar para que las niñas tengan la certeza de una educación científica inclusiva y justa

-¿Cómo llevar el mundo de las ciencias a las niñas pequeñas?

Desde Congreso Futuro vamos a estar en diferentes puntos del metro con muchas actividades para niños y niñas que ocupan el transporte público. Estaremos en las estaciones Baquedano, Pedro de Valdivia y Los Leones con los Oculus, visores para que cualquier persona que transite por esos espacios pueda experimentar la realidad virtual de primera fuente.

Foto: FEF

También desde Tremendas estamos haciendo esfuerzos para llegar a las niñas más pequeñas que no tienen acceso a redes sociales a través de las diferentes academias que hemos desarrollado desde el 2021. Tenemos la Academia Climáticas, de medioambiente, y la Academia Atómicas, enfocada en ciencia y tecnología, en la que las niñas pueden formarse en tres pilares: ciencias robóticas, ciencias astronómicas y ciencias biológicas.

Esta semana hemos estado realizando salidas a terreno. Una de ellas fue con un grupo de niñas que venían de Villa Alemana, Quillota, Viña del Mar y Valaparaíso, fuimos a conocer qué se están haciendo en Las Salinas, en la Región de Valparaíso, con la biorremediación, una tecnología científica que usa microorganismos para remover contaminantes de suelos o aguas. Este es, de hecho, uno de los temas que planteará el doctor Michael Seeger en Congreso Futuro.

No soy una genia en una bata de laboratorio ni una científica loca y <i>chascona</i> que no ve la luz del día, a veces uno piensa que hacer ciencias es estar todo el día en un laboratorio, pero no es así

-¿Qué desafíos relacionados con la brecha de género podrían impulsar desde Congreso Futuro?

Primero tenemos un desafío como país -y a nivel global- que es encontrar técnicas en la educación para poder derribar el sesgo de que solo los hombres son buenos para materias como matemática, química y biología. En la etapa escolar se empiezan a perpetuar estos estereotipos de género y, según los estudios, las niñas a los 13 o 14 años tienden a elegir el área humanista porque lo ven más relacionado a lo “femenino”.

En segundo lugar, está el “humanizar las ciencias”, frase de la colaboradora de Tremendas, Paula Cerda. Cuando digo que estudio ingeniería en biotecnología molecular la gente responde: “¡Guau! Debes ser brillante!”, pero no es así. No soy una genia en una bata de laboratorio ni una cientifica loca y chascona que no ve la luz del día, a veces uno piensa que hacer ciencias es estar todo el día en un laboratorio, pero no siempre tiene que ser así, esa es solo una de tantas maneras.

Otro desafío es reconocer el espacio que tienen los científicos dentro de la sociedad, tanto en los medios de comunicación como en su rol sociopolítico. Ayer comentaba que se declaró que para 2050 se cerrará por completo el agujero de la capa de ozono, cosa que en los ochentas era impensable. Esto se logró porque escucharon a los científicos y científicas y se tomaron cartas en el asunto.

Desde la diversidad podemos construir un mundo más justo, sustentable y equitativo.

-¿Cómo podrían situar en Congreso Futuro la discusión sobre el género y las disidencias?

Tuve el honor de compartir con Abby Stein en el lanzamiento internacional del evento, y justamente conversamos cómo podíamos seguir trabajando y colaborando para romper con los estereotipos de género y la desigualdad. Ella dijo: “La intolerancia es para la comida”, como la intolerancia a la lactosa, y que es algo que debe quedarse en la comida y no trascender a temas como el género.

Rocío del Pilar, embajadora de Congreso Futuro 2023 Foto: Mario Tellez/ La Tercera

El primer paso es poner sobre la mesa estas conversaciones que muchas veces pueden ser incómodas, y hacer un llamado a la escucha. Siempre habrá gente que no estará de acuerdo con todas las ideas, pero es necesario escuchar, comprender e interiorizar lo que se expone para luego poder entablar un diálogo con diferentes puntos de vista.

Nuestro mundo ya no es el de hace cien años, desde la diversidad podemos construir uno más justo, sustentable y equitativo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

La ciudad ubicada en la Región de la Araucanía, fue evacuada por completo prodcuto de las llamas, que hasta ahora han dejado un fallecido y más de 120 viviendas siniestradas.