Vacuna de Johnson & Johnson demuestra un 66% de efectividad en pruebas en Latinoamérica, y protección para la variante sudafricana

A diferencia de las vacunas Pfizer/BioNTech y Moderna, J&J no requiere una segunda inyección semanas después de la primera ni debe mantenerse congelada, lo que la convierte en un fuerte candidato para su uso en partes del mundo con una infraestructura de transporte débil e instalaciones de almacenamiento en frío insuficientes.




La farmacéutica Johnson & Johnson anunció este viernes que su vacuna de dosis única posee un 72% de efectividad en la prevención de Covid-19 en EE.UU., revelando además una tasa más baja del 66% a nivel mundial.

El ensayo, realizado en tres continentes y contra múltiples variantes, incluyó casi 44 mil voluntarios, mostrando una protección para los modos fuertes y moderados del virus de un 66% en Latinoamérica, y sólo un 57% en Sudáfrica, donde circula una variante particularmente preocupante del nuevo coronavirus.

Esos resultados se comparan con la barra alta establecida por dos vacunas autorizadas de Pfizer/BioNTech y Moderna, que tuvieron una eficacia de alrededor del 95% en la prevención de enfermedades sintomáticas en ensayos fundamentales cuando se administraron en dos dosis. Sin embargo, esos ensayos se llevaron a cabo principalmente en EE.UU. y antes de la amplia difusión de nuevas variantes que ahora son el centro de atención.

El objetivo principal del estudio de J&J fue la prevención del Covid-19 de moderado a grave, y la vacuna fue 85% efectiva para detener la enfermedad grave y prevenir la hospitalización en todas las geografías y contra múltiples variantes 28 días después de la inmunización.

Ese nivel de prevención “protegerá potencialmente a cientos de millones de personas de los resultados graves y fatales del Covid-19”, dijo el Dr. Paul Stoffels, director científico de J&J.

La compañía planea solicitar la autorización de uso de emergencia de la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos.

Efectiva

Los funcionarios de salud pública han contado con la vacuna J&J para aumentar el suministro tan necesario y simplificar la campaña de inmunización de EE. UU.

A diferencia de las vacunas Pfizer/BioNTech y Moderna, J&J no requiere una segunda inyección semanas después de la primera ni debe mantenerse congelada, lo que la convierte en un fuerte candidato para su uso en partes del mundo con una infraestructura de transporte débil e instalaciones de almacenamiento en frío insuficientes.

Pero este mes han surgido varios estudios que muestran que una variante sudafricana del coronavirus ha mutado en áreas del virus que son objetivos clave de las vacunas, reduciendo su eficacia.

“Lo que estamos aprendiendo es que existe una eficacia diferente en diferentes partes del mundo”, dijo Stoffels.

Sin embargo, es importante destacar que en un subestudio de 6.000 voluntarios en Sudáfrica, dijo Stoffels, la vacuna J&J fue 89% efectiva para prevenir enfermedades graves. El 95% de los casos en la parte de Sudáfrica del ensayo fueron infecciones con la variante sudafricana.

Un ensayo en etapa intermedia de una vacuna contra el coronavirus de Novovax en Sudáfrica también mostró una menor eficacia en el país. Resultó ser un 60% efectivo entre los voluntarios que no tenían VIH. En un ensayo separado de última etapa en el Reino Unido, la vacuna tuvo una efectividad del 89,3%.

No hubo eventos adversos graves entre los que recibieron la inyección, dijo la compañía. Los resultados completos se publicarán en una revista revisada por pares.

La vacuna de J&J utiliza un virus del resfriado común conocido como adenovirus tipo 26 para introducir proteínas de coronavirus en las células del cuerpo y desencadenar una respuesta inmunitaria.

Las vacunas Pfizer/BioNTech y Moderna utilizan una nueva tecnología llamada ARN mensajero (ARNm) que requiere que se almacene en un congelador.

Novavax también está discutiendo con la FDA si sus datos son suficientes para solicitar una autorización de uso de emergencia.

J&J está estudiando los efectos de su vacuna administrada en dos dosis con dos meses de diferencia, pero los resultados de ese ensayo no estarán disponibles hasta este verano, dijo Stoffels.

En el ensayo J&J, que se llevó a cabo en ocho países, el 44% de los participantes eran de Estados Unidos, el 41% de América Central y del Sur y el 15% de Sudáfrica. Algo más de un tercio de los voluntarios tenían más de 60 años.

En Chile, Janssen -subsidiaria de J&J- inició sus pruebas en septiembre en el hospital Exequiel González Cortés y en Cesfam de Colina y San Bernardo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.