Golpe blanco en el Tribunal Constitucional: Tras polémicas por las causas en el Ejército, se alista la era de María Luisa Brahm

brahm

La paralización a la causa del excomandante en jefe del Ejército Humberto Oviedo detonó nuevas alianzas políticas en el TC. Ante la incipiente presidencia de Juan José Romero, irrumpió la candidatura de María Luisa Brahm, quien ya cuenta con el apoyo de la mayoría absoluta.




Como ha sido la tónica en los últimos meses, los plenos del Tribunal Constitucional (TC) se han convertido en verdaderas batallas entre los dos "bandos" que coexisten en el organismo encargado de resguardar la Constitución de 1980. Y la reunión del pasado miércoles 10 -según cinco de los presentes- puede que haya sido una de las más tensas desde que el abogado Iván Aróstica asumió como presidente, el 22 de agosto de 2017.

Desde hace varios meses que el TC está divido en un 7-3. Estos tres últimos son representados por el presidente del organismo, Iván Aróstica; Juan José Romero y José Ignacio Vásquez. En la otra vereda están María Luisa Brahm, Gonzalo García, Nelson Pozo, Domingo Hernández, Cristián Letelier, María Pía Silva y Miguel Ángel Fernández.

La cita de este miércoles estuvo marcada por la investigación por el fraude en el Ejército que lleva la ministra en visita de la Corte Marcial Romy Rutherford, y la paralización de esa causa que hace seis meses decretó la Primera Sala de ese organismo.

El primero en alzar la mano para tomar la palabra fue el ministro Gonzalo García (de sensibilidad DC), quien pidió a Aróstica (cercano a la derecha) que priorizara, para la tabla de causas que revisarán la próxima semana, la que involucra al excomandante en jefe el Ejército, Humberto Oviedo, y cuyo caso está paralizado desde comienzos de este año. Unas horas antes de este pleno, la propia presidenta del Consejo de Defensa del Estado (CDE),María Eugenia Manaud, le había pedido al TC lo mismo: agilizar la tramitación para destrabar la suspensión que la Primera Sala, presidida por Aróstica, mantiene desde hace seis meses.

La posición de García fue secundada por seis más de los presentes, algunos de los cuales manifiestan en privado estar muy molestos con la instrumentalización que a ojos suyos se está haciendo de las suspensiones que decreta la Primera Sala en el caso de los exmilitares indagados por defraudar al Estado. Ya el año pasado habían surgido críticas por suspensiones que afectaban causas contra uniformados por violaciones a los derechos humanos y que impedían a jueces dictar condenas. Una de ellas llegó a estar casi 700 días en pausa.

La sala en cuestión hoy está presidida por Aróstica que, en su calidad de presidente del TC, además, cuenta con la prerrogativa de poder decidir de forma discrecional en cuál de las dos salas del TC se tramita la admisibilidad de los requerimientos. Cada caso que involucra a un exmilitar indagado por fraude y que ha llegado al TC ha sido asignado a su sala.

En la tensa cita del pleno se le hizo ver a Aróstica la importancia de los argumentos expuestos por la presidenta del CDE, que es parte en el caso. Pero también se le advirtió de las críticas externas que han llegado del propio Poder Judicial, que apuntan a que la paralización de la causa responda a una estrategia de dilación que tenga como propósito esperar que expire el periodo de Rutherford como jueza en la Corte Marcial, fechado para marzo de 2020.

https://www.latercera.com/nacional/noticia/cde-le-exige-al-tc-revise-lo-posible-caso-oviedo-lo-acusa-grave-inconsecuencia-al-paralizar-la-causa-rutherford/734614/

La respuesta de Aróstica, lejos de calmar los ánimos, los encendió aún más. Se negó a modificar la tabla, aseguró que no se dejará presionar por el clamor popular y cerró el debate. Según algunos presentes, Aróstica dijo que se seguirá respetando el orden de las causas sin excepciones. Los cálculos estimativos internos indican que si no se prioriza el caso de Oviedo en la vista de las causas, el requerimiento que solicita declarar inconstitucional el secreto de sumario que rige en su caso podría verse en -al menos- tres meses o incluso más.

Y pese a que volvió a dejar en claro su poder al interior del tribunal, lo que no sabía el presidente del TC es que sellaría en ese acto una suerte de "golpe blanco" en la línea de sucesión. Una jugada que lo dejará a él y a sus aliados fuera de la primera línea del TC.

Un quiebre definitivo

Para el TC, los tiempos que corren no son buenos. Al mal clima interno entre sus miembros, se suma una reforma que ha sido anunciada por el propio Presidente Sebastián Piñera -en la inauguración del año judicial- y que es ampliamente apoyada por varios miembros en el Congreso. Por eso, para algunos ministros del organismo es inentendible el "blindaje" que los tres jueces de la Primera Sala del TC -Aróstica, Romero y Vásquez (todos representantes de una línea conservadora)- han hecho a exmilitares y en particular a Oviedo, quien está procesado por Rutherford por presuntamente malversar $ 4.500 millones. Esta convicción se profundiza más cuando el recurso presentado por el excomandante en jefe decía relación con un reclamo de inconstitucionalidad del secreto de sumario bajo el cual opera la jueza Rutherford, secreto que -según el propio CDE aclaró- ya no es tal, pues tras su procesamiento la magistrada le dio acceso a su defensa al cuaderno sobre el uso de gastos reservados.

Y si la cita del miércoles 10 fue tensa, una resolución del viernes anterior (5 de julio) había detonado un quiebre que se preveía insalvable.

[caption id="attachment_739835" align="aligncenter" width="900"]

El presidente del TC, Iván Aróstica.

[/caption]

Los mismos ministros de la Primera Sala -a quienes apodan el "VAR" por sus apellidos (Vásquez, Aróstica y Romero) y en alusión al polémico árbitro virtual que introdujo la FIFA en partidos oficiales-, emitieron la resolución que bloqueaba a la ministra Rutherford. A petición de la defensa de Oviedo, esa sala reiteró y aclaró que cuando ellos paralizaron la causa, en enero de este año, lo hicieron respecto de todos los cuadernos y aristas que involucran al excomandante en jefe y no solo respecto de "Empresas y Turismo", como lo entendió la magistrada. Esta resolución, en concreto, le impide a Rutherford -hasta que se vea en el pleno el fondo del asunto- seguir avanzando con diligencias, acusación y eventualmente dictar condena en contra del exalto oficial. La decisión contó con un duro voto en contra de los ministros Domingo Hernández y María Pía Silva (cercanos a la DC), que calificaron la suspensión como "excesiva" y "poco prudente".

El miércoles, la sala se volvió a reunir luego de que la ministra en visita de la Corte Marcial les pidiera otra precisión y que se refirieran si la suspensión abarcaba también a los otros militares procesados en distintos cuadernos que ella tramita. Hasta el cierre de esta edición esa resolución aún no se conocía. La Tercera adelantó que lo que sostendrán ahí es que la paralización solo rige para Oviedo.

En esa discusión, Aróstica se enfrentó -según testigos- en términos muy duros a los jueces de la minoría -Hernández y Silva- y pidió dejar expresamente en el acta, a modo de protesta formal, que él no les reconocía condiciones, capacidad, ni competencia para hacer valoraciones a la decisión de la mayoría. La pugna ya desatada entre los integrantes de la Primera Sala llegó a oídos de la Segunda y no hizo más que activar el plan.

https://www.latercera.com/nacional/noticia/tc-caso-oviedo-suspension-la-causa-solo-atane-general-r/736412/

Todos contra el VAR

"Con esto se está poniendo en riesgo la institución por ideologías e intereses particulares", comentó molesto a Reportajes un ministro del TC.

La fractura en el ala más conversadora de los ministros del TC trajo consigo un pacto con el ala progresista. Con la salida de Carlos Carmona y la llegada de Miguel Ángel Fernández, nominado por Piñera, la derecha tenía mayoría absoluta en el organismo. Sin embargo, el caso Oviedo movió las aguas internas. En enero de este año se veía como claro sucesor de Aróstica en la presidencia del TC al académico de la UC Juan José Romero. Sin embargo, su voto por paralizar la causa del excomandante en jefe del Ejército no cayó bien entre los miembros de su sector. A eso se fueron sumando otros generales que recurrieron a la instancia y también sus casos fueron suspendidos.

Al interior del TC algunos han intentado persuadir a Romero de las consecuencias negativas de las últimas votaciones, enrostrándole, incluso, que era el favorito para "gobernar" esta nueva etapa. Sin embargo, este ha sido claro en que sus argumentos están ajustados a derecho. Con su postura, Romero habría perdido las chances se ser el próximo presidente.

Los primeros días de agosto, Aróstica -cuyo periodo expira a fines de ese mes- debe llamar a votación. En el TC, como en la Corte Suprema, hay cierta "tradición" de que quien lidere el organismo sea uno de los más antiguos, aunque muchas veces ese orden se ha saltado.

La votación se hace a mano alzada luego de que ellos mismos propongan candidatos. Desde el "VAR" se comenta que el propio Aróstica seguiría con la idea de apoyar a Romero. Lo que no sabe este bando es que los otros ministros -Gonzalo García, Domingo Hernández, Nelson Pozo, María Pía Silva, Miguel Ángel Fernández y Cristián Letelier- ya cuentan con un nombre con apoyo transversal y que a ojos de ese grupo sería la única persona capaz de devolver el prestigio al TC. Se trata de la exjefa de asesores del primer gobierno de Piñera, quien además es reconocida por tener la audacia política necesaria para resistir y combatir la reforma que se alista para el organismo.

Brahm es una mujer reconocidamente de derecha, pero de corte más liberal, como quedó demostrado cuando se sumó a la mayoría que visó, en agosto de 2017, la interrupción del embarazo en el país bajo tres causales.

Según los cálculos del "bando" contrario a Aróstica, ya está la cantidad de votos suficiente para elegirla como la próxima presidenta del organismo por los próximos dos años.

"De llegar María Luisa a la presidencia, los integrantes de las salas cambiarán, es muy probable que ella pueda agilizar la vista de la causa de Oviedo y, además, creemos que podrá subsanar el atochamiento de causas que hoy están en tramitación. No es posible que una sentencia demore en redactarse ocho meses. Hay que repensar el TC que hace cinco años recibía 148 causas y que para este 2019 ya se proyectan 2.000 ingresos", dice un juez. "Ella es experta en gestión y, además, tiene el roce político que no hemos tenido dos años", agrega. A sus más cercanos, Brahm les ha confidenciado que nunca tuvo entre sus planes la presidencia del TC, pero que en el actual escenario, si sus compañeros la votan, ella asumirá el desafío motivada por enfrentar el proceso de reforma y mejorar el clima interno.

[caption id="attachment_739803" align="aligncenter" width="900"]

A Maria Luisa Brahm, se le reconoce su labor como gestora y su experiencia política. 

Foto: Reinaldo Ubilla.

[/caption]

Una de las principales consecuencias, de concretarse la llegada de Brahm a la presidencia -convirtiéndose en la segunda mujer en ocupar ese cargo-, será la disolución de la sala que ha paralizado todos los casos de militares, salvo el del excomandante en jefe del Ejército Juan Miguel Fuente-Alba. También el manejo de las tablas del pleno y la priorización de aquellas que tienen un sentido de urgencia.

Abogados de la plaza aseguran a Reportajes que en algunos contratos se están incluyendo cláusulas en que se paga adicional a los servicios jurídicos cuando se logra una paralización en el TC del caso. Esa incipiente industria tendría, al parecer, un camino más complejo con el inicio de la era Brahm.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.