Científicos crean un innovador purificador de aire

Alberto Vergara junto al biopurificador.

Dispositivo es capaz de biodegradar contaminantes gracias a la combinación de un hongo y de una bacteria.


La contaminación al interior de los hogares y de espacios cerrados es un tema que resurge en invierno, porque a la necesidad de calefacción, se suma también la mayor circulación de virus respiratorios.

El Green Technology Research Group (G-Tech) de la U. de los Andes desde hace tiempo busca cómo solucionar este problema. Alberto Vergara, profesor de la Facultad de Ingeniería de la universidad, es líder de un proyecto que utiliza hongos filamentosos y bacterias para purificar el aire, y han probado que esta tecnología es capaz de eliminar los gases producidos por el tráfico, la combustión de leña y la actividad industrial al interior de casas y edificios.

Para ello desarrollaron un biopurificador que con un sistema de tratamiento biológico biodegrada los contaminantes gracias a la presencia de un hongo llamado Fusarium solani y una bacteria, Rhodococcus erythropolis, también utilizados en la biorremediación de suelos. Como si fueran una sociedad, los dos microorganismos se ponen sobre el soporte sólido del equipo donde utilizan los contaminantes como fuente de carbono y energía para su crecimiento. “El sistema está compuesto por tres cilindros concéntricos de diferentes diámetros y perforaciones, de manera de favorecer y optimizar el flujo de aire con los contaminantes”, explica Vergara.

El aire contaminado se succiona del ambiente e ingresa al biopurificador por estas perforaciones. El gas es luego homogenizado en una pequeña cámara interior hasta que ingresa al filtro biológico. “Finalmente, el aire pasa a través del material filtrante y se biodegrada por este consorcio microbiano. Después, el gas se evacúa por un cilindro interior y es retornado a la cámara”.

A diferencia de las actuales tecnologías, el biopurificador mezcla en forma homogénea el aire y los gases en su interior, asegurando que todos los gases pasen por el sistema de tratamiento. “El biopurificador no solo es capaz de biodegradar los contaminantes gaseosos, también hemos probado su capacidad de eliminar material en suspensión, como material particulado, esporas de hongos, bacterias patógenas y polen”, dice el ingeniero.

Hasta ahora, el sistema ha sido probado con tolueno, formaldehido y gases de combustión de biomasa como el benzopireno, compuesto altamente cancerígeno. “En estos casos, se alcanzó eficiencias globales de eliminación promedio de 92%, superior al 60% obtenido con otras tecnologías”.

El proyecto fue financiado por Fondef IDeA y ya tienen una patente provisional en EE.UU. y se tramita una solicitud de patente definitiva en la Oficina Europea de Patentes.

#Tags


Seguir leyendo